PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Culture

Unos estudiantes dejan una piña en un museo y todos piensan que es arte moderno

H

 

Dejaron la piña en una exposición para ver cuánto tardaban en retirarla, pero, al volver, se encontraron con un sorpresa

E.M.C.

09 Mayo 2017 14:47



Ruiari Gray es un estudiante de la Universidad Robert Gordon, en Escocia. Hace poco, por cosas de le vida, se encontró en una exposición de su escuela con una piña entre manos (ya, ya sé que suena raro, luego explicaremos el porqué), así que él y sus amigos decidieron hacer un pequeño experimento: colocar la piña en la galería para ver si la gente la confundía con arte. Y funcionó mucho mejor de lo que hubiesen podido imaginar:

Cuando Gray volvió a la exposición cuatro días después, no solo es que no hubieran retirado la piña del lugar, sino que la habían protegido con una caja de cristal. "Volví y me encontré que habían puesto la piña en una caja de cristal. Es la cosa más divertida que me ha pasado en todo el año. El supervisor de mi tesis lo vio y le preguntó a un profesor de arte si era real porque no podía creerlo", dijo a The Daily Mail.


"La semana pasada dejamos una piña junto a una exhibición de arte y cuando vinimos hoy comprobamos que lo habían colocado en una urna de cristal. Increíble".


Según explicó Lloyd Jack, un amigo de Gray, el motivo original por el que el grupo tenía aquella piña era muy diferente. "Bueno, en principio mi amigo Ruairi Gray la compró como una broma para uno de nuestros amigos que es alérgico a las piñas, pero después de que el colega no pensara que la broma era graciosa en absoluto, no teníamos ni idea de qué hacer con ella. Así que mientras paseábamos por la exposición pensamos que ver cuándo tardaría alguien en retirarla si la dejábamos allí, y lo siguiente que sabemos es que lo han metido en una caja de cristal. No podríamos creerlo.

No está nada claro quién fue el iluminado que vio la piña y, llamado por su deber de preservar el arte de las manazas de quienes no saben apreciarlo, decidió protegerla con una urna de vidrio, pero por lo que comentó el conservador de la exposición, ese cristal pesa mucho, así que tuvo que ponerle bastante empeño.

Ruairi, que está estudiando el último año de la carrera tecnología de la información empresarial dijo de broma que "el arte no es algo que nunca haya considerado, pero estoy esperando un título honorífico ahora mismo". Y añadió, "si alguien quiere comprar la obra maestra, acepto ofertas".


share