PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Culture

La poética carta de Patti Smith a Sam Shepard es insoportablemente bella

H

 

“Le gustaba aceptar papeles que lo llevasen a sitios a los que no quería ir, pero en los que terminaba empapándose de la extrañeza del lugar”

PlayGround

02 Agosto 2017 20:06

“Él me podía llamar tarde, por la noche, desde un punto perdido, un pueblo fantasma de Texas, un área de servicio de Pittsburgh, o de Santa Fe, donde habría detenido su coche en el desierto, para escuchar a los coyotes aullar”.

Así empezaba la poética carta con la que Patti Smith se despide, desde The New Yorker, de su amigo Sam Shepard, fallecido el lunes. El actor que, tras una fértil carrera como intérprete y dramaturgo nos dejaba a los 73 años, mantuvo una relación de lo más peculiar con la musa proto-punk.

Su primera colaboración, Cowboy Mouth, tuvo lugar a principios de los setenta, cuando Shepard decidió experimentar con música en sus obras de teatro. A partir de ahí, se forjó una amistad que duraría décadas, y de cuya celebración nos quedan delicias como esta versión de Smells Like Teen Spirit de Nirvana, donde Smith canta y Shepard toca el banjo.

“Le gustaba aceptar papeles que lo llevasen a sitios a los que no quería ir, pero en los que terminaba empapándose de la extrañeza del lugar”, escribe Smith en la carta, titulada My Buddy (Mi Colega). En su texto, Smith también cifra las pasiones literarias compartidas con el actor: Rudy Wurlitzer, Vladimir Nabokov o Bruno Schulz eran algunas de ellas.

EN PRODUCCIÓN

share