Cultura

Sting no sabía qué cara poner mientras José Feliciano cantaba su 'Every Breath You Take'

Su incomodidad fue captada por las cámaras de televisión del Polar Music Prize

Esa cara. La que pones cuando alguien te enseña una canción, prometiéndote que te va a encantar; esa cara, pero multiplicada por mil. Porque la canción, aunque la esté interpretando otro, la compusiste tú, hace 34 años. Y, ahora, cuando la escuchas, cantada por un tercero, te parece horrorosa.

No sabes donde meterte. Y, lo peor, es que hay una cámara grabándolo todo.

Ese desasosiego era la de Sting, que acudió con sus mejores galas, intenciones a juego, a la ceremonia del Polar Music Prize. Esta entrega de premios, celebrada en Suecia, honra cada año a dos músicos: uno clásico y otro contemporáneo. La segunda categoría, este 2017, la ostentaba el autor de Desert Rose.

En algún punto de los preparativos, a la organización del Polar Music Prize le pareció buena idea que, para honrar el cancionero de Sting, el cantautor José Feliciano interpretase una versión de Every breath you take, el hit con el que el líder de Police hizo bailar pegados a los adolescentes de 1983.

Y, ¿sabéis? Sobre el papel, dicha elección no debía verse tan mal. No hay que olvidar que el cantautor  puertorriqueño ejecutó la que, hasta la fecha, es la mejor versión del Light my fire de los Doors.

Pero volvamos al presente. Antes siquiera de que el primer arpegio de Feliciano sonase en los Polar Music Prize, Sting ya estaba en tensión. Cuando la canción arranca, la presión en el británico va en aumento, sus dientes rechinan, su frente se humedece. La serbia Jelena Krstic, a los coros, parecer sumar incomodidad a la postal en la que se convierte la platea.

A Sting, cara deshecha, le es imposible aguantar el tipo durante los cuatro minutos que dura la versión. Y es imposible: sería como fingir que un regalo te gusta, hacerlo de forma no verbal, mientras todos te miran, durante lo que dura, bueno, pues eso: durante lo que dura Every breath you take

La angustia de Sting, dentro vídeo, sí fue televisada.

Aunque las idas y venidas de cámara, del escenario a la butaca de Sting, sugestionan cualquier juicio sobre la versión de Feliciano –es imposible valorarla sin que te influyan todas esas muecas–, el caso es que su Every breath you take no es tan abominable. Es, sencillamente, todo lo que puedes esperar de José Feliciano haciendo un covering de Sting.

Los medios, señalando el valor meme del instante, de algún modo, se posicionan del lado de Sting. O lo que es lo mismo: desprecian profundamente a Feliciano, Krstic y sus músicos. Porque aunque, al recoger el premio, elogiase a Feliciano, reconociendo la influencia que supuso para él como guitarrista y como cantante, durante el concierto, el británico reaccionó con engreimiento y superioridad.

En cada torcedura de labio, en cada bajar la mirada, hay toneladas de Brexit. Aunque el exlíder de Police defendiese el ‘remain’, ha terminado supurando el mismo chovinismo con el que ahora lidian los migrados a Reino Unido –eso incluye, sí, a puertorriqueños. Sting ya no es el ‘legal alien’ del que cantaba en Englishman in New York: ahora son otros lo que, gracias a él, se sienten así.

Tags: ,

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar