Cultura

Mandan a un adolescente al desierto porque no podía dejar de jugar al 'Counter Strike'

Josh pasó 2 meses en el desierto tratando de recuperarse de su adicción

El programa de televisión 20/20, de la cadena ABC, ha dedicado su última emisión a tratar las adicciones tecnológicas. En el programa han aparecido casos como una adolescente obsesionada con su Smartphone, un hombre adicto a la consola y un joven que no separa la vista de Minecraft.

De entre todos ellos, un caso ha llamado en especial la atención. Josh, un chico de 14 años de Michigan (EEUU), ha sido enviado al desierto durante dos meses para superar su adicción a los videojuegos. Concretamente, el joven estaba obsesionado con Counter Strike: Global Offensive, uno de los eSports de temática shooter más jugados de todo el mundo.

Vía G2A

Según sus padres, Josh podía pasar más de 12 horas al día jugando a CS:GO. En total, estaba una media de 60 horas semanales enganchado al ordenador. “Cuando le confiscamos el ordenador, tuvimos muchos problemas con su comportamiento”, relata su madre, que reconoce haber llegado a sentir miedo de su propio hijo.

Después de varios intentos fallidos de desengancharle, decidieron utilizar con él una terapia de choque para acabar de raíz con el problema: le enviaron al desierto de Salt Lake City durante dos meses. En mitad de la noche, fue arrastrado por la fuerza hasta el avión que le llevaría a la ciudad de Utah.

Durante 60 días, Josh tuvo que acampar en las llanuras secas de la región, donde estaba alejado de todo tipo de tecnología mientras se le enseñaba disciplina y trabajo duro. Si quería comer, tenía que ganarse su comida, y ninguna insolencia le era permitida.

Vía ABC

A través de dos resonancias magnéticas cerebrales, una antes y otra después del tratamiento, en el programa demuestran que su estado mental ha mejorado. Los médicos que le han tratado intentan demostrar que “jugar excesivamente cambia la actividad cerebral”. Partiendo del caso de Josh, planean realizar análisis para probar su hipótesis.

Sin embargo, el tratamiento no parece que haya funcionado tan bien como quieren asegurar. “Es estúpido, juego a videojuegos y tengo que ir a tratamiento por ello”  , dice Josh en el programa. Después de lo ocurrido, seguramente deje su adición al margen, pero probablemente lo haga más por miedo que por concienciación propia.

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar