PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Consultorio Kamikaze

Consultorio Kamikaze: "Para él son solo cuatro polvos con una adolescente, pero yo quiero su cariño"

H

 

La Virgen no se os va a aparecer pero PlayGround está aquí

María Yuste

11 Junio 2015 06:00

¿Tienes mal de amores? ¿Tu abuela acaba de morir y quieres quedarte con su tele pero tienes miedo a que todo el mundo piense que eres insensible? ¿Te sientes solo a pesar de tus 1.000 amigos de Facebook? Tranquil@, porque en PlayGround hay una luz que nunca se apaga: mi consultorio. Mándame tus consultas a maria.yuste@playgroundmag.net y te ayudaré si asumes el riesgo.


1. Tengo 20 años y me he liado con un hombre de 35.


"Él vive todavía con sus padres y no tiene planes de independizarse ni de tener una vida estable aunque trabaja. Yo soy estudiante universitaria pero estoy independizada y trabajo desde hace años.

Para él solo son cuatro polvos mal echados con una adolescente pero yo encuentro en él lo que mi vida no me inspira. Tengo una situación laboral precaria y problemas familiares. Puedo contar con él para salir a cenar, ir al cine, ver series y follar.

Conectamos bien pero lo paso mal porque yo quiero su cariño y sé que nunca me lo va a dar. ¿Deberíamos dejar de compartir colchón y tomar distancia? Gracias de antemano".

 

Cariño, en primero lugar, el asunto de tu consulta debería ser: “Tengo 20 años y me he liado con un perdedor de 35”. Por eso anda con jovencitas, porque no puede impresionar a nadie más con lo poco que tieneque ofrecer.

A mí me parece de puta madre que os lieis pero lo que pasa es que estás viendo la situación desde la perspectiva equivocada. Te has y necesitas un clavo ardiendo al que aferrarte pero en el fondo sabes (o deberías saber) que no es gran cosa.

Mira, es agradable tener a alguien con el que tener y hacer cosas juntos. No le des carpetazo si os lo pasáis bien pero no busques patata donde no hay mata. Disfruta de lo que sí pueda ofrecerte y sigue buscando mientras.

2. Estoy enamorada... de mi perro.


"Querida María, tengo un problema. Estoy enamorada de mi mejor amigo. El problema es que es un perro y para más inri, un cocker".

Vuestro amor está prohibido por la legislación española y en medio mundo pero si es sincero y hay consentimiento por ambas partes, qui sono io per giudicare...


3. Quiero dejar mi trabajo pero todo el mundo me dice que no lo haga.

"Tengo menos de 30 años y un buen puesto en una empresa muy importante pero quiero dejarlo porque me hace infeliz. El caso es que no tengo ni idea de qué hacer después. ¿Qué se hace cuando no sabes qué hacer, cuando no sabes por dónde empezar y has perdido hasta una parte de tu identidad? Gracias". 

 

Ufff! No hagas ni caso a los sectarios que te van a decir que ser adulto es tener que hacer cosas que no quieres o que, en los tiempos que corren, no puedes permitirte el lujo de dejar un trabajo. Perdona, ¿lujo? Lujo es no tener que trabajar. Si vamos a empezar a considerar el trabajo un “lujo” mejor dejamos de reproducirnos y extinguimos la especie.

Deja tu puesto sin ningún tipo de remordimiento porque está claro que no es tu lugar. Lo siguiente es no hacer absolutamente nada de provecho durante un tiempo: tírate en el sofá a ver el Divinity durante un día entero, emborráchate y baila Chayanne como si no te estuviera viendo nadie... De una experiencia así se sale debilitado así que vas a tener que reponer fuerzas. Cuando vuelvas a sentirte tú otra vez, el siguiente paso vendrá solo.


4. Perdí el respeto a mi novia y ahora la he perdido a ella.


"Hola. Hace un mes me peleé con mi novia y la ofendí. Ella me dijo cosas feas y yo le dije cosas horribles así que terminó conmigo. Ya le pedí perdón y creo haber hecho todo lo necesario para ganármelo. ¿Qué más puedo hacer?".

Nada. No puedes hacer absolutamente nada. El respeto es como la virginidad: una vez que se pierde, es para siempre y no hay nada que puedas hacer o decir para cambiarlo. Lo único que te queda es aprender para tu próxima relación porque esta, lo siento, c'est fini.


5. ¿Trabajar o estudiar?


"María, me quedan dos semestres para acabar la carrera pero me ha salido un trabajo de lo mío que no puedo compatibilizar con las clases. No pagan mucho y tampoco me ofrece ninguna garantía de continuidad pero es una gran oportunidad para meter la cabeza en el mundo del que quiero vivir. Mis amigos y familia me aconsejan que primero termine la carrera pero yo creo que lo que quiero es aceptar el puesto. ¿Qué hago?".


Pero si el cuerpo te está pidiendo dejarlo todo e irte a trabajar, ¿por qué dudas? Tu cuerpo te está hablando y tú prefieres escuchar a los demás. Mira, si la cosa no sale bien, siempre puedes volver a por tu título. Si sale bien, te dará igual porque no necesitarás esa cartulina tan cara para nada.

Tú que aún estás en la universidad sabrás bien que apenas se aprende nada, que es algo más burocrático. En un solo mes trabajando aprenderás al equivalente a cuatro años de exámenes y trabajos. Por no hablar de que la experiencia pesa muchísimo más en cualquier curriculum que la formación académica.



El respeto es como la virginidad: una vez que se pierde, es para siempre



share