PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Culture

Martin Scorsese dice que el cine “ha muerto”. Y Ridley Scott le da la razón

H

 

“El cine, como experiencia común, siempre existirá; pero, ¿qué clase de experiencia será ésa?”

PlayGround

23 Febrero 2017 13:41

En una entrevista concedida el pasado mes, Scorsese declaró que las películas ya no son lo que eran. “El cine ha muerto”, decía. “El cine con el que crecí y el que realicé como director, ha muerto. Como experiencia común, el cine siempre existirá; pero, ¿qué clase de experiencia será ésa? Sueno como un viejo, pero es que es lo que soy”.

Martin Scorsese lamenta la “proliferación de imágenes” en dispositivos y pantallas de todo tipo, ya que esto, dice, ha provocado que el público joven le reste importancia a la experiencia cinematográfica. Además, Scorsese nota que hay un “uso excesivo de técnicas superficiales”, refiriéndose a los efectos especiales hechos por ordenador que inundan los blockbusters; una opinión no muy distinta a la que tiene Ridley Scott: “El cine actual es bastante malo”, declaró la semana pasada el director de Alien.

“Los estudios hacen creer a los espectadores que son libres, pero realmente nos lo ponen muy difícil a algunos creadores para que nuestras películas sean exhibidas, o incluso realizadas”, continúa Scorsese, en referencia a la obsesión por explotar franquicias que comparten la mayoría de productoras. “Son capaces, si quieren, de arruinar tu reputación”.

A Scott, por su parte, le perturba especialmente la floración de cine superheroico que invade nuestras carteleras. Sabiendo que muchas de sus películas, como Blade Runner, tienen influencia directa del mundo del cómic, el realizador se defendía aduciendo que ésta, por lo menos, “cuenta con una jodida buena historia” —algo que, considera, no tiene dicho cine de superhéroes. Scott, al que le han ofrecido en varias ocasiones dirigir películas de este tipo, siempre ha dicho que no a proyectos como Los Vengadores o Batman.

El malestar de estos dos directores con el cine actual no tiene que ver con sus creadores —Scorsese ha demostrado sobradamente admiración por figuras como Wes Anderson, Richard Linklater o Paul Thomas Anderson—, sino con los estudios que están detrás y que sólo quieren dar luz verde a blockbusters, en lugar de apostar por historias originales y apasionantes.

Quizás por eso, el siguiente proyecto de Scorsese, The Irishman, ha terminado siendo producido por Netflix. La película, que supondrá la reunión entre el director y su actor fetiche Robert de Niro, significa también la vuelta de Scorsese al género que le hizo famoso: las películas de gángsters y de crimen organizado. Completarán el reparto de The Irishman Al Pacino, Joe Pecsi y Harvey Keitel.

share