Cultura

Ricky Gervais provoca un terremoto en Twitter al defender al toro que mató a Iván Fandiño

“El toro fue mejor en su trabajo que ese imbécil vestido como Liberace”

Quizás conozcas a Ricky Gervais por Extras. Por The Office, si le sigues desde el principio. Puede ser, por qué no, que solo lo hayas visto humillando a la plana mayor de Hollywood como presentador de los Globos de Oro en 2010. En 2011. En 2012. “No lo mires cuando lo toques”.

Lo que quizás no sepas es que Ricky Gervais es antitaurino.

Profundamente antitaurino.

“Si elegís torturar a un animal hasta la muerte por diversión, espero que se defienda”, dice el humorista en el vídeo, además de llamar “putos idiotas” a todos los aficionados a la tauromaquia.

Si esta forma de expresarse no le había acarreado demasiados problemas al humorista, era por una pura cuestión geográfica: en Reino Unido, de dónde es natural Gervais, las corridas de toros no tienen el arraigo del que sí disfrutan en España o México y, por lo tanto, tampoco un número de defensores suficiente para enfrentarse al actor británico.

Hace dos días, sin embargo, coincidiendo con la cogida mortal del torero español Iván Fandiño este fin de semana, en Francia, Gervais compartió la noticia en la que The Guardian se hacía eco del suceso, a la vez que tuiteaba: “Precioso toro que estaba siendo torturado se defiende”.

Aunque el tono de Gervais era el habitual al tratar temas relacionados con la tauromaquia, el hecho de que la muerte de Fandiño fuese tan reciente le dio al mensaje una dimensión mucho mayor de lo que había tenido otras declaraciones antitaurinas del humorista. Casi al instante, había tantos replies a favor como en contra de su defensa del bravo.

Gervais incluso dedicó tuits personalizados a algunos de sus trolls taurinos, como a uno que le definió como “malévolo” y “peligroso”, defendiendo que el torero “solo estaba realizando su trabajo de forma legal”. ¿La respuesta de Gervais? “El toro también estaba haciendo su trabajo de forma legal: ser un puto toro”.

“El toro fue mejor en su trabajo que ese imbécil vestido como Liberace”.

Revisar, por otra parte, los timelines de los trolls taurinos de Gervais es un viaje de solo ida a la caverna española más putrefacta: los memes anti-feministas, los mensajes de apoyo al (neonazi) Hogar Social Madrid o la defensa al autobús tránsfobo de Hazte Oír son una constante.

Si Gervais no hizo mención a ello al contestar es, ya sabéis, por una simple cuestión geográfica. 

Los seguidores del humorista, por su parte, empezaron a responder y dar visibilidad a un tuit que Gervais lanzó en abril, en el que el actor daba a conocer una iniciativa para terminar con las peleas de perros. “Firmado y retuiteado”, le contestaba una usuaria, hace poco más 13 horas, demostrando que las polémicas también pueden, como en este caso, tener una vertiente constructiva.

Esta faceta de Gervais, animalista y comprometida, contrasta con el personaje que defiende cuando realiza sus stand-ups: la de un cabrón inmisericorde que siempre se tira al cuello de aquél que no puede defenderse.

“La gente me dice: ¡No puedes meterte con los enanos! Claro que puedo”, exclamaba el actor, en uno de sus monólogos más famosos. “Los enanos, de hecho, son el tipo de personas con las que puedo meterme. Con terroristas no me atrevería, pero, ¿con los enanos? ¿Qué van a hacerme?”.

Cuando baja del escenario, sin embargo, Gervais demuestra que la incorrección política no está reñida con la defensa del más débil. Incluso que, colocando debidamente un “putos idiotas”, un “imbécil vestido como Liberace” y un “prefiero que gane el toro”, las dos cosas pueden ir, perfectamente, cogidas de la mano.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar