PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Culture

La historia detrás de la mítica sudadera naranja de 'Eternal Sunshine of the Spotless Mind'

H

 

Ya han pasado más de 10 años pero te acuerdas de ella perfectamente, ¿no?

anna pacheco

06 Septiembre 2017 13:31

Piensa en Clementine (Kate Winslet) en el vagón del un tren dirección a Rockville Center (Nueva York) mientras le habla, divertida, a Joel (Jim Carrey). Es una de las escenas que probablemente recuerdes más de 'Eternal Sunshine of the Spotless Mind' —traducida de forma imperdonable como ¡Olvídate de mí! en español—. En una de las escenas que seguramente más recuerdes porque se hablan y se miran como amantes que aún no se conocen y aún no tienen recuerdos por borrar de su memoria. Y porque es magnífico el diálogo que entablan entre ellos dos, por algo le valió un Óscar al Mejor Guión a Charlie Kaufman.

Vale, ahora piensa en esa escena otra vez: él, como apático, atormentado. Ella, luminosa, mágica y con el pelo azul. Y con una sudadera con capucha de color naranja que ya forma parte, casi sin quererlo, de nuestro imaginario. ¿Cuántas veces habremos visto esa imagen —y por extensión esa sudadera naranja— en Fotologs, blogs y fotos de portada? Yo muchas.

La sudadera es una sudadera normal, diréis. Bueno: sí y no. De alguna forma ese color encaja perfecto con Kate Winslet, con su pelo azul, con el gélido paisaje neoyorkino, con la estación. Yo qué sé. Esa sudadera es naranja porque tenía que ser así y de ninguna otra forma. 

Clementine va y viene a lo largo de toda la película, entre flashes, camas sobre hielo, casas que se caen a trozos, recuerdos volátiles que se pierden, amantes caminando sobre nieve que ya han dejado de quererse. Pero la sudadera vuelve. Siempre vuelve. Porque así es Clementine.

Imagen vía Eternal Sunshine of the Spotless Mind

¿Pero por qué es tan especial esa sudadera? En primer lugar, lo es porque fue la única referencia específica al vestuario que mencionó el guionista [Kaufman] a la responsable de vestuario, Melissa Toth. No había nada más. Ninguna especificación más. Solo una sudadera naranja.

"Las veces en las que algo está especificado en el guión, al menos en lo que respecta a cosas contemporáneas, pueden existir millones de variaciones distintas de la pieza especificada. Lo único que [Kaufman] escribió fue que debía ser una sudadera naranja que encajase con su nuevo color de pelo", explica Toth al digital Entertainment Weekly. "Así que entonces, la segunda pregunta era, ¿qué clase de sudadera naranja tenía que ser?".

Toth ha revelado ahora, trece años después del estreno, que eligieron una sudadera robusta: más Carhartt que American Apparel, "casi industrial o la que un trabajador de la construcción podría utilizar". La idea era que la pieza fuera tan rígida y con tanto cuerpo que de alguna forma tuviera vida propia.

"La que elegimos para Clem era super rígida. Casi como una sudadera industrial o de seguridad. Podía sostenerse firme por si misma. Tenía vida propia. Acaparó mucha parte del encuadre en la cámara. Estaba bien para ese momento, porque queríamos que se viese que estaba vistiendo algo que complementaba su pelo. La sudadera sacaba la cara por su pelo. No desaparecía en su cuerpo; tenía su propia fuerza", explica.

A la vez, tenía que quedar natural. "Kate quería hacerlo real y que esta chica fuese creíble. Clem hace algunas cosas locas, es un poco bala perdida, así que quería hacer algunas elecciones excéntricas. Para mí es primordial que la labor del diseño de vestuario sea invisible. No quiero que parezca que hay alguien eligiendo todas estas prendas. Quiero que parezca que Clementine va a comprarlas", agrega Toth, quien también ha participado, entre muchas otras películas, en el diseño del vestuario del filme Manchester by the sea (2017), de Kenneth Lonnergan.

Además de un efecto estético, la sudadera también tenía un sentido práctico: los actores durante el rodaje de la película tuvieron que soportar temperaturas extremadamente bajas. Así que la sudadera, hecha de 17 capas, "mantenía caliente a la pobre Kate", ha explicado Thor.

Recientemente los cines Alamo Drafthouse programaron un pase especial de la película para conmemorar el quince anirversario de la productora Focus Features y sí, adivinad cómo era el patio de butacas y qué prenda regalaron a sus asistentes.

Ojalá estar así ahora mismo.

Imagen vía Heather Kennedy

share