Cultura

Para el director Oliver Stone, los rusos “nunca han vivido mejor” que con Putin

Las entrevistas que Stone está dando para promocionar 'The Putin Interviews' están siendo tan controvertidas como el propio documental

Las ideas políticas de Oliver Stone llevan claras, más o menos, desde 1994, cuando presentó la película Asesinos Natos en el Festival de Venecia. Allí, mantuvo una discusión pública con el escritor Mario Vargas Llosa, que formaba parte del jurado del festival, y al que Stone llamó “imbécil de derechas” por “dividir al jurado” para no premiar a su película.

Aquí, por muy imbécil que os parezca Vargas Llosa, la palabra clave es “de derechas”.

Porque Stone es muy de izquierdas; rojo como una regadera. Nunca se lo ha callado, y algunos títulos de su filmografía hablan por sí solos. ¿Ejemplo claro? Comandante: en este documental, Stone construyó un retrato de Fidel Castro complaciente, sí, pero no por ello menos fascinante —la conversación en la que Castro y él hablan sobre viagra sigue siendo top.

Con un espíritu parecido al de aquel proyecto, ahora Stone nos trae The Putin Interviews, un ambicioso documental del que ya os hablamos días atrás. A lo largo de sus cuatro horas de duración, el cineasta intenta desentrañar, mediante diversas entrevistas, la figura del primer ministro ruso Vladimir Putin.

Con las primeras críticas negativas de The Putin Interviews asomando aquí y allá, Stone lamenta en The Guardian que “a veces, se juzgue más a la persona que ha dirigido la película que al contenido de ésta. En ese sentido”, agarraos, “me siento como se siente un hombre negro”.

En esa misma entrevista, Oliver Stone dice no haber querido hacer preguntas desafiantes a Putin porque “ése no es su trabajo”. Y tiene razón: en The Putin Interviews no está entrevistando al primer ministro ruso en calidad de terrorista: lo está haciendo en calidad de fan.

“Los rusos tienen libertad de culto y pueden hacer lo que quieran”, dice el cineasta, la misma semana en que Putin detiene a más de 1.2000 manifestantes en su contra.“Ellos nunca han vivido mejor, pero claro, desde América se nos habla de lo miserable que son sus vidas, en gulags, amedrentados por un monstruo”. Uno que juega al hockey sobre hielo, cabe añadir.

A lo largo de la entrevista se pueden localizar más perlas, como cuando Stone define el mandato del ex-primer ministro ruso Boris Yeltsin como una especie de “capitalismo chalado y alcoholismo; una orgía a lo Dostoyevsky”.

Acusado de querer humanizar con el documental a una figura tan controvertida como la de Putin, Oliver Stone incide en que todos sus trabajos “son examinados con la misma lupa” y que, como artista, “eso es odioso y te limita”. 

Sea como sea, al director americano siempre le quedará Moscow: en el escritorio del presidente ruso, tal y como desvela The Putin Interviews, descansa una copia del libro de Stone The Untold History of the United States. “Podrías haber sido una estrella de cine”, le dirá Oliver en la cinta.

En sus ojos, la frase sigue. Con un “nunca es tarde”.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar