Cultura

Este tipo con una pancarta de McLovin fue incapaz de ver que tenía al McLovin real al lado

Durante el Electric Forest, el actor Chris Mintz-Plasse se acercó a un tipo con una pancarta de McLovin, su personaje en Superbad. Pero cuando se acercó a saludarle, éste no le reconoció

Ponte en situación: estás en el Electric Forest, un festival de música electrónica que tiene lugar en los bosques de Michigan; algo así como una rave en versión Disney. Has decidido ir, nada te frena, con una pancarta que recrea el permiso de conducir de McLovin, el personaje que interpretó Chris Mintz-Plasse en Superbad (Supersalidosen España y Súper coolen Hispanoamérica ).

No es cómodo, pero nadie dijo que un festival de música electrónica en los bosques de Michigan iba a ser cómodo.

Ponte, de nuevo, en situación: estás en el Electric Forest, un festival de música electrónica que tiene lugar en los bosques de Michigan; algo así como una rave en versión Disney. Te llamas Chris Mintz-Plasse y, allí al fondo, ves a un tipo con una pancarta que recrea el permiso de conducir de McLovin, el personaje que interpretaste en Superbad.

Decides acercarte a él. Dentro vídeo.

Aunque, a primera vista, el fan no reconoce al actor –cuyo físico es muy diferente al de su caracterización en Superbad–, cuando lo hace, no puede reaccionar de otro modo que abrazándole. Es McLovin hecho carne, ¿cómo iba a reaccionar si no?

Aunque el drama en Superbad se cargue sobre las espaldas de Michael Cera y Jonah Hill, el personaje de Chris Mintz-Plasse, aun y con un peso menor en la trama, ha conseguido convertirse en la imagen más reconocible de la cinta de Greg Mottola. De este modo, no es extraño que su permiso de conducir falso, motor de algunas de las escenas más divertidas de Superbad, sirva como tótem reivindicativo para los fans de la película.

O, este episodio es una muestra, como objeto místico para invocar al McLovin real.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar