Cultura

El actor que tocaba el piano con el pene y otras 5 leyendas urbanas del cine

Héctor Sánchez y David Sánchez publican 'Kubrick en la Luna y otras leyendas urbanas del cine' (Errata Naturae). Estas son algunas de las mejores

El 20 de julio de 1969, Estados Unidos se marcó el mayor tanto de la Guerra Fría al ser el primer país en llegar a la Luna.

Los pasos de Neil Armstrong junto a sus palabras inolvidables marcaron uno de los mayores hitos de la historia moderna. Demostraron que el ser humano era capaz de hacerse con el espacio… o realizar el mayor montaje de la historia.

Desde que el hombre posara sus pies en el satélite terrestre, los debates en torno a si fue una farsa no han dejado de surgir. La mayor leyenda urbana al respecto cuenta que el cineasta Stanley Kubrick había grabado todo aquel supuesto viaje al espacio en un estudio cinematográfico.

Kubrick cambió el número de la habitación del relato original (217) a 237 porque hay 237.000 millas de La Tierra a la Luna.

Que 2001: Una odisea en el espacio se estrenara tan solo un año antes de la llegada a la Luna le señalaba como la persona más cualificada para dirigir el montaje. Y las supuestas pistas que dejó en El Resplandor lo, siempre según los conspiranoicos, le delatarían.

Según el mito, cambió el número de la habitación del relato original (217) a 237 porque hay 237.000 millas de La Tierra a la Luna. Además, contó con un objetivo especial diseñado por la NASA para grabar Barry Lyndon (1975). Al parecer, la organización le habría devuelto el favor con aquel detalle.

Esta historia, explicada hasta la saciedad por los más escépticos y reforzada con los documentales Operación Luna y Habitación 237 es, probablemente, el mito más popular de la historia del cine.

Partiendo de esta base, Héctor Sánchez ha escrito el libro Kubrick en la Luna y otras leyendas urbanas del cine, publicado por Errata Naturae. Una colección de historias inauditas para cualquier cinéfilo.

Aquí una selección.

1. WALT DISNEY NACIÓ EN MOJÁCAR... Y FUE CRIOGENIZADO

La historia de que el cuerpo de Walt Disney fue congelado para ser revivido en el futuro es una de las leyendas más sonadas del cine. A pesar de que su hija Diane dudó de que su padre hubiera oído hablar de esta técnica, varias curiosidades suman valor a esta historia.

El primer hombre criogenizado, James Bedford, fue congelado solo un mes después de morir Disney (el 12 de enero de 1967). Además, antes de morir, tenía en mente el proyecto EPCOT (Experimental Prototype Community of Tomorrow), en el que buscaba construir la ciudad del futuro. Esta ciudad se desarrollaría bajo las últimas novedades tecnológicas y científicas, así que es bastante extraño que no hubiera hablado hablar de la criogenización.

Dejando de lado esta historia desmentida –realmente fue incinerado en el cementerio Forest Lawn de Glendale (Los Ángeles) –, otra que implica a Walt Disney se antoja todavía más curiosa. Según decenas de diarios de los años 40, el productor nació en Mojácar (Almería, España).

Disney fue el hijo de Isabel Zamora, una lavandera a la que apodaban “La Bicha”.

La versión de los tabloides de la época es que fue hijo de Isabel Zamora, una lavandera a la que apodaban “La Bicha”. Su amante era el médico Ginés Carrillo, un hombre casado que dejó embarazada a Zamora en uno de sus encuentros.

Ser una madre soltera estaba mal visto en su entorno, por lo que se habría mudado a Chicago, donde residía su hermano. Sin embargo, al no tener mejor suerte en Estados Unidos, acabaría dando en adopción al pequeño José Guirao Zamora, rebautizao como Walter Elias Disney.

Al parecer, el bulo proviene de una visita del FBI a Mojácar, supuestamente para investigar los orígenes de Disney. Una visita incitada por la enemistad entre el cuerpo policial y el magnate de la animación.

A la historia se suma el hecho de que no existe una partida de nacimiento de Disney (aunque sí una partida bautismal con su nombre, datada de 1902). Según la historia oficial, el empresario nació en Chicago. Pero algunos vecinos de Mojácar siguen sin tenerlo claro.

2. ERROL FLYNN TOCABA EL PIANO CON EL PENE

La caballerosa elegancia de Errol Flynn ha intentado ser igualada por decenas de actores de Hollywood, pero pocos han llegado al carisma del protagonista de Murieron con las botas puestas (1941). El actor era un gran conquistador frente a la cámara. Y parece que lejos de ella lo era todavía más.

El intérprete tuvo decenas de polémicas sexuales que incluían a las estrellas más destacadas de la época. Entre ellas, Marilyn Monroe. En una entrevista con Truman Capote, Monroe relata el secreto de Flynn:

“¿Te conté alguna vez lo de aquella ocasión en que vi a Errol Flynn sacarse la picha de repente y empezar a tocar el piano con ella? […] Aporreó las teclas y tocó ‘You Are My Sunshine’”.

"Aporreó las teclas y tocó ‘You Are My Sunshine’”.

Capote corroboró la afirmación explicando que “pasamos una agradable noche juntos”. Y, aunque la historia se dejó algo de lado, cuando fue denunciado por abusar de dos chicas menores de edad, el propio Flynn destacó que no era más que una acusación por su historial:

“Yo nunca me había metido en líos de Hollywood. Pero tenía fama de jaranero. Era vulnerable, un chivo expiatorio ideal. Porque lo que allí se juzgó, en el Palacio de Justicia de Los Ángeles, fue mi personalidad y, sobre todo, mi estilo de vida”.

3. LAS PELÍCULAS DE TERROR CABREAN AL DIABLO

“No sé si realmente había una maldición, pero sucedieron muchas cosas extrañas durante el rodaje. Hubo muchas muertes en la película”.

Así explicaba la actriz Ellen Burstyn la presumible condena que se cernía alrededor de El Exorcista (1973). Varios fallecimientos dieron peso a la leyenda.

El actor Jack MacGowran murió el 31 de enero de 1973, poco después de rodar una escena en la que su personaje moría tras saltar por la ventana y caer rodando por las escaleras. La actriz Vasiliki Maliaros murió el 9 de febrero, después de interpretar a la madre fallecida del padre Karras del filme. También murieron, durante el transcurso del rodaje, el hermano del actor Max von Sydow (el padre Merrin), y el abuelo de Linda Blair, la niña poseída. En total, se contaron nueve muertes.

La película La Profecía (1976) corrió una suerte similar. El hijo del protagonista, Gregory Peck, se suicidó poco antes de grabarla. También murió el cuidador de los leones que aparecen en el filme, asesinado por los animales, justo después de grabar esa escena. Y el encargado de los efectos especiales murió en un accidente de coche al lado de un cartel que ponía “Lieja 66,6 kilómetros”.

Sin embargo, en esta película parece que supieron esquivar las trabas que el Diablo tenía preparadas. Peck burló la muerte en varias ocasiones. Una de ellas fue al no subir a un avión en el que murieron todos los tripulantes. Y en el restaurante al que solía ir estalló una bomba que mató a seis personas justo el día que decidió cenar en casa.

El encargado de los efectos especiales de 'La Profecía' murió al lado de un cartel que ponía “Lieja 66,6 kilómetros”.

La semilla del diablo (1968) también tuvo su dosis de maldición. El compositor Krzystof Komeda, que se encargó de la música del largometraje, murió en un accidente de tráfico un año después de su estreno. El productor William Castle recibió cartas amenazadoras que le acusaban de adorar al diablo mientras sufría tres infecciones de viejiga. Pero la peor suerte la tuvo Sharon Tate, la mujer de Roman Polanski a quien Charles Manson asesinó en 1969.

Por último, en Poltergeist (1982) también se enumeran algunos sucesos relacionados con una maldición. La actriz Dominique Dunne, la hija mayor de la familia protagonista, murió poco después del estreno. Julian Beck y Will Sampson, que también aparecen en la película, fallecieron después de su secuela. Y la joven Heather O’Rourke, la niña rubia protagonista, murió con apenas 12 años.

Por supuesto, todas estas polémicas son grandes maneras de promocionar las películas de terror. Pero no dejan de ser oscuras casualidades que hacen preguntarse si hay algo de maldito en el género.

4. UN ENANO SE AHORCÓ EN EL MAGO DE OZ

En 1939, llegó al cine la mayor producción que se había realizado hasta la fecha: El Mago de Oz. Para la ocasión contaron con un presupuesto escandaloso y con hasta cuatro directores diferentes. También contrataron a 124 enanos  –todos lo que pudieron encontrar– para interpretar a los munchkins.

Estos actores, a los que se ridiculizaba constantemente, fueron protagonistas de múltiples polémicas que envolvían a la película. De ellos se decía que solían ir borrachos al rodaje y que organizaban orgías multitudinarias.

Pero la historia más controvertida en torno a ellos es la del “enano ahorcado”. Una vez se estrenó la película, muchos se fijaron en que, en una escena en concreto, aparecía una sombra que parecía ser la de una persona de baja estatura colgada de un árbol:

Los enanos de 'El Mago de Oz' iban borrachos al rodaje y organizaban orgías multitudinarias.

Con todas las controversias que hubo alrededor del filme, que un enano se colgara en medio del plató no era demasiado difícil de creer. Sin embargo, los productores desmintieron esta historia diciendo que la escena se grabó antes de que llegaran los actores que interpretarían a los munchkins.

Entonces ¿qué es esa sombra? Según un portavoz de la revista Bizarre, lo más probable es que se trate de “la sombra de un pelícano”.

5. BLADE RUNNER PROVOCÓ LA CRISIS DE LAS EMPRESAS QUE SE PUBLICITAN EN LA PELÍCULA

Para retratar el Los Ángeles del año 2019, Ridley Scott tenía claro que quería alejarse de los típicos paisajes futuristas en los que todos los edificios son blancos e impolutos. Sin llegar a la distopía, apostó por una ciudad estresante, donde la lluvia es el pan de cada día y los edificios están tapados por gigantescos paneles publicitarios.

Scott no quería utilizar empresas falsas para su película, ya que quería que el público llegara a temer ese futuro. De este modo, seleccionó varias marcas destacadas para ser las protagonistas de los anuncios.

Lo que no esperaba es que, de una forma u otra, todas estas compañías pasasen por grandes crisis al poco tiempo de aparecer en el filme.

Atari, que a finales de los 70 era una de las marcas de videojuegos más destacadas, entró en una debacle impulsada por el ascenso de Nintendo. A principios de los 90, después de una larga lucha en la que perdieron todo su prestigio, cerraron la empresa.

Pan Am (Pan American World Airways) fue la aerolínea más importante de Estados Unidos en esta época. Pero la crisis del petróleo afectó mucho a la empresa, que acabó por declararse en bancarrota en 1991.

El Skype de la cinta basado en una cabina de teléfono audiovisual estaba implementado por Bell Systems, que por entonces fue una gran empresa de telefonía. Aunque tuviera una larga historia detrás (fue fundada en 1877), a los dos años de estrenarse Blade Runner, llegó su final.

RCA (Radio Corporation of America) también tuvo un futuro maldito tras Blade Runner, ya que fue comprada en 1985 debido a sus pocos fondos y más tarde la cerraron por completo.

Quizás la única que se haya salvado de estos anuncios sombríos fuera Coca Cola. No obstante, muchos relacionan el anuncio de Blade Runner con la crisis que sufrió en 1985 al sacar al mercado New Coke, una nueva fórmula que hizo perder millones a la empresa.

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video

cerrar
cerrar