PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Culture

El corto de animación sobre el clítoris que deberían enseñar en todas las escuelas

H

 

Un clítoris te enseña todo sobre el clítoris

PlayGround

23 Junio 2017 13:02

“Las mujeres son afortunadas. Tienen el único órgano del cuerpo humano dedicado exclusivamente al placer”. Así comienza el corto Le Clitoris de la realizadora canadiense Lori Malepart-Traversy. Un clítoris juguetón y rosado te explica de forma divulgativa todo lo que necesitas saber sobre el órgano más importante del placer femenino.

Y parece una tontería, pero no lo es. El clítoris probablemente sea el órgano más denostado y olvidado dentro de la sexualidad femenina. Algunos hombres ni siquiera saben dónde esta. Muchas mujeres tampoco.


Este cortometraje documental se remonta al siglo XVI para descubrirnos el origen de su descubrimiento. Dos doctores se disputaban los honores de haber llegado primero a él, Realdo Colombo y Gabriel Fallopius. Pero lo cierto, amigos, es que el clítoris siempre estuvo ahí.

En el periodo de la antigua Grecia los médicos asociaban el orgasmo clitoriano a mayor fertilidad. También en el siglo XIX, la iglesia católica llegó a aprobar este tipo de orgasmo porque, decía, servía para liberar tensión. ¡Eran buenos tiempos para el clítoris!

Captura de pantalla del cortometraje

Luego, la cosa se torció: hacia 1800 los doctores empezaron a rechazar el clítoris afirmando absurdamente que era un “órgano inútil” capaz de volver locas a las mujeres. Ahí es cuando se inventaron la “histería”. Una supuesta patología (que solo acechaba a las mujeres) y sin ninguna base científica. ¿Su objetivo? Controlar la sexualidad femenina y privarnos de placer.

El corto continúa con ese repaso histórico hasta la aparición de Sigmund Freud —otro archienemigo del clítoris—. El neurólogo se sacó de la manga otra teoría sin ninguna base científica: básicamente declaró que el orgasmo clitoriano era infantil, cosa de niñas o adolescentes. Siendo él hombre, y por supuesto sin clítoris, proclamó que el orgasmo “bueno”, el maduro, solo podía ser el vaginal.

El amigo Freud no tuvo en cuenta que casi el 70 por ciento de las mujeres necesitan estimulación del clítoris para tener un orgasmo. Vamos: que nos condenó a casi todas a años y años de sexo complaciente, aburrido y profundamente insatisfactorio.

Le Clitoris, que ya ha participado en varios festivales, es una pieza que destaca por la simpleza y por su carácter tremendamente pedagógico.

Por eso mismo, desde ya, deberían pasarla en todas las escuelas.

share