PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Culture

'Your Name': una maravillosa reflexión sobre amor e identidad en tiempos de Tinder

H

 

El anime más taquillero de la historia llega a España con un mensaje que mezcla esperanza y desesperación

Juan Carlos Saloz

07 Abril 2017 10:33

Monstruos que te acompañan en la parada del autobús, castillos que flotan en mitad del aire, reinos dominados gatos humanoides… si por algo se caracteriza la animación japonesa es por aportar grandes dosis de fantasía melancólica a una realidad mundana.

Ghibli lleva años marcando un camino que triunfa tanto en su país de origen como en occidente. La fórmula, pese a no pasar por sus mejores años tras los intentos de retirada de Miyazaki, continúa funcionando. Pero, al igual que han avanzado estas películas, también han crecido quienes las ven, y para ellos acaba de estrenarse el que ya es el anime más taquillero de la historia: Your Name.

Taki y Mitsuha son dos jóvenes que, pese a no conocerse, intercambian sus cuerpos constantemente. Cada dos días, se levantan uno en el cuerpo del otro. Y, mientras resuelven las situaciones ridículas que aparecen en sus diferentes vidas, se van enamorando poco a poco.

Así leído, el argumento no resulta particularmente original. Decenas de películas de Hollywood ya han explorado esta idea antes: The Hot Chick (Este cuerpo no es mío), The Change-Up (El cambiazo), Freaky Friday (Ponte en mi lugar), It’s a Boy/Girl Thing (Ella en mi cuerpo y él en el mío), Big...

Pero, mientras la mayoría se basan en explotar las situaciones cómicas que aparecerían en una situación así, en Your Name es solo la base sobre la que se describe a la generación perdida de Japón.

Aquellos que de pequeños crecieron con las películas de Ghibli y los shonen tipo Dragon Ball, aquellos que crecieron en plena revolución/crisis de valores y que ahora deben decidir sus propios caminos, son los que más se verán identificados con este largometraje.

“Siempre estoy en busca de algo, de alguien. Es un sentimiento que se repite desde que las estrellas cayeron del cielo”.

Con esta cita, Taki brinda una perfecta metáfora sobre el paso de la adolescencia a la edad adulta. Sin rumbo y con la mente lejos de lo que les rodea, los protagonistas sueñan con una vida alejada del entorno rural (Mitsuha) o en contacto con la armonía de la naturaleza (Taki).

Quieren asumir el riesgo de lo mundano: hablar con esa persona que se quedaron mirando en el metro, invitar a salir a la compañera de trabajo de quien llevan tiempo pillados o plantar cara a las formalidades tradicionales de su familia. No obstante, con un duro golpe vital, los protagonistas descubren que las vidas que siempre habían soñado tener no son tan idílicas como creían.

Junto al gran varapalo, eso sí, surge un halo de esperanza que se traslada directamente a sus propios cuerpos. Y, aunque sus objetivos iniciales se basaran en huir y desaparecer del mapa, acaban destinados a cumplir una gran meta final.

Usando el amor como telón de fondo –un amor a distancia, virtual, lleno de complejidades y alejado de todo convencionalismo–, Your Name manda un mensaje ambiguo sobre la generación perdida que sirve como cúlmen a una larga cadena de autores que ya lo han planteado anteriormente.

Taki y Mitsuha podrían ser parte de obras como como Solanin y Buenas noches Punpun, de Inio Asano; o del manga I am a hero de Kengo Hanazawa. Pero Makoto Shinkai une todos los ingredientes que ya llevan dos décadas orbitando en la cultura nipona para conseguir una historia que refleja a todos los jóvenes del mundo.

“Puede que la idea que los adolescentes tienen del amor tenga poco que ver con la realidad, pero con Your Name quería ayudar a que conservaran la esperanza”, explica Shinkai.

Sin embargo, el director sabe que detrás de la belleza del amor adolescente existe una infinita crueldad, al igual que el precioso meteorito que llena de magia las vidas de Taki y Mitsuha tiene una parte sombría.

Lejos de servir como sucesor de Miyazaki, Shinkai recoge el testigo de una generación que une la melancolía a la fantasía para llegar a quienes no se conforman con su condición de adultos. Más similar al estilo de Isao Takahata, el director no solo ofrece una historia de la que se hace imposible escapar. También propone un complejo montaje que se desgrana a medida que avanza el metraje.

Más similar a filmes de ciencia ficción como Arrival o Interstellar —de hecho, la película de Christopher Nolan bebió directamente del largometraje de Shinkai Voices of a Distant Star—, Your Name va y vuelve al ritmo de las emociones, acabando de raíz con el estereotipo de que los animes no arriesgan en su estructura.

Tras la crisis de ideas de Ghibli, los más de 300 millones que Your Name ha recaudado devuelven la animación japonesa al trono al que pertenece. Con la cultura nipona más arraigada que nunca en occidente, ahora es su filosofía de vida la que engatusa a quienes se criaron con Dragon Ball o El viaje de Chihiro. 

share