Books

El monje que salva manuscritos de las garras del ISIS

El padre Columba Stewart ya ha rescatado más de 50 millones de páginas manuscritas

HMML no es el nombre de una web hipster de literatura.

HMML son las siglas de Hill Museum & Manuscript Library, una asociación perteneciente a los monjes benedictinos de Saint John's Abbey and University in Collegeville, Minnesota.

Esta curiosa mezcla de religión, incunables e Internet no es fruto, no obstante, de una casualidad: como desvela el periodista Matteo Fagotto en un reportaje de The Atlantic, la labor principal de la HMML es digitalizar manuscritos medievales, literarios y religiosos de todo el mundo que puedan estar en peligro para hacerlos disponibles en su ya extensa base de datos.

Para dar una idea de lo necesario de su trabajo, basta decir que entre 2009 y 2014 la asociación digitalizó solo en Irak 6000 manuscritos, y que de esos un tercio ya ha sido destruido por las tropas del Estado Islámico (junto a antiguos monumentos de ciudades como Petra).

En parte, el éxito con que la HMML está desenvolviéndose en países de todo el mundo se debe a su carismático líder, el padre Columba Stewart.

Con casi 60 años, el monje estadounidense lleva ya 14 dedicado a preservar documentos en peligro. Hasta ahora, según Fagotto, junto a su asociación ha logrado fotografiar más de 140.000 códices completos, que constan de alrededor de 50 millones de irrepetibles páginas manuscritas.

Esto resulta especialmente impresionante si tenemos en cuenta que muchos de los países por los que ha viajado Columba Stewart digitalizando manuscritos —desde el Medio Oriente hasta India, pasando por lugares como Mali o Etiopía— son países con conflictos abiertos, con situaciones sociales complejas e incluso guerras.

Como recalca Fagotto, Stewart ha conseguido ganarse poco a poco la confianza de los eruditos islámicos, monjes ortodoxos o familias que custodian estos manuscritos en sus respectivos archivos. Estos guardianes son habitualmente muy reacios a permitir que alguien llegado de Occidente acceda a sus incunables, dado el largo historial de expolios que ensombrece la historia de Occidente.

Ahí entran en juego dos de las grandes bazas del padre Columba Stewart. En primer lugar, el respeto que genera entre religiosos e intelectuales de otros países que Stewart sea lo más parecido a alguien "neutral", un hombre de fe sin preocupaciones comerciales que representa a una asociación.

Y en segundo lugar, aparece sobre todo una de las estrategias desarrolladas por la HMML y Stewart: que sean los propios dueños y estudiosos de la región de origen los que fotografíen y digitalicen los manuscritos sin que los monjes benedictinos entren en contacto con los sensibles códices.

Así, Stewart ha desarrollado un valioso programa que provee de formación a hombres y mujeres de todo el mundo que no quieren que sus evangelios del siglo IX o sus maravillosas versiones ilustradas del Corán se pierdan o sean destruidos para siempre por la rabia incendiaria que ahora recorre muchas regiones del mundo.

De momento, su labor parece tristemente necesaria. Esperemos que no por mucho tiempo.

(Vía The Atlantic)

Tags: ,

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar