Cultura

Te elimino. Te bloqueo. Te dejo de seguir. Internet nos está rompiendo el corazón todo el rato

“Las tecnologías son solo una herramienta. No son ni mejor ni peor que los humanos que las diseñan y utilizan”

Adobe Stock

A ver cuándo nos vemos. Ojalá nos veamos pronto. ¿Nos vemos esta semana? Una parte de las conversaciones que he mantenido de forma más o menos constante con alguna gente de mi Facebook se han basado en esto. Mensajes inconcretos de seres que aspiran a encontrarse en algún punto de sus vidas. Lo decimos por escrito, pero en realidad no ponemos mucho empeño en llevarlo a cabo. Uno de ellos es un tipo que, además, vive a tres calles. Se llama Marc y me cae bien. A veces nos enviamos enlaces de artículos o links de canciones. En lo virtual, diría que somos muy amigos. Un día me lo encontré comprando naranjas en el supermercado de mi calle y nos despedimos con un a ver si nos vemos. Hicimos la broma de que no nos veríamos hasta dentro de tres meses y realmente no nos vimos hasta pasados tres meses. En ese plazo, él cumplió años y lo felicité. Subió un videoclip y le di like. Comentamos juntos el final de Big Little Lies por privado de Twitter. Marc es mi amigo, aunque no nos veamos.  

Es como el amigo imaginario que tenía con 6 años. Solo que sus historias son de verdad. Marc tiene una vida de verdad; al margen de lo que yo imagine.

Me pregunto si yo estaré haciendo benching con Marc —eso de alimentar de forma consciente o inconsciente la relación con alguien por eso “de lo que pueda pasar”—. No lo creo. No creo que exista un interés sexual entre nosotros. Me pregunto qué pasaría si un día le dejara de hablar. ¿Se preocuparía? ¿Se plantaría delante de mi casa? Al fin y al cabo sabe más o menos donde vivo. Me quedo mirando fijamente la pantalla del ordenador. Me entretengo pensando cuánta gente de mi Facebook acudiría a mi entierro.

Las narrativas han cambiado; pero los sentimientos son los mismos. Me quedo enganchada a las historias de horror y aventura de mis amigas con sus ligues de Tinder. Nada me parece más fantasmagórico que convertirse en polvo en la red. No es que no te coja el teléfono, es que te bloqueo de WhatsApp, te elimino de Facebook y te dejo de seguir en Instagram. Adiós, the end. Tengo esto apuntado en mis notas de iPhone: “Me dejó de hablar por Facebook y así lo dejamos”. He tardado unos meses en encontrar a la autora de la cita. Me lo contó muy dolida en una fiesta. Ahora está bien. 

stephenlynemontgomery  GIF

“Sí. Supongo que es lo que llaman ghosting. Yo estaba quedando con un chico de Tinder. Nos habíamos visto como diez veces y conectábamos. Pero un día de repente vi que no me contestaba. Mis mensajes no le llegaban a su WhatsApp, por lo que asumí que me había bloqueado. En Facebook tampoco me contestaba. En la última cita fuimos al cine y a cenar. Me habría gustado despedirme, claro. Una explicación o algo”, me explica María* (nombre ficticio), trabaja de diseñadora gráfica en una empresa y tiene de 27 años. Cree que difícilmente se lo vuelva a cruzar.

Poniéndonos ahora en el lugar de él, y no el de María, la historia recuerda a uno de los episodios de Hot Girls Wanted: Turned On en el que siguen la vida de un tipo, una especie de Don Juan virtual. Un personaje desagradable y bastante chulesco en la vida real. Este hombre está atrapado en Tinder, a duras apenas es capaz de mantener contacto visual con los otros porque no para de darle a la flechita. Tiene tantas relaciones por gestionar y a medio gestionar que se ve abocado a hacer ghosting a sus pretendientas cuando ya está cansado y está en otra cosa. O en otra mujer.

¿Pero tiene sentido demonizar a las redes? Qué vá. Seguramente ese hombre ya existía antes de Internet. “Las tecnologías son solo una herramienta. No son ni mejor ni peor que los humanos que las diseñan y utilizan”, me explica Carrie Jenkins, filósofa investigadora en la Universidad de British Columbia y autora del ensayo What is Love and What it could be. “El ghosting ciertamente existía antes de la era digital. Cortar el contacto con alguien no es una invención nueva". 

 Ya era ghosting cuando un amado llamaba a casa de tus padres y tú les decías que dijeran que no estás; ya era ghosting cuando dejabas de frecuentar un bar para no encontrarte con alguien. Solo que esto, explica la investigadora, “se vuelve ahora más obvio porque hay tantas formas posibles de ponerse en contacto con la gente”. La ausencia de contacto se hace más evidente: te das cuenta al momento y no al cabo de días o semanas.

James en Hot Girls Wanted: Turned On. En el segundo episodio, titulado 'Love me', dedicado a Tinder

Enric me cuenta que él si que hace lo de alimentar otras relaciones por lo que pueda pasar. “Soy un miserable, eso lo hago siempre, como tengo miedo de quedarme solo, morirme solo y ser como el personaje de Paul Giamatti en Sideways, uno alimenta sin darse cuenta o de manera consciente a chicas que sabes que no, pero que sabes que podrían ser un backup en el lecho de muerte”. Lo hace en todos los periodos. También en los que tiene novia. “Y bueno, te sientes un poco mejor, pero en realidad eres consciente de que es una cuestión de competición de autoestima. Hay un cierto capitalismo de los afectos”.

Capitalismo de los afectos. Esto encaja con esto otro que me dije Jara Pérez, de 33 años, es psicóloga y es la mujer que hay detrás del portal Therapy Web . “Yo, que uso mucho las redes sociales, sé que cuando de repente tengo una necesidad horrorosa de compartir muchas cosas por muy absurdas que sean, de generar contenidos que viren miradas hacia mí o mi personaje digital, es porque tengo necesidad de que me hagan caso. Así que voy a mi pareja y le pido explícitamente un poco de atención o llamo a alguna colega con la que charlar un rato”.

Y es que no hay cuerpos en Internet: las redes sociales nos hacen seres descorporeizados. En las redes sociales solo estamos nosotras y cuando eso no basta, quizás, entonces recurrimos al contacto físico.

Sim llorando

En el libro Intimidades Congeladas, la socióloga y escritora Eva Illouz arroja una hipótesis sobre cómo se forjan estos romances de Internet y una posible explicación a su éxito (no hay que olvidar que las apps de ligar, por ejemplo, son negocios super lucrativos desde principios de los 2000).

“El romance cibernético anula el cuerpo, lo que permitiría una expresión más completa. La ausencia de cuerpo permite que las emociones fluyan hacia un yo más auténtico: el verdadero yo descorporizado de otro”.

Según esta teoría, las redes sociales nos ayudan a manifestar nuestra individualidad al completo anulando la carne, que en realidad estorba. Podría tener sentido. ¿Pero cómo, entonces, la tecnología es capaz de generar tantas emociones cuando el amor romántico está anclado, a la vez, a un cuerpo? Eso también se lo cuestiona Illouz.

También puedes reclamar esa misma atención desde la ultratumba, desde lugares insólitos que hace tiempo que no pisas. Internet nos brinda la oportunidad de decir a otra persona, en cualquier lugar del mundo, que justo en ese preciso momento estás pensando en ella porque te acuerdas de aquella anécdota y qué risa. Se podría hacer un recopilatorio de mails de exparejas que asaltan tu buzón con un ¿Qué? ¿Cómo va todo?  

“El mensaje de Facebook más raro que me han enviado fue un exnovio justo el día que cumplía un aniversario con su nueva novia. Aprovechó el momento para decirme que todo le iba bien, pero que no estaría con ninguna mujer como yo”, me cuenta Verónica* (nombre ficticio), trabaja en la prensa digital y tiene 28 años. Su caso es lo que las personas que ponen nombres a las cosas de Internet han bautizado como zombing. Esto es: un sujeto que reaparece de entre las cenizas para preguntarte que cómo te va la vida. Revisa tu e-mail. Seguro que te lo han hecho.

O el caso de esta otra chica. Veo este tweet y le abordo directamente por mensaje privado para que me cuente bien la historia que sigue a este truculento mensaje.

stephenlynemontgomery  GIF

Resulta que exligue le da señales de vez en cuando, a través de mail e Instagram; pero cuando ella le dice de dar el salto a lo físico, entonces él le dice que no, que él en realidad está bien con su novia. Aquí qué hay, me pregunto. ¿Un poco de zombing? ¿De benching? ¿De todo? Qué importa.

 stephenlynemontgomery  GIF

Ya no hablamos solo de capitalismo de los afectos. También estamos hablando de un consumo rápido de lo romántico. En Intimidades Congeladas, en el capítulo dedicado los romances de Internet, se explora en la idea de las relaciones románticas como negocio. “El espíritu que preside Internet es el de la economía de la abundancia, en el que el yo debe elegir y maximizar sus opciones y se ve obligado a elegir técnicas de costo-beneficio y eficiencia”.

Ulloa nos presenta a nuestro yo virtual como una suerte de “producto” que tiene que mostrarse seductor y atractivo en el mercado para rivalizar con sus competidores. En Internet las posibilidades son ilimitadas; mientras que en el mundo analógico existe, existía, una especie de ilusión de que al final no había tanto donde elegir. O que, al menos, quedaba más limitado a tu entorno de trabajo o amigos. Y eso, claro, es infinitamente más aburrido.

Ahora, sugiere el ensayo, nos mostramos como productos precisamente por esa capacidad ilimitada de seducir. Podemos conquistar a un desconocido de Connecticut gracias a nuestros ingeniosos stories de Instagram. Cuando elegimos una foto de perfil en la que salimos bien, cuando colgamos un canción que sabemos que funcionará o cuando explicamos la misma historia en tres conversaciones virtuales distintas porque sabemos que es divertida , nos estamos comportando como productos.

La historia de Sofia* (nombre ficticio), de 36 años y recursos humanos en una empresa, nos sirve bien para esto último:

"Yo conocí a mi chico por Tinder. Y luego nos hicimos novios y todo muy bien. Pero fue bastante decepcionante comprobar que para ligarme por primera vez había utilizado exactamente la misma entradilla que había usado con otras muchas chicas. Era una forma de empezar la conversación algo original, pero claro, yo pensaba que era la primera vez que lo hacía" (risas).

stephenlynemontgomery  GIF

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar