PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Culture

'Pico Tres', una fantasía lésbica para redefinir la masculinidad de Pimp Flaco

H

 

El nuevo videoclip de Pimp Flaco es el mejor que el rapero ha liberado hasta la fecha, pero no es para todos los públicos

víctor parkas

05 Julio 2017 18:19

Cuando entra el fraseo “una lesbiana con un maricón” en Pico Tres, entiendes, perfectamente, que ese dildo de cristal acabará en la boca de la protagonista del videoclip. Se lo introduce una chica rubia, mientras otra, de cabello moreno, le acaricia la pierna. Las dos llevan pintura tapándoles los pezones porque, claro, todo esto está ocurriendo en un vídeo de YouTube.

Así es como se desata la locura filo-lésbica de Pico Tres, el último visual de Pimp Flaco. La canción, que a principios de este mes se colocó a la cabeza en el chart español, volvía a explotar la fórmula que tan bien le funcionó en Chemtrails: el abuso indiscriminado de la rima consonante, la conjunción de lo macarra y lo naïf, y las frases discutibles de herencia punk –“un chino follando, amarillo chillón” sería el nuevo “zumo de naranja en las tetas de la negra”.

La letra, sin embargo, ha conseguido quizás no resignificarse, pero sí vaciarse de contenido, un logro para nada menor, al pasar ésta a un formato videoclip.

Para el vídeo de Pico Tres, Pimp Flaco se rodea de actrices X como Sandra G. o Sophie Evans, en una bacanal donde él nunca participa –tiene que contentarse con ponerle crema solar a Apolonia Lapiedra, traerle el desayuno, abanicarla mientras le comen el coño. La fantasía lésbica, orgiástica hacia el final del vídeo, es de una elegancia inusitada para los cánones urban –en el otro espectro, estarían los primeros planos de strap ons en Sexual Eruption de Snoop Dogg.

Desde El Banquero de Dios, de Kinder Malo, la calidad tanto de sus vídeos como de los de Pimp Flanco –ambos, forman el sello Dora Black– subió varias escalas. Aquel vídeo, como éste, está dirigido por el colectivo Réalité. A la producción, y al coaching de actrices, está Ramón Lapiedra, director y actor porno alicantino.

Aunque el vídeo probablemente nazca para satisfacer una fantasía masculina, de índole voyeurista, termina convertido en una puesta al día del concepto 'amazonas'. La diversidad sexual que, con Pop Ur Pussy, parece haber llegado para quedarse en el urban español, no es ni de lejos lo más chocante de Pico Tres: su mayor hallazgo es, en realidad, cómo doma y cuestiona el concepto de masculinidad que hasta ahora ofrecía un cantante como Pimp Flaco.

share