Books

Cómo el manga de 'Oliver y Benji' está ayudando a que los niños sirios no dejen de soñar

Obada Kassoumah es un refugiado sirio en Tokyo, donde se ha convertido en el traductor de "Captain Tsubasa" al árabe

Obada Kassoumah es un estudiante sirio que se marchó a Tokio para huir de la guerra.

“La situación en Siria es terrible, tan terrible que está provocando que los niños dejen de soñar. Pero es en esos sueños donde se mantiene la esperanza de que Siria vuelva a ser un buen lugar”, dice a la BBC.

Obada está poniendo su granito de arena para ayudar a que esos sueños no mueran. Lo hace traduciendo Captain Tsubasa al árabe, un idioma en el que el popular manga de fútbol protagonizado por Oliver, Benji, Lenders y compañía nunca había estado disponible.

Vía BBC

Que Shūeisha, la editorial que gestiona los derechos del manga, haya contratado a Kassoumah no es casualidad. Aunque todavía está estudiando, la editorial tenía la intención de encontrar a alguien que empatizara por completo con el conflicto sirio, ya que muchos de los tomos son posteriormente donados a ONGs que trabajan con niños refugiados en Europa y Oriente Medio.

“Ojalá pueda darles un poco de esperanza y hacerles creer que sí, que pueden tener sueños”, dice el intérprete, cuya historia  es muy similar a la de otros tantos que pronto tendrán el manga en sus manos.

Obada Kassoumah nació en Damasco, Siria, en el seno de una familia bien asentada pero que se vió afectada por la guerra. Cuando creció, decidió estudiar traducción, y sus notas fueron tan buenas que recibió una beca para ir a un programa de intercambio en Japón.

Esto fue en 2012, cuando los disturbios habían comenzado y se comenzaba a intuir lo que estaba por llegar. Ante el peligro inminente, sus padres le enviaron a Jordania, donde vivía su tía, hasta que pudiera viajar a Japón.  

Gracias a varios contactos de su familia, consiguió salir de Jordania e instalarse en Tokio. En principio solo iba a estar un año por la beca, así que movió cielo y tierra para conseguir un trabajo parcial y poder seguir viviendo allí. El trabajo que consiguió es el que le ha llevado hasta aquí: traducir Captain Tsubasa.

Vía Giphy

“Yo mismo vi la serie de pequeño en televisión y me encantó. Es la historia de cómo un niño que tiene un sueño trabaja duro hasta hacerlo realidad. Es algo hermoso, algo en que los niños deben fijarse”, comenta el sirio de 26 años.

Aunque, en un primer momento, la decisión de traducir el manga al árabe fue una decisión estrictamente comercial. Pero Masanori Naito, un profesor experto en Oriente Medio de la Universidad de Doshisha en Kyoto, tuvo la idea de ayudar a las personas afectadas por el conflicto a través de la cultura nipona. Naito había pasado varios años trabajando en Damasco para su doctorado, así que recomendó a Kassoumah para el puesto. Nadie llegaría como él a los niños sirios.

“Es una realidad muy lejana a la que conocen. Sin embargo, para los niños es muy importante escapar de su realidad por un tiempo, y esos libros son una esperanza para su futuro. El manga podría llegar a ser una pequeña herramienta de poder blando contra la desesperación y la radicalización”, relata Naito, impulsor de la iniciativa.

Vía BBC

La ONG Wefa, que actúa en Alemania y Turquía, cree que ha sido una iniciativa muy necesaria para sus allegados:

“Cuando llegaron los libros, los niños tuvieron una reacción completamente distinta a la habitual. Suelen obtener ropa y alimentos, pero cuando vieron que podían disponer de mangas (y en su propio idioma) se sorprendieron muy gratamente”.

Kassoumah sabe que volver a su país es imposible. Por lo que tiene asumido que no verá a su familia a corto plazo. Pero, desde la distancia, está haciendo una importante labor que puede alegrar el día de unos niños demasiadas veces olvidados.

[Vía BBC]

Tags: ,

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar