PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Culture

'The Keepers' alienta una campaña para que revelen los archivos secretos de la Iglesia

H

 

¿Quién mató a la monja Catherine Cesnik?

J.C.S.

07 Julio 2017 12:39

Netflix

The Keepers es uno de los documentales que más polémica han generado en los últimos años. Estrenado por Netflix el pasado mayo, explica la historia de la monja Catherine Cesnik, que fue asesinada en 1969. Supuestamente, por destapar casos de pedofilia en Baltimore (Maryland, EEUU).

Aunque la historia comenzó a desentrañarse a través de un reportaje que The Huffington Post publicó en 2015, ha sido con el documental que el público ha descubierto los grandes secretos que ha ocultaba la Arquidiócesis de Baltimore.

Pero todavía quedan muchos cabos sueltos por resolver, entre ellos las pruebas de que el sacerdote Joseph Maskell fue el pederasta y asesino de Cesnik. Así que, para cerrar el debate, han abierto una petición en Change.org en la que piden “la liberación de los documentos que restaurará la confianza del público en la Arquidiócesis y confirmarán sus declaraciones en cuanto al manejo de las denuncias por abuso sexual”.

Además de para limpiar la imagen de la Arquidiócesis, el objetivo principal de la petición es investigar “todas las vías que pueden haber llevado a la muerte de Cathy Cesnik en 1969”. En menos de un mes, ya ha alcanzado más de 12.000 firmas, y tan solo quedan 3.000 para lograr su objetivo principal.

Netflix

No obstante, no parece que la recogida de firmas vaya a servir de mucho. Según el director del documental Ryan White, los productores pidieron los archivos “en varias ocasiones” mientras se trabajaba en el documental, pero se les negó en todos los casos. En declaraciones para The Baltimore Sun, lamentó que “no hayan mostrado ninguna señal de transparencia en absoluto”.

Por su parte, el portavoz de la arquidiócesis Sean Caine ha emitido un comunicado en el que dice que “los registros relacionados con Maskell son confidenciales, y la política de la Iglesia y la ley nos impiden revelar gran parte de la información que hay en ella, ya que incluye información personal confidencial (por ejemplo, nombres de presuntas víctimas de abuso), registro de personal, de salud, etc.”.

Sin embargo, otras diócesis como las de Milwaukee, Los Angeles, o Chicago han revelado anteriormente archivos relacionados con abusos sexuales. Siempre a través de un acuerdo con las víctimas y sin revelar información demasiado personal. Pero, en cualquier caso, demuestra que Sean Caine no está dispuesto a aceptar su culpa en este controvertido caso.

“Si la investigación eclesiástica realmente acabó con las manos vacías, entonces no puede existir información personal en estos archivos”, recuerda el director. Como se intuía, parece que las respuestas a todo este misterio existen realmente, pero están guardadas bajo una llave que no está dispuesta a tender la mano.

share