Cultura

Después de 25 años, habla el creador de la polémica sitcom sobre Hitler

La serie se canceló inmediatamente después del primer piloto

Hitler con acento neoyorkino saluda a su mujer al grito de “ Heil, honey, I’m home". Sus vecinos, los Goldensteins, un matrimonio judío, se apunta a su cena. Así empieza el piloto de una serie sobre Hitler que se emitió por primera vez en 1990 y que, por razones tal vez obvias, nunca llegó pasar de ese primer episodio. Inmediatamente después, se canceló. El director intentaba parodiar las típicas sitcoms americanas de los años 50, solo que con el Führer como protagonista.

El resultado no convenció ni a sus propios creadores. Aunque muy pocos lo vieron en su momento en el canal Galaxy, YouTube le ha dado más recorrido al piloto que a estas alturas ya acumula más de 600.000 visitas.

Después de bastantes años, Geoff Atkinson, el creador de la serie, ha explicado al Weekly Entertainment que con aquel piloto buscaba “reírse de los malvados” y a la vez explorar con este género prototípico de la comedia americana.

“El show fue grabado recreando las sitcom de los años 50. Tuvimos que simular la comedia americana de forma brillante, o sea, ser americanos pero sin serlo”.

“Si tienes un monstruo [como Hitler] y todo el mundo te dice que no puedes burlarte de él, aún lo estamos haciendo más monstruo. Eso es lo que buscan los fascistas, meter miedo a la gente, cuando lo que deberíamos hacer en realidad es destruirlos más y desacreditarlos”, ha explicado al Weekly Entertainment.

Atkinson ha explicado en la entrevista que sabor que quedó de todo aquello fue algo amargo: ni al propio creador le gustó el resultado final. Después de 25, años “cambiaría muchas cosas”, ha asegurado.

Para empezar, Atkinson cree que ahora le habría aportado algo más de drama a la historia de los Goldensteins (el matrimonio judío) y quizás habría rebajado partes de la comedia especialmente absurdas.

“Las partes más tontas hicieron la serie tonta. No era inteligente, no era sutil, era simplemente absurda. Nosotros queríamos hacer una sátira”.

Estas mismas discrepancias e insatisfacción general, dentro del mismo equipo, hizo que la serie se cancelara inmediatamente después de la emisión del piloto.  

“Yo quería hacer una serie que hiciera cuestionarse cosas a la gente, pero que al mismo tiempo disfrutara, que primero estuvieran horrorizados, pero que luego fueran capaces de reírse. Nunca llegamos a ese punto. Cuando la gente se dio cuenta de que podía reírse de eso, paramos de hacerlo (...) Tal vez si hubiéramos tenido más tiempo de escribir, podríamos haber mirado más las cosas”, asegura el creador.

Aún así, no se arrepiente: "Fue como un hijo mal criado que luego te persigue y tienes que acarrerar con él. Pero no me arrepiento, hubiera sido peor hacer una serie sobre un matrimonio que no tiene nada que decir".

[ vía Weekly Entertaintment]

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar