PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Culture

El actor Tom Sizemore, acusado de abusar sexualmente de una actriz de 11 años

H

 

Sucedió en 2003, durante el rodaje de 'Born Killers'. Ahora la actriz estudia denunciar al actor

PlayGround

14 Noviembre 2017 16:25

Como una máquina de Golberg que con cada nuevo “outing” generase un nuevo impulso inevitable, una nueva reacción en cadena, el 'efecto Weinstein' sigue alcanzando a hombres de Hollywood. Kevin Spacey, James Toback, Ed Westwick, Steven Seagal, Dustin Hoffman, Lars Von Trier, Brett Ratner... a esa lista de acosadores o abusadores del mundo del cine se suma ahora el nombre de Tom Sizemore. Y en su caso, con agravante.

El actor estadounidense, a quien conocerás por sus papeles en Salvar al soldado Ryan, Black Hawk derribado, Heat o Días extraños, acaba de ser señalado por una vieja compañera de reparto. Una mujer joven que en el momento de los hechos era una niña de apenas 11 años. La edad no fue impedimiento para que Sizemore realizara tocamientos genitales y penetrara con su dedo a la pequeña, mientras filmaban una escena.

Al ponerse el traje de baño, la niña se sintió incómoda. Le dijo a su madre que el contacto del bañador le hacía sentir como lo que había pasado el día anterior, cuando aquel hombre había puesto su dedo dentro de ella

Catrine McGregor, agente de casting en Born Killers

La presunta agresión se produjo en 2003, durante el rodaje de Born Killers. En el filme, Sizemore encarnaba al padre de la niña. En una escena, ella debía sentarse en el regazo de papá. Él, supuestamente, aprovechó ese momento para deslizar su mano por debajo del camisón de ella e introducir su dedo en la vagina de la actriz.

Aquel día, nadie se dio cuenta de nada. O el que notó algo raro no supo interpretar lo que pasaba. La información empezó a circular un día después entre el equipo de rodaje.

La actriz había aprovechado unas horas muertas para ir a nadar con su madre. Cuando se puso el traje de baño, se sintió incomoda. “Fue la sensación de ponerse el bañador”, rememora Catrine McGregor, la agente de casting que había elegido a la niña para aquel papel. “Le dijo a su madre que aquello le recordaba a lo que había pasado el día anterior, de una manera molesta; que el contacto del bañador le hacía sentir como lo que había pasado cuando aquel hombre había puesto su dedo dentro de ella”.

Los padres hablaron con la niña para intentar entender lo que había pasado. Luego hablaron con la policía. Al final decidieron no presentar cargos por miedo a que aquel episodio acabara con la carrera de su hija. “La niña era tan joven que no tenía claro, ni tampoco los padres, qué había pasado en realidad y si había sido intencionado o no”, explica Cassidy Lunnen, mánager de producción en aquella película.

Los responsables del filme resolvieron el incidente con la expulsión temporal de Sizemore, que tuvo que abandonar el rodaje en Utah. Meses después, sin embargo, fue invitado a realizar nuevas tomas en Malibú.

“Nos tomamos las alegaciones extremadamente en serio y estábamos dispuestos a hacer lo que fuera, incluido echar a Tom. Pero nosotros no podíamos ser policía, juez y jurado”, explica el productor de aquella película, Gus Spoliansky, en declaraciones a The Hollywood Reporter. “Teníamos la responsabilidad fiduciaria de completar la película, así que, a falta de evidencias de lo que sucedió aquel día, decidimos volver a rodar con normalidad”.

Nos tomamos las alegaciones extremadamente en serio y estábamos dispuestos a hacer lo que fuera, incluido echar a Tom. Pero nosotros no podíamos ser policía, juez y jurado

Gus Spoliansky, productor de Born Killers

Sizemore siempre negó los hechos, pero al menos doce personas consultadas por THR, entre actores y profesionales participantes en aquel filme, dan por buena la versión de la niña. Todos creen que hubo abuso.

“Todos pensamos, 'Ese jodido depravado'. Nunca tuvimos ninguna duda. Sizemore era un tipo que ya tenía una fama por hacer comentarios inapropiados, estar borracho, o ir drogado”, recuerda Roi Maufas, asistente de producción.

Borracho, drogado, o pegando a sus mujeres. Por aquella época Sizemore ya andaba metido en problemas con la justifica por consumo de estupefacientes y violencia doméstica. De hecho, justo al acabar de rodar Born Killers, el actor fue condenado a pasar año y medio en la cárcel por agredir y estalkear a Heidi Fleiss (sí, la proxeneta, la "Madam de Hollywood"), su expareja. Varias personas del equipo y el reparto de Born Killers reconocen que se sintieron felices y aliviados por ver que Tom iba a pasar un tiempo entre rejas, aunque fuera por otro motivo.

La supuesta víctima, que hoy tiene 26 años, ha hablado con THR bajo condición de anonimato (aunque es fácil saber quien es). La joven asegura que se ha puesto en contacto con un abogado para averiguar si aún podría emprender acciones legales contra Sizemore y contra sus propios padres.

Por su parte, el actor, a través de su agente Stephen Rice, declinó dar su versión sobre estas acusaciones. “Nuestra postura es 'sin comentarios'”.

share