Ikonika Ikonika

Videos

Ikonika

Millie

Ikonika MillieSegún de qué lado mires la foto, puede parecer la empollona de la clase o la chunga del barrio. Esas gafas de nerd, esa caperuza de chav, ese llavero colgando del cuello, esa ropa metálica que cuesta una pastizara, esos guantes chorrados del H&M de Covent Garden: nos encanta Ikonika. Y no sólo por lo icónico –perdón– de su imagen, representando para el dubstep la misma ascensión choni-churri que protagonizó Lady Sovereign en el grime, sino por el contenido de sus producciones, que se las ha llevado todas –dos maxis como dos soles– el mismísimo Kode9 para Hyperdub. “Millie”, lo más nuevo de Ikonika, incide en las señas de identidad de esta moza londinense con aspecto de micromachine plegable y cara de soltarte una hostia si te propasas: líneas de bajo ásperas, de tradición bleep –entre ella y DJ Mujava igual hay revival en marcha–, y fondos melódicos agolosinados, campanillas y ruiditos, una desviación de la ciencia del dub a terrenos más hipnóticos y desprovistos de mística jamaicana. Aquí la niña, como quien no quiere la cosa, le pone banda sonora a un Londres que no es ni el de Burial –el de la madrugada que cae– ni el de Dusk & Blackdown –el amanecer del suburbio–, sino el de la tarde compras en Brick Lane, Portobello y Berwick con el iPod a todo trapo y con unas zapatillas molonas a estrenar en los pinreles. Dubstep meets Warp: estamos encantados de la vida, oigan.

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar