PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Culture

Kristen Stewart (sí, la actriz) publica un ensayo sobre Inteligencia Artificial

H

 

Los nerds están revolucionados

J.C.S.

20 Enero 2017 18:10

Quienes conocen bien la trayectoria de Kristen Stewart, saben que es mucho más que la protagoniza de Crepúsculo. Gracias a trabajos como su colaboración con Woody Allen, se ha ganado un hueco en Hollywood más prestigioso que el de sus compañeros Robert Pattinson o Taylor Lautner.

Sin embargo, no solo es una actriz reputada, también es una entusiasta de las nuevas tecnologías. Junto a dos compañeros, Stewart ha publicado un estudio en la Universidad de Cornell sobre los usos en el arte de la Inteligencia Artificial.

En concreto, el documento versa sobre una técnica denominada style transfer (transferencia de estilo), que Stewart ha utilizado durante el rodaje del corto Come Swim, en el que ha debutado como directora.

La técnica utiliza el aprendizaje automático para mezclar una imagen con un estilo pictórico determinado. Básicamente, funciona como en la siguiente imagen:

El style transfer ya se ha analizado bastante, e incluso existen apps como Prisma que recogen la idea. Sin embargo, es la primera vez que se aplica de esta forma en el cine, por lo cual han tenido que explorar sus características para utilizarla en Come Swim.

El equipo trató de ajustar el algoritmo para transferir emociones concretas a la pintura, ya que “evoca en sí misma los pensamientos que un individuo tiene en los primeros momentos de vigilia (cuando se desvanece entre los sueños y la realidad)”. Para conseguir transmitir estas ideas, aplicaron la técnica en las escenas introductorias y finales del corto.

Al final, tuvieron que hacer algunos retoques de posproducción ya que tenían que moldear los resultados obtenidos. Aun así, el estilo de las escenas se basó, básicamente, en los logaritmos de la Inteligencia Artificial.

El documento es de solo tres páginas, pero sirve como una interesante introducción sobre cómo la IA puede ser utilizada por el cine.

[Vía TechCrunch]

share