Cultura

Con Txarango no habrá independencia: cinco himnos alternativos para romper España

Cinco canciones para arengar a las masas independentistas más allá de la nefasta 'Agafant l'Horitzó' de Txarango

Leo: “Votaré no por culpa de Txarango”. Y: “votaré sí a pesar de que lo pida Txarango”. También: “Terminada la ocupación borbónica, Cataluña comienza 300 años de ocupación de la ONU por razones humanitarias a causa de la canción de Txarango”. Eso último lo publica Ignacio Pato en su Twitter, minutos después de escribirme por chat para alertarme del desastre: el grupo de mestizaje Txarango, a pocas semanas del referéndum de autodeterminación catalán, ha compuesto una canción pro-independencia que la CUP ha difundido y fijado en su cuenta de Twitter.

¿Dónde el desastre del que hablas, diréis? Bueno: que pasen Txarango.

Sin entrar a valorar el vídeo, su incomprensible filtro verde botella, o la música de Txarango –no vamos a pedirles que hagan shoegaze a estas alturas–, ¿de verdad es éste el himno con el que la izquierda independentista quiere movilizar a sus simpatizantes para que voten? ¿Por el 'sí'? ¿En serio? Agafant l'Horitzó, con una letra que hace que Imagine parezca el Walk de Pantera; con un victimismo que deja al Smells Like Teen Spirit a la altura de I Feel Pretty, explora cotas de repelencia nunca antes alcanzadas –o solo alcanzadas, a capella, por Pilar Rahola.

¿De verdad no hay otras canciones con las que arengar a las masas independentistas? ¿No hay vida más allá de Txarango y su Agafant l'Horitzó? ¿Está la “República Catalana” condenada a ver cómo el ska-limocho se convierte en su música oficial?

¿De verdad no hay otras canciones con las que arengar a las masas independentistas?

'Esplai Girls' – Els Surfing Sirles

Esplai Girls –como el resto de canciones de esta lista– no fue concebida, a priori, con aspiraciones soberanistas. Sin embargo, su “catalanets sóm i serem (somos y seremos catalanitos”) invita al coro etílico en medio de una Diada, al puño en alto en la tumba de Rafael Casanova y, en general, a interrumpir, berreando la cantinela, todos los actos donde suene Els Segadors.

La soflama final, con gritos de deje hardcore que reclaman “fora catalans dels Països Catalans (fuera catalanes de los Países Catalanes)”, podría ser perfectamente el lema de aquellos independentistas cercanos a la CUP que, insisten, no solo quieren hacer de Cataluña un nuevo país: también planean dejar fuera de éste a los Pujol y a los Mas que llevan años parasitándolo.

Vídeo

Esplai Girls - ELS SURFING SIRLES from Marc Vila on Vimeo.

'Decibelios' - Sóc un upstart

“Opinió Pública: molt de fàstic és lo que ens doneu (Opinión Pública: nos dais mucho asco”). Así de vehementes arrancaban Decibelios la única canción en catalán de su discografía, una versión de Angelic Upstarts. Y de acuerdo: no hay formación política que quiera alinearse con una banda de skinhead-oi! como eran Decibelios; pero, ¿quién mejor que estos cabezas rapadas para musicar el estado de crispación mediática al que se enfrentan los independentistas?

Este cohetazo punk, de apenas dos minutos de duración, es la mejor respuesta para un independentista que quiera replicar a las editoriales de El País, a los artículos de opinión de El Mundo y a otras, como canta Fray, “masturbacions barates dels vostres cervells capats (masturbaciones baratas de vuestros cerebros capados)”.

'Nostre' – Vàlius

Si muchas veces se usa retórica matrimonial para abordar la relación Cataluña-España, ¿qué mejor que esta canción sobre una pareja sentimental en pleno proceso de autoanálisis? “No vull pujar al teu pis, no vull tornar al teu llit (No quiero subir a tu piso, no quiero volver a tu cama)”, canta el guitarrista de Vàlius, Gerard.

¿Mejora en la financiación? ¿Pacto fiscal? Muchos nacionalistas catalanes creen que ya es tarde para eso, y en el estribillo de Nostre pueden encontrar un sencillo lema para defender su postura. “No vull ser el teu hoste: si això no és meu, no és nostre (No quiero ser tu huésped: si esto no es mío no es nuestro)”.

'Sabotatge' – Manel

Apenas ha arrancado el curso electoral y el Tribunal de Cuentas ya ha exigido a Artur Mas pagar cinco millones de euros por organizar el 9-N; el Gobierno Central, por su parte, ha pedido al Constitucional actuar contra Carme Forcadell, presidenta del Parlament, por dar luz verde al referéndum del 1 de octubre. De fondo, Manel: “Algú havia practicat un sabotatge; algú havia afluixat els engranatges (Alguien había practicado un sabotaje; alguien había aflojado los engranajes)”.

El enérgico tema Sabotatge aporta ese grado de paranoia cercana al thriller que todo buen proceso secesionista pide a gritos cuando es llevado a los tribunales: tiene acusaciones y mentiras; agentes de policía y perros entrenados; sirve, a la vez, para reivindicarse y tirar pelotas fuera. “I no em posaré de genolls; i ja m’he posat de genolls (Y no me pondré de rodillas; y ya me he puesto de rodillas)”.

'1843' - Camp David

Aunque esta canción de Camp David hable de la Jamancia, revuelta progresista que se vivió en Barcelona a mediados del siglo XIX, tiene suficientes estrofas combativas –y republicanas– como para merecer un puesto en esta lista. “S’alçava Barcelona, sense creu, sense corona; el poble volia ser rei (Se alzaba Barcelona, sin cruz, sin corona; el pueblo quería ser rey)”.

Camp David –un proyecto nacido en paralelo a Los Carradine cuando Antonio Baños empezó a implicarse en la vida política catalana– suenan aquí como sonarían los Clash si cantasen en catalán. Con guiños anarquistas –“penons negres y vermells (banderas negras y rojas)”–, que me aspen si 1843 no representa mejor a la izquierda rupturista que Agafant (escalofríos) l'Horitzó.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar