PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Lit

Censuran el libro que pretende demostrar que China es una sociedad inmadura

H

 

"El país de los niños gigantes" es el último libro en desaparecer de las estanterías de un país con cada vez más censura

Alberto Del Castillo

17 Marzo 2017 14:57

Desde hace un mes ha desaparecido de las estanterías de las librerías de China uno de los best sellers de 2017: El país de los niños gigantes. Las causas de la desaparición no están vinculadas con un éxito de ventas. Las causas de la desaparición apuntan directamente al gobierno chino.

El país de los niños gigantes, publicado en diciembre de 2016 por el psicólogo Wu Zhihong, expone, entre otras cosas, que: “La mayoría de los chinos son niños en búsqueda de sus madres”.

El título de la obra evidencia la temática de la misma: China es un país de niños adultos. O eso asegura Zhihong, quien hace un trazado psicológico de problemas tales como los hijos de mamá, las tensiones entre madre e hijastras y los suicidios de niños rurales abandonados.

La teoría de Zhihong ha sido refutada por compañeros del gremio como el psicólogo Ma Zezhong, que asegura que las nuevas generaciones son mental y emocionalmente más inmaduras.

Con lo cual no sorprende que la censura se haya llevado por delante los ejemplares de El país de los niños gigantes, precisamente porque pueda haber un fuerte componente de veracidad en la teoría expuesta por Zhihong. Desde la prensa internacional se asegura que el libro ha sido censurado porque es ofensivo con las creencias y tradiciones chinas.

No obstante, la editorial —Zhejiang People’s Publishing House— ha lanzado balones fuera y ha dicho que han retirado el libro por un problema en la impresión. Claro. Por esa misma razón también han sido eliminadas muchas de las discusiones que se generaron en internet alrededor de la polémica. La censura del debate sobre la censura: una especie de metacensura.

Lo preocupante, además, es que ni siquiera en aquellas librerías de Hong Kong en la que se vendían libros prohibidos en China podrán servir a los más críticos con el régimen para poder comprar este libro. Ante la desaparición de libreros, los compañeros de profesión de Hong Kong, siendo conscientes del riesgo al que están sometidos, han decidido retirar los libros prohibidos.

Todo parece indicar que lo más arriesgado que se podrá publicar en China va a ser "Teo va al parque". Lo contábamos hace unos días: si no es el gobierno quien se irrita, son los ciudadanos.

Y aquí no importa lo que diga el libro, si tiene razón o si se equivoca en una coma. Son causas secundarias.

share