Cultura

'For Honor': el sangriento videojuego que podría llevar los eSports al público masivo

'For Honor' ha llegado para cambiar el concepto de eSports

Flechas en llamas sobrevuelan una ciudad feudal. En el exterior de la muralla, miles de personas combaten con hachas, katanas y espadas largas. Tres colores distintos salen a la luz, luchando desordenados en un caos bélico. Tres facciones defienden sus intereses: caballeros, vikingos y samuráis.

No tiene sentido hablar de rigor histórico. Estamos en For Honor y aquí lo que importa es el espectáculo.

El último RPG medieval que ha llegado con fuerza al mercado no se parece en nada a lo visto hasta el momento. No se trata de hacer evolucionar a un personaje a través de viajes y misiones que cumplir, sino de ser el mejor en batallas en las que controlas a distintos perfiles de personajes.

Al igual que League of Legends, Rainbow Six Siege u Overwatch, For Honor funciona como un eSport. Pero tiene poco que ver con los eSports que triunfan en la actualidad.

Los juegos más populares del sector son los denominados Multiplayer online battle arena (MOBA), como DOTA2 o LoL, en los que dos equipos compiten en un mapa simétrico a través de acciones estratégicas. También tienen una gran fama los shooters como Call of Duty, en los que controlas a soldados o criminales en entornos bélicos fantásticos. Y luego están los deportivos y de lucha, como FIFA o Tekken, que aplican las mismas fórmulas de siempre a una competición de escala global.

Pero For Honor no sigue ninguna de estas fórmulas, sino que abre un nuevo camino que puede marcar un antes y un después en el género. Gracias a la espectacularidad que imprime en cada uno de sus combates, funciona a la perfección como película de acción medieval.

¿EL PRIMER PASO HACIA UN ESPECTÁCULO DE MASAS?

En los últimos años, los eSports se han convertido en una de las industrias más potentes del entretenimiento.

Marcas, empresas y equipos de fútbol compran equipos de LoL o Call of Duty para que compitan en su nombre. Se crean medios de comunicación temáticos como Movistar eSports o Gaming eSports. Los estadios se llenan con más de 40.000 espectadores para ver las grandes finales. E incluso se crean reality shows basados en estos videojuegos.

Aun así, en su empeño por convertirse en un nuevo fenómeno de masas, se están encontrando con un gran problema: no llegan al público generalista.

Pese a que sus números no tienen nada que envidiar a algunos de los deportes más populares del globo, prácticamente todos los aficionados de las competiciones de eSports son jugadores. Viendo otras partidas, buscan mejorar sus estrategias y sentirse parte de la gran comunidad del videojuego. Pero prácticamente no hay nadie que sea un mero espectador que disfrute del espectáculo.

En líneas generales, la experiencia inmersiva de los jugadores se pierde al ver una de estas competiciones. Se suelen ver de manera analítica, pero no existen recursos visuales que atraigan a los espectadores a verlos como un medio alternativo de entretenimiento.

Básicamente, en la mayoría de eSports no existe un verdadero espectáculo. O, como mínimo, no de una manera intencionada. Se nota que han llegado a ser fenómenos de masas de manera improvisada. Que simplemente fueron pensados para ser jugados.

Pero For Honor, si bien sigue arrastrando muchos de los problemas de los eSports tradicionales, plantea escenas dignas de ser admiradas como una película. Escenas revestidas en un ambiente que ya llama de por sí la atención, inteligibles desde todos los ángulos y que pueden ser vitoreadas en un estadio, ya que cada equipo cuenta con símbolos dignos del fútbol o el baloncesto.

Poco a poco, con este título y otros como Overwatch –que ya planteaba una estética muy visual– o el que posiblemente lancen sobre Final Fantasy, los eGames parecen abrirse  hacia una alternativa más popular. 

Por supuesto, existen muchas dudas sobre si este es el camino que se debe tomar. Actualmente, las competiciones sirven para fidelizar a una audiencia que gastarán todo lo que haga falta por llegar al nivel de sus ídolos. Pero, si los eSports quieren seguir creciendo, el próximo paso es salir de su zona de confort.

Y, en este sentido, For Honor podría haber puesto la primera piedra de las muchas que están por llegar.

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar