Books

Este autor está convencido que la virgen María era prostituta: así lo explica

Chester Brown lleva 14 años acostándose con la misma prostituta. Ahora, vuelve a defender la profesión en 'María lloró sobre los pies de Jesús'

“Honestamente, creo que la Virgen María era prostituta”.

Sin ninguna intención de retractarse, Chester Brown suelta la que probablemente sea la afirmación más importante de María lloró sobre los pies de Jesús ( Ediciones La Cúpula). A los 56 años, el historietista de Montreal (Canadá) acaba de publicar la que entiende como su obra magna. Una novela gráfica en la que une sus dos mayores pasiones: prostitución y religión.

“Es la obra con la que más he disfrutado. De la que más me he sentido interesado. Las historias que explico en este libro son las mismas que escuchaba de crío, así que hay un gran componente autobiográfico. Es un viaje al pasado en el que intento decirle a mi ‘yo’ de niño que no todo es como se lo han explicado”.

"José se siente muy desgraciado cuando María le da la noticia. Creo que sabía que estaba embarazada de otro hombre".

Brown sostiene en dos grandes pilares su teoría sobre la supuesta profesión de María.

En primer lugar, no se cree la historia de que su hijo fue concebido por el Espíritu Santo: “estoy seguro de que tuvo que haber otro motivo para ese embarazo. José se siente muy desgraciado cuando María le da la noticia. Creo que sabía que estaba embarazada de otro hombre”.

Por otra parte, remarca que San Mateo citó en su evangelio a cuatro mujeres bíblicas que, o son prostitutas (Rahab y Tamar) o han sido infieles (Ruth y Betsabé). Según Brown, era una manera que tenía Mateo de esquivar la censura mientras dejaba caer que la madre de Jesús era trabajadora sexual.

Al contrario de lo que podría parecer, esta afirmación y las muchas otras que realiza en María lloró sobre los pies de Jesús no son ninguna provocación a la Iglesia.

Desde hace décadas, Chester Brown defiende la prostitución a través de su obra. En El Playboy (1995), mitifica el papel de la revista como iniciadora de los jóvenes en el sexo. Y en Pagando por ello (2011) explica la historia de cómo decidió pagar por acostarse con mujeres, a la vez que hace una crítica explícita al amor romántico.

Ahora, convertido en uno de los mayores exponentes del cómic underground, da un paso más para ir al origen de nuestra concepción sobre la prostitución. “Si la Biblia hubiera aceptado explícitamente la prostitución, la sociedad de hoy en día sería muy distinta”, comenta. “Ocurre lo mismo que con la homosexualidad. Fue condenada durante siglos, pero actualmente está aceptada hasta por el Papa”.

No obstante, su intención no es hacer una reconstrucción histórica sobre cómo ha evolucionado la prostitución en Occidente. Tampoco pretende aleccionar a nadie: “es solo una exposición de mi visión sobre la Biblia. Necesitaba contársela al mundo”.

De este modo, hace una reconstrucción, pasaje por pasaje, de las putas y puteros que aparecen en sus páginas. Toma como referencia decenas de historiadores y teólogos que han investigado el tema y viaja hasta los tiempos de Abraham para ligar sus teorías.

"Con la prostitución ocurre lo mismo que con la homosexualidad. Fue condenada durante siglos, pero actualmente está aceptada hasta por el Papa".

Entre las páginas de María lloró sobre los pies de Jesús encontramos prostitución y polémicas sexuales. Pero no es lo más relevante que podemos hallar. Todas las historias giran en torno a una idea que va mucho más allá del trabajo sexual: el cristianismo entendido como la desobediencia de las órdenes de Dios.

“Esta idea nace en el Antiguo Testamento. Dios premia a Abel por no seguir el orden establecido. Mientras Caín ofrece a Dios la cosecha tradicional –en la que sigue basando su dieta–, Abel reta el orden establecido y comienza a comer carne y rendirla como tributo”, relata.

La imagen de la religión como forma de establecer ideas propias y retar a la tradición aparece en muchos más pasajes bíblicos. Pero, según Brown, quien más acopio hizo de ello fue Jesús:

“San Mateo, una persona más tradicional, quiso hacer ver que Jesús estaba muy interesado en las leyes que aparecen en la Torá. Sin embargo, creo que estaba completamente equivocado. Las escrituras sobre Jesús demuestran que seguía su propio camino. Era un completo liberal que tenía una idea muy abierta sobre las mujeres y defendía la prostitución”.

"Jesús era un completo liberal que tenía una idea muy abierta sobre las mujeres y defendía la prostitución".

Según el autor, el retroceso histórico que apareció durante los primeros siglos del cristianismo ha generado una visión totalmente equivocada de lo que se explica en la Biblia sobre la relación humana con Dios.

Para Chester Brown, el cristianismo no solo defendería que se vaya de putas (y que lleve 14 años acostándose con la misma), sino que Dios le beneficiaría por hacerlo.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video

cerrar
cerrar