Cultura

El programa cultural de esta aspirante a gobernar España es tan absurdo que parece un fake

Susana Díaz ha presentado un programa ¿cultural? que es una gran broma

A ver. Vayamos por partes. Todo esto de Susana Díaz y su programa cultural (con el que pretende convencer a los votantes del PSOE para alzarse ganadora en las primarias del domingo) parece una broma. Un fake. Un sinsentido. Un disparate. Una cutrez digna de, en fin, eso sí, la Marca España de la que tanto alardea la candidata en ese panfleto infumable. Ella prefiere llamarlo Programa Cultural y no se siente mal por eso.

El concejal del Ayuntamiento de Madrid Guillermo Zapata compartió esta semana a través de su Twitter algunas capturas de pantalla del documento en cuestión que, ahora, circula como la pólvora a través de las redes sociales. Y cómo no lo van a compartir, Susana, si parecen un par de folios sueltos de algún trabajo mediocre de un estudiante de la ESO.

                            - Venga, piensa algún plan para la cultura, Ricardo. Imagina que tuvieras que hacer un programa de cultura de tu hipotético país   (le dicen, yo qué sé, a un chaval imberbe)

   - Ok. Ya pensaré algo, profe.

Y el tipo, que es Susana, hace lo primero que se le pasa por la cabeza. Lo primero que se le pasa por la maldita cabeza. Empezando por esta primera frase magistral que sigue al título “ Cultura y desarrollo económico”:

La cultura determina la sociedad y la civilización y nos hace más libres y más felices”. Gracias por el aporte, Susana. Empezamos bien. Adelante. Seguimos porque lo que sigue ahora es muchísimo peor.

Susana sostiene que las cosas ni tan mal: que “la economía mundial sigue creciendo”, “se siguen creando clases medias” y “el número de turistas aumenta y cada vez gastan más”. Todo así: en términos vagos, imprecisos, como a quien le da palo buscar datos, fuentes o rebuscar entre la bibliografía.

Ya que empezaba por ahí, al menos se podría haber puesto en serio. Pero no.

Escribiendo esto, Susana piensa: “Ahh, claro, turismo. Voy a centrar todo mi plan de cultura en el turismo”. Y eso hace. Durante los párrafos que ocupan el grueso principal del programa, Susana vincula sin remordimientos cultura>turismo>desarrollo económico. Como si estos tres elementos fueran lo mismo. Como si el turismo, como tal, estuviera necesariamente relacionado con la cultura. Como si la cultura tuviera que ser siempre rentable. En ningún momento del epígrage desvincula cultura de desarrollo económico.

“La mayor creación de clases medias se está produciendo en Asia. Asia tiene excelentes playas por lo que los turistas asiáticos que vienen a España y a Europa buscan cultura”. Si existe un parrafito memorable, sin lugar a dudas este.

Analicémoslo: Asia tiene excelentes playas, por lo que los turistas asiáticos (una gran masa uniforme de Gente Asiática, sin distinción, qué más da, si son lo mismo) buscan cultura en España. La buscan porque, según Susana, ellos no tienen. Pero tienen playas.

Hay que centrarse en eso, pues: “España dispone del tercer mayor patrimonio cultural del mundo, según la UNESCO, y el potencial del turismo cultural es enorme. El turismo de paisaje y de aventura también tiene un gran potencial en España. Este es uno de los grandes nichos de empleo para reducir la tasa de paro y frenar la despoblación de las zonas rurales”.

Así, lo que se desprende de las palabras de Susana es que todo irá bien si los españoles nos enfocamos en satisfacer las necesidades del turista para “hacer más atractiva la Marca España” Esto de la Marca España es, además, un invento del PP. Y, luego, agrega: “Para que elijan España antes que otros destinos”. Y olé. 

- Bien, ya estoy acabando casi una página. ¡A ver qué pongo en la segunda!

(piensa, animadete, el estudiante imberbe)

Y en la segunda parte, pues le pilla el toro. Y claro, Susana explica a grandísimos rasgos que quiere desarrollar un Estatuto del Creador, una Ley de Mecenazgo o bajar el IVA del cine. Y poco más. Ni rastro de la situación del sector editorial en España, ninguna referencia a los teatros, la danza, las artes plásticas, los museos, la música, desafíos culturales en la era digital… Nada.

Como colofón final, Susana deja algunas ideas por ahí, en el aire: en Latinoamérica hay muchas personas y las tecnologías, claro, pues tienen su aquél. “América Latina y Estados Unidos donde hay más de de 500 millones de hispanohablantes son una gran oportunidad para nuestro sector cultural” y “Las nuevas tecnologías son una gran oportunidad para nuestro sector, aunque también suponen riesgos”. Ahí es nada. Gracias, Susana.

Susana Diaz era, para algunos, la favorita, la destinada a ser la 'salvación' del maltrecho y debilitado partido socialista cuando se paseaba por los platós diciendo lo que se le antojaba y vestida de flamenca por la feria de Abril. Muchos creerían que arrasaría al llegar a Madrid desde la Junta de Andalucia. Pero lo cierto es que en estos últimos meses de carrera hacia las primarias su imagen se ha ido debilitando cada vez más en las que rivaliza con Pedro Sánchez (el preferido, según las encuestas) y Patxi Lopez. Algunos medios de corte conservadora le han dedicado halagos en sus cabeceras, lo que le ha hecho estar casi más cerca de agradar a los votantes del PP... que a los suyos propios.

Y, la verdad, es que se lo está ganando a pulso:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar