The Laughing Light of Plenty The Laughing Light of Plenty

Videos

The Laughing Light of Plenty

The Rose

The Laughing Light of Plenty The rose¿Una imitación más de !!!, de ese funk-disco con voz susurrante y unos bajos que rebotan más que los melones de la carnosa Eva Mendes? Cuidado, porque no es lo mismo. Quietos. The Laughing Light of Plenty sin duda aprietan los trastes de su bass-guitar y se marcan ese gancho groovie que mantendrá bailando a la luz de la luna a los indie-kids puestos de éxtasis, lanzando confesiones de amor al infinito con la misma pasión cósmica de un Conde de Lautréamont trasplantado a Ibiza. Pero hay algo en “The rose” que esquiva la comparación fácil con el grueso de la escena disco-rock. Esta gema tallada con precisión por Thom Bullock (de Rub’n’Tug) y Eddie Ruscha (Maids of Gravity) tiene una doble dimensión. La carnal es la que se desarrolla en el intermedio y en el final, con las líneas de bajo al trote y el buen rollo disco flotando en el aire a la vez que esa frase tan poética de ‘sombra eléctrica, una luna llena en mi cama’ conduce la canción hacia la melancolía en vez de a la fiesta salvaje. La otra dimensión es la astral, con un comienzo de free-jazz cósmico y esa cualidad espectral de las texturas. “The rose”, sí, podría ser otra imitación de !!!, pero, como la flor, es delicada y única. Ya lo decía Juan Ramón Jiménez, aludiendo a su vez a Rilke: ‘déjala ya, que así es la rosa’. Y así dejamos a “The Rose”, como es, porque así es la rosa. Así de perfecta.

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar