Cultura

Ahora resulta que Ylenia no puede ser feminista porque ha hecho ‘slut-shaming’... como todas

El feminismo pop de esta ex concursante de Gandia Shore es lo que necesitamos más que nunca

Ylenia Padilla, ex concursante de Gandia Shore y Gran Hermano VIP, es la feminista que tanto necesitamos .

La redactora Beatriz Serrano de Buzzfeed lo ha explicado perfectamente en este artículo que reivindica el papel de Ylenia como personaje de la cultura popular dentro del movimiento feminista. Y era muy necesario hablar de esto, sí, porque buena parte del feminismo sigue instalado en un clasismo histórico que divide a las feministas entre buenas o malas, cultas y no tan cultas. Ese mismo feminismo de pedigrí que te retira el dichoso carné si decides operarte las tetas, enseñar el culo en tu Instagram o bailar twerk. O incluso si simplemente cambias de opinión. 

Pues bien: Ylenia, reconociéndose sin miedo como “feminista”, criticando al machista de Pablo Motos o compartiendo ‘quotes’ de Simone de Beauvoir, a sus más de 400.000 seguidores juega un papel esencial dentro del feminismo.

A raíz del artículo, Ylenia se ha reafirmado si cabe aún más y ha compartido esta serie de tuits geniales para enmarcar.

El artículo, sin embargo, ha generado algo de polémica entre los circuitos feministas. El portal Píkara, orientado a la divulgación de contenidos de género desde una perspectiva más crítica o teórica, lo compartió en sus redes y buena parte de sus lectoras no parecían del todo conformes. Para algunas y algunos, una mujer trabajadora, nacida en Benidorm, sin estudios universitarios y conocida a partir de un reality show no puede abanderar la lucha. Ni siquiera tomar partido. La academia de las legítimas feministas se alzan con potestad para decidir si una lo es o solo lo finge. El feminismo de barrio les resulta poco válido, poco convincente.

Ylenia feminista? Se os va un poquito la olla. Una mujer que le baila el agua al patriarcado, que se autocosifica, operada hasta las cejas, dependiente de los hombres, que no se ha leído un libro de feminismo jamás…”, comentaban algunas indignadas. Como si la cirugía estética, vestir como te da la gana o pasar de leer libros feministas te invalidara de por vida para entrar en el ansiado club. Aquí está toda la retahíla de comentarios ofendidos.

Pero, además, muchos otros comentarios iban encaminados en otra dirección más molesta e infinitamente más cínica: “Es que no habéis visto cómo trataba a sus compañeras de reality y a todas las mujeres en Gandia Shore. Las llamaba guarras y putas a todas horas”. Otro usuario recuperaba un vídeo en el que se ve cómo Ylenia ataca a una compañera del programa con un con insecticida para demostrar su “poca sororidad”. Muchos otros criticaban en Twitter que no podía ser feminista alguien que ha insultado y llamado “golfas” a sus compañeras hasta la saciedad.

Pues bien, sí, claro, Ylenia ha hecho todo eso y más. Ylenia ha hecho slut-shaming, término en inglés acuñado para culpabilizar y denigrar a las mujeres por su forma de vestir o por su comportamiento supuestamente lascivo. Vamos: llamar puta, zorra, golfa, a una mujer. Pero lo ha hecho Ylenia y lo hemos hecho todas las demás. La única diferencia es que Ylenia, que ahora tiene 29 años, tenía entonces 24 y todo lo que decía quedaba registrado en internet para la posteridad.

Qué poco nos gustaría recordar lo que dijimos de aquella chica del instituto. “Bueno, un poco fresca sí que es, ha tenido muchos novios”. O lo que pensábamos de aquella otra amiga, liberada y de sexo ocasional, pero que “ cualquier día iba a pillar una enfermedad o algo”. O lo que pensamos, una vez, de aquella anónima “ ¿Dónde va enseñando el culo?” o “¿ Dónde va con ese escote?”. O de esa otra: “ Yo no me pondría ese vestido si tuviera ese cuerpo y marcara tanto”. O cuando le dijimos a una amiga, en un intento de consolarla porque su novio se había ido con otra. “ No te ralles, la otra es una zorra”.

La asimilación del mensaje feminista requiere un proceso de revisión constante. Y es lo que en todos estos años ha hecho Ylenia desde que salió de Gandia Shore. Invalidar su acercamiento al feminismo por lo que hicimos en el pasado nos dejaría fuera de la ecuación a absolutamente todas. El machismo es estructural y todas estamos en el mismo saco, de lo que se trata es de ir desaprendiendo. La misma Ylenia ha compartido esto hoy.

Apropiarse de la palabra "puta" 

La voz de Ylenia, portadora de ese feminismo no académico y capaz de llegar a las masas, se erige como una especie de Amber Rose a la española. La cantante, modelo, quien fue ex novia de Kanye West, encabezó precisamente hace un par de años la Slut Walk, una marcha de mujeres por las calles de Los Ángeles para combatir el sexismo y reclamar la libertad sexual de las mujeres. Ya va por la tercera edición.

Rose empezó su carrera como stripper, antes de ser cantante y modelo, y en los últimos años ha abrazado el movimiento feminista participando activamente en él, denunciando machismo a través de sus redes, y en sus entrevistas. Ella misma se enfundó con un vestido estampado con todas las palabras posibles que comúnmente se usan para llamar a alguna mujer "puta" en la Slut Walk.

Además de esta campaña , Amber también utiliza sus redes sociales —con más de 8 millones de seguidores— para lanzar mensajes feministas o favor del colectivo LGBT sin renunciar a subir fotos sexys o desnudos. También ha publicado el manifiesto How To Be A Bad Bitch. Amber también reivindica la resignificación del uso de la palabra 'slut' o puta. Si el patriarcado se la asignado para denigrarnos, ella propone volver a tomar el control sobre ella. No se avergüenza de llamarse de ese modo a sí misma o al resto de las mujeres. Esto es lo que escribió en su cuenta de Instagram:

"La mayoría de la gente piensa que la definición de una puta es una mujer promiscua que tiene relaciones sexuales con cualquiera a cambio de dinero, regalos o simplemente ama el sexo. Pero esa no es la definición en absoluto. Es solo una palabra despectiva que los hombres y mujeres inseguros usan contra otras mujeres cuando se sienten incómodos con su belleza, sexualidad y confianza. A mí estas palabras me solían herir, pero ahora las abrazo con las manos abiertas. Y he ayudado a otras mujeres a hacer lo mismo".

En la misma línea de vaciar de connotaciones negativas la palabra 'puta',  la trapera española La Zowi, de 24 años, forma parte de una generación de chicas jóvenes que están dominado una escena musical tradicionalmente masculina, como Ms Nina o Tania Chanel. En esta entrevista, La Zowi habla precisamente de cómo usa la palabra puta en sus canciones casi como forma de provocación.

"Cuando veo que la gente se pone más loca [con la palabra], pues más me gusta a mí". 

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar