PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Culture

El corto de animación que retrata con ternura los tabús y el amor entre dos adolescentes gays

H

 

El corto que te hará reflexionar sobre la discriminación y los miedos que sufre la comunidad LGBTQ a edades muy tempranas.

A.P.G.

08 Agosto 2017 09:22

Imagen vía Youtube

Bastan 4 minutos: no más. Primero el espectador experimenta un leve pinchazo, luego se acelera un poco el corazón (y luego un poco más), hasta que al final sentimos que algo, algún bicho alado, tiene que revolotear de alguna forma dentro de nosotros, al igual que lo hace dentro de los protagonistas.

Esto es el amor, tiene que serlo.

El mini corto de ficción In a heartbeat consigue ponernos la piel de gallina en menos de cinco minutos. El corto explora la atracción que sienten dos chicos adolescentes que no se conocen y que se han visto por primera vez en el colegio.



La pieza, creada por unos estudiantes de animación de la escuela de Arte y Diseño de Estados Unidos, recuerda en su forma y estilo a las animaciones de Pixar. En menos de 15 días ya ha superado los 15 millones de reproducciones.

Su éxito no se debe (al menos, no del todo) a la forma tierna en cómo retrata el amor adolescente: lleno de miedo, timidez e inseguridades. Su éxito se debe, más bien, a cómo se enfoca el tabú de la homosexualidad dentro de la adolescencia.

El corto pone de manifiesto el miedo a ser diferente, al rechazo y a ser discriminado y cómo el amor LGBTQ acaba escondido, ocultado y reprimido por culpa de los otros. No hay tantas narraciones que aborden directamente el tema de la homosexualidad en la niñez y adolescencia. 

Del mismo modo que no hay tantas narraciones románticas que no acaben con un final feliz: en In a Heartbeat, el happy end no es normativo y tampoco se parece a un cuento de princesas. Para llegar a él, primero hay que asistir al embarazoso momento en el que los dos protagonistas se ven obligados a cambiar de escenario por vergüenza.

Y ni con esas sigue siendo un final feliz feliz. El verdadero mensaje radica justamente ahí: en la capacidad de hacernos pensar y reflexionar. Que los dos protagonistas acaben detrás de un árbol, y no en el pasillo del instituto, recomponiendo un corazoncito roto no es una buena noticia… pero sigue siendo la realidad para muchos.  

El corto intenta mandar un mensaje de autoaceptación, pese a todo, y de paso despertar alguna que otra conciencia.

share