PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Culture

Morrissey carga contra todos en unas polémicas declaraciones tras el atentado de Manchester

H

 

“El alcalde de Manchester ha dicho que el responsable es un ‘extremista’. ¿Un qué extremista? ¿Un conejo extremista?”

PlayGround

24 Mayo 2017 11:28

“En la Gran Bretaña moderna, a todo el mundo parece darle miedo decir en público lo que dice en privado”. Así se expresaba Morrissey en un comunicado de Facebook realizado no tras el ataque al Manchester Arena el pasado lunes, durante un concierto de Ariana Grande, sino inmediatamente después de que los políticos británicos se posicionaran ante esta masacre —22 muertos y 59 heridos.

El exlíder de los Smiths, natural de Manchester, aseguraba que “los políticos nos dicen que no tienen miedo, cuando ellos jamás son las víctimas. Es muy fácil ser valiente cuando se está protegido del fuego enemigo”. El cantante también criticó duramente al alcalde de Manchester: “Andy Burnham ha dicho que el responsable es un ‘extremista’. ¿Un qué extremista? ¿Un conejo extremista?”.

Sobre Theresa May, Morrissey declara que “vive en una burbuja a prueba de balas y no ha de verse hoy en una morge de Manchester, identificando cadáveres de menores”. Añade: “su ‘no podrán con nosotros’ significa que no podrán ni con ella ni con sus políticas de inmigración. Pero con los jóvenes de Manchester ya han podido”.

“Gracias de todos modos, Theresa”.

Morrissey también cargaba contra el alcalde de Londres, Sadiq Khan, por no haber condenado a Estado Islámico después de que el grupo terrorista se atribuyese la autoría del atentado. Oh, y también le dedicó algunas líneas a la Reina de Inglaterra y a cómo ésta ha recibido “alabanzas absurdas por sus ‘duras palabras’ contra el ataque, a la vez que no ha querido cancelar su picnic de hoy en el Buckingham Palace”.

Aunque la hipocresía de la clase dirigente británica es, como siempre ha sido, absolutamente palmaria, el lugar del que nacen las declaraciones de Morrissey es igualmente turbador: el sustrato racista y xenófobo de éstas, con las que intenta demonizar a la población migrante en Reino Unido, es diáfano cuando, por ejemplo, afea a May que no endurezca sus políticas de inmigración o cuando ridiculiza a Burnham por uno utilizar el término “islámico”.

Un comunicado que debería ser The Queen Is Dead acaba siendo, lamentablemente, Bigmouth strikes again.

share