PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Lit

Todo el mundo quiere destripar las interioridades de la Casa Blanca

H

 

La traumática elección de Trump ha generado un boom de libros sobre el cargo y la institución que preside

Alberto Del Castillo

24 Julio 2017 15:47

Las corrientes, los géneros y las generaciones literarias es mejor analizarlas con la seguridad que da el paso del tiempo. De lo contrario, se corre el riesgo de hablar en términos de corriente o de género lo que luego será definido como una moda y de generación lo que puede ser revelado como una unión circunstancial de escritores.

Es conveniente, entonces, trazar desde la prudencia un breve análisis sobre la plétora de libros publicados por personajes que, en algún momento, han vivido en o han tenido vinculación con la Casa Blanca.

Porque como señala The New York Times, estamos ante un boom de obras que versan sobre la vida intramuros del corazón político de los Estados Unidos: tras la elección de Trump como presidente, parece que se ha desatado un interés extraordinario por la estructura institucional que ha de contener los delirios del republicano.

Donald Trump, ciertamente, es un tema en sí mismo. La prueba que constata esta afirmación es la pestaña de la que dispusieron algunos medios de todo el mundo durante algún tiempo: era una etiqueta visible en la página principal sobre la que envolver muchos de los artículos publicados.

Esto lo confirma también como foco literario absoluto -rastreando el nombre de Trump en el buscador de La casa del libro aparecen 59 títulos-. Y no es casualidad: dentro del ranquin de ediciones de bolsillo, el segundo libro más vendido en EE. UU., según The Washington Post, es No is not enough: resisting Trump’s shock politics and winning the world we need, de Naomi Klein; en la lista de tapa dura, el segundo lugar lo ocupa Understanding Trump, de Newt Gringrich.

??Por otro lado, t??ambién están adquiriendo protagonismo los libros que no se ocupan directamente del presidente, sino que se fijan tanto en su entorno como en las consecuencias que ha desencadenado su desembarco en la Casa Blanca. Especialmente en su relación ambigua con la Rusia de Vladimir Putin.

En el caso de los libros relacionados con Trump hablamos de Raising Trump, las memorias Ivana Trump, la primera exmujer del magnate. Hablamos también de Women Who Work, escrito por Ivanka Trump. O de las memorias de James Comey, el antiguo director del FBI, que está escribiendo un libro llamado a tener una importante repercusión sobre la imagen del presidente. Es más, Carter Page, antiguo ayudante de Trump, está preparando un libro que, según asegura él mismo, revelará más información que el de Comey.

Sin embargo, al margen del polémico presidente, algunos de los libros que se publican sobre la vida en la Casa Blanca parecen revelar toda una voluntad de claridad por parte de quienes integraron las autoridades, así como una demanda de transparencia desde el pueblo estadounidense.

Quizá porque el desempeño de esta nueva administración parece someter la Casa Blanca a un estado de crisis perpetua -esta semana conocíamos una nueva víctima: ha dimitido Sean Spcier, el polémico secretario de prensa de Trump-, parece que cualquiera que haya compartido más de dos horas con Obama o con Trump siente la necesidad de escribir un libro.

Los nombres más celebres que planean sobre la industria editorial son los de Hillary Clinton, que publicará en setiembre un libro sobre la "dolorosa experiencia" que fue perder las elecciones; John Kerry, secretario de estado en la administración Obama, defenderá su legado como diplomático; y, finalmente, Joe Biden, vicepresidente en la anterior legislatura, que publicará Promise me, Dad, unas memorias.

Pero el fenómeno no se detiene aquí: Laura Dowling, florista de la Casa Blanca, también ha escrito su experiencia en el cargo; Who Though This Was a Good Idea? es el libro de Alyssa Mastromonaco, la vicejefa de empleados de la Casa Blanca; Pete Souza, fotógrafo de Obama, ha editado su obra y una colección de fotos de Michelle llegará a las librerías en septiembre.

Se trata de una circunstancia que bien les podría valer el apelativo de la Generación Encontrada. Encontrada, claro, en la Casa Blanca.

Las garras de la ficción tampoco desdeñan la posibilidad de acercarse a esta temática: Bill Clinton ha asesorado a James Patterson en la escritura de The President is Missing, la novela de ficción que se inspira en las vivencias de Clinton y que se publicará en el verano de 2018.

Parece peligroso, como decimos, hablar de una corriente literaria post-Trump porque todavía está por ver si existe una consagración de la temática. Si es una circunstancia que permanecerá en el tiempo o, si bien, como Mundiales y Eurocopas, es algo que tendrá lugar cada cuatro años: cada vez que haya elecciones y el equipo de la Casa Blanca abandone su puesto de trabajo.

share