Reportajes

Me hice pasar por un hombre en una web de contactos, y las conocí a ellas

4 rostros de la nueva prostitución digital o 'sugar dating'

Ilustraciones: Mercedes Helnwein.

Supongo que ha llegado el momento, debo cerrar el círculo y contar lo que viví haciéndome pasar por un hombre adinerado en una inquietante web de citas. Pero antes, unos breves antecedentes.

Hace menos de dos meses conocí Seeking Arrangement, una red social de contactos entre hombres “maduros con recursos y jóvenes atractivas”. El portal es líder de un nuevo sector que se conoce como Sugar Dating, un concepto de intercambio de favores que trata de diferenciarse de la prostitución.

Propone “relaciones mutuamente beneficiosas”: las chicas (sugar babes), en su mayoría estudiantes universitarias, pueden encontrar a un hombre (sugar daddy) que las mantenga y/o financie sus estudios a cambio de compañía.

Aunque Seeking Arrangement lo prohíbe expresamente, los acuerdos suelen contemplar relaciones sexuales. Decidí crear un perfil falso (Diana, 26 años), y varios hombres me hablaron: uno me invitó a su hotel durante su viaje de negocios a Barcelona. A otro le pregunté por qué no pagaba a una profesional del sexo, y respondió: “El Seeking se tiene la percepción de una relación más natural, no tan profesional como con una prostituta”.

Cuando abandoné mi perfil, creí haber empezado a comprender lo que buscaban los hombres, también jóvenes emprendedores de éxito, en este portal. Sin embargo tuve la sensación de que Seeking Arrangement está diseñado, en realidad, para seducir a las jóvenes precarias.

En la web hay un montón de referencias a la independencia, a la libertad, y a la transparencia. Su mensaje es claro: ser una Sugar Babe no es ser una puta. Apúntate y “deja que te consientan, deja de preocuparte por las facturas”.

Paga y chatea

Para conocer las dos caras de un negocio, hay que cambiarse de sexo.

Busco una foto de mi novio y la uso, sin su permiso, para crearme un perfil de Sugar Daddy: “Sergio, 33 años, emprendedor”. Sólo muestro desde la barbilla hasta la cintura. Quiero conversar con las chicas y no encuentro otro modo de hacerlo. En Seeking Arrangement, y entre sus usuarios, las periodistas no son bienvenidas.

Lo primero que hago es navegar por los perfiles de chicas. Para Diana, sus “competidoras” siempre habían permanecido ocultas. De pronto entiendo por qué tantos hombres no contestaron a mis mensajes. Diana estaba de espaldas, a lo lejos, mirando al mar. La rodeaban fotografías de jóvenes mostrando generosas perspectivas de su escote, de su trasero, incluso en ropa interior. Muy cerca de la cámara.

En menos de media hora me escribe una chica. Quiero leer su mensaje pero algo me lo impide. Me dirijo a las condiciones de la página y doy con la piedra filosofal: el negocio de Seeking Arrangement es cobrar 70 euros mensuales a los hombres que desean chatear con jovencitas.

Los pago. Igual que hacen los 2.500 nuevos usuarios diarios de esta plataforma. Para ellas, claro, es gratis.

1. Lina, la aventurera contradictoria

Tiene 24 años, vive en la costa levantina y tiene dos trabajos. Por la mañana vende a domicilio viagras naturales, por la noche es camarera.

En su perfil aclara que no es una escort y que no es sumisa: es una mujer libre y si eso no me gusta puedo irme por donde he venido. Me escribe: “Acabo de darte acceso a mis fotos privadas, ve a mi perfil para ver el álbum”.

En las fotografías, posa sonriente a contraluz con unos tacones y shorts tejanos. También hay selfies hechas desde un plano superior que resaltan sus ojos. 

– Hola Lina. He leído tu carta de principios, dejas claro que tú estás al mando :) También dices que no eres una escort, pero no me ha quedado claro si cobras por conocerte.

– Quiero ser independiente en lo que es el trabajo y hacer lo que en verdad quiero hacer, disfrutar. Aquí muchos buscan lo que buscan pero hay gente como yo que busca un compañero o compañera. No hablo de incluir o excluir el sexo, solo de conocer a alguien libre como yo. Solo quiero agrandar el círculo de personas importantes para mí de una mejor manera. Tan solo quiero que sea real para las dos partes, no un juego.

– ¿Has conocido a alguien interesante por aquí?

– El otro día me ofrecieron vivir en un hotel que están construyendo, ser una princesa, aunque me da igual eso. Fue un chico muy liberal, me quería dar mis propias libertades, me atrae y me encantaría conocerlo. Las chicas también tenemos necesidades sexuales, ¿sabes? No estamos para serviros.

– Suena muy bien, ¿vas a ir?

– Aún no he aceptado y tampoco he quedado con nadie. Verás, tengo muchas posibilidades. Pero si acepto va a ser la única y tiene que ser serio y que me permita seguir estudiando, no me gustan los juegos. Si no me gusta el chico no acepto, no soy una escort :) El país está en el Este de África, el único inconveniente es que miro por mi seguridad. Sería alucinante, pero está muy lejos y no conozco a ese tío. Es más fácil por España, Alemania, Inglaterra, tengo familia en esos sitios si el chico no me gusta puedo llamarles.  

>>> Lina quiere comerse el mundo, quiere tener una vida que pueda contar a sus hijos dentro de 10 años, me lo ha dicho. Es una aventurera nata y está tratando de poder financiar sus sueños. Pero sospecha, tiene miedo. No hay forma de saber si el hombre con el que chatea es, por ejemplo, un traficante de personas. Seeking Arrangement sí ofrece la opción de consultar qué usuarios están libres de antecedentes penales

2. Carla, la estudiante sin miedo

Tiene 20 años y estudia Ciencias Políticas en Madrid. Sus padres no saben que ha tenido sexo con un hombre para poder pagarse la carrera. En su foto de perfil, Carla aparece sin maquillaje. Lleva un collar con el signo de om muy apretado al cuello. 

– Yo aún no he quedado con nadie, ¿qué tal fue tu experiencia?

– Muy bien, la verdad, el chico con el que quedé vino por trabajo y salimos a tomar algo. Quería hacer algo distinto. La experiencia fue muy grata ^^

– Me gustaría aprender cómo va esto. ¿Se invita a la chica a todo pero se paga si hay lío? ¿Se habla antes o la cosa va surgiendo? :P

– Se suele hablar antes. Yo con este chico fui a cenar y luego fuimos a su hotel. En ningún momento hubo incomodidad ;)

– Aha, pues dicho así parece fácil. ¿Puedo saber lo que pediste por una noche? Hay chicas por aquí que ponen precios muy altos.

– A mí me dio 160. ¿Cuánto te han pedido?

– Hay chicas extranjeras que en su perfil ya ponen que no bajan de 400 euros la noche. La verdad es que me pareció excesivo pero luego me dio que pensar. Supongo que debe de ser difícil probar por primera vez.

– Qué va, para mí no es nada malo, por eso no tengo miedo. 400 es una pasada jajaja. 200 por una cena y una noche está bien.

– Perdona que sea tan pesado, córtame cuando quieras. Aún no sé si Seeking Arrangement es para mí y me surgen muchas preguntas. ¿Tus padres saben algo?

– No, no saben nada. Pero bueno, sé lo que hago, soy mayorcita ya. No puedo pagar las tasas universitarias.

>>> Carla está haciendo lo que cree necesario. Sus padres ya no pueden pagar sus estudios y ella no quiere abandonarlos. ¿Es Seeking Arrangement una herramienta de empoderamiento femenino? ¿La independencia económica va ligada a una independencia y bienestar vital? 

A Carla prostituirse no le parece mal, no lo llama de otra forma, no tiene miedo. Creo que Carla puede hacerlo. Me pregunto cuánto dinero necesitará para pagar los créditos universitarios y, si una vez que se empieza, una puede parar.

En contra de lo que mucha gente cree, diría que para ser trabajadora sexual hay que usar más la cabeza que el cuerpo. 

3. Claudia: de trabajar en un bara sentirse poderosa  

Tiene 21 años, es preciosa y lo sabe. Claudia entró en Seeking Arrangement a raíz de una casualidad, y pasó de trabajar en un pub de playa a viajar por todo el mundo en primera clase y a alojarse en hoteles de alto standing. Este negocio le ha transformado la vida.

– Buenas Sergio, sí, he experimentado varias veces. Es complicado, ¿sabes? Es decir... rusas, ucranianas, rumanas, buscan cantidades muy altas por relaciones, también hay chicas profesionales (escorts) y después gente normal más o menos guapa. Todas o la gran mayoría vamos a preguntar por 'pocket money' o 'shopping', supongo que estarás harto de escucharlo.

– Y tú, ¿en cuál de esos grupos encajas? ¿Has tenido alguna experiencia en Seeking Arrangement?

– Pues… en el tercero [gente normal] lo de fea o guapa ya depende de cómo lo veas tú, LOL. Mi relación más larga duró 5 meses, pero se enamoró y así ya no funciona, lo entenderás si algún día te pasa. Nada de amor.

– ¡Eres muy guapa! Gracias por permitirme preguntar. Dime, cómo llegaste a esta web?

– ¿Trabajas para un periódico? LOL Pues es largo de contar pero curioso. Hace dos veranos estaba trabajando en un pub de playa y me fui de locura a Madrid con un chico gratis. Cuando llegué a mi casa estaba asqueada y me puse a mirar en Google cómo viajar gratis y me apareció esto, así que aquí estoy. No me dio cosa, no hay nada que perder LOL. Tampoco tenía nada mejor que hacer y además mola un montón.

– Uau, eres valiente. Muchas chicas me hablan como con reservas, con cierto miedo, y me parece razonable. Otras reconocen que lo hacen por necesidad, no por placer. Dices que mola pero, ¿no hay mucho tío viejo por aquí? xD.

– ¿Miedo? ¿Por qué? Cuéntame historias, modo Sálvame Deluxe. Mola porque son oportunidades y hay que saber aprovecharlas. Sí lo hay LOL […] Yo quedo con jovencitos y mi experiencia es muy buena. He estado en Dubai, California, París, Italia, Londres, Manchester y España

– ¿Por qué crees que chicos jóvenes pagan para que estéis con ellos? ¿Ya no sabemos seduciros? ¿Somos unos vagos? ¿Nos gusta sentirnos ‘poderosos’?

– ¿Seguro que no trabajas para un periódico? LOL Supongo que es porque os apetece, os será más fácil. Aun así creo que hay otros motivos, puede que no se le levante el pene o vete tú a saber.

>>> Claudia es poderosa. Ha conseguido que una web que creció gracias al registro masivo de estudiantes británicas empobrecidas sea el motor de una vida lujosa e independiente. Claudia sólo queda con chicos jóvenes: en vez de hacerlo gratis, como haría cualquier joven de su edad, pone a un precio a su compañía.

El fundador de Seeking Arrangement, Brandon Wade, ya se ha dado cuenta del filón que esto supone: si las chicas, por sí mismas, convierten su cuerpo o su compañía en un servicio monetizable, al intermediario no le queda mucho trabajo que hacer. En su nueva web, Whatsyourprice.com, las chicas ponen un precio y los chicos pujan.

¿Qué tiene de malo que haya jóvenes emprendedoras de la industria sexual? ¿Por qué tiendo a pensar que las mujeres que se prostituyen lo hacen desde una posición vulnerable? Aunque sean mayoría, internet parece estar cambiando algunas cosas. Claudia está utilizando la tecnología para rentabilizar su belleza y saber estar. Eso no la convierte en una mujer sumisa.

Pero hay algo que no encaja. ¿Por qué ella se autodefine como "gente normal" y no como trabajadora del sexo? ¿Por qué se diferencia de las chicas extranjeras? ¿Por qué Claudia y Lina se desmarcan tan tajantemente de la prostitución o del mundo de las escorts?

4. Rebecca: acaba de llegar y no se siente bien. 

Es británica, tiene 27 años y vive en Barcelona. Tiene un trabajo que adora, pero lo que cobra le da para vivir. Hace una semana decidió registrarse en Seeking Arrangement. En su foto de perfil no muestra totalmente su rostro, lleva gorro y abrigo de invierno.

– ¡Nunca he hecho algo como esto antes! No estoy muy segura de cómo funciona, así que no puedo especificar lo que ando buscando. Creo que busco diversión y entretenimiento al mismo tiempo que escapo de estar tan mal pagada en mi trabajo (que adoro).

– Reconozco que tengo mucha curiosidad por cómo chicas tan jóvenes venden su compañía o servicios sexuales con tanta naturalidad. ¿Tú qué opinas?

– Bueno, he chateado con algunos hombres y algunos esperaban que yo fuera una prostituta y otros querían un contacto a largo plazo. No creo que haya nada de malo en la prostitución (nunca la he practicado) pero seguramente esto se le acerque bastante.

– También me cuesta comprender por qué hay tantos hombres que buscan sexo en SA en vez de acudir a profesionales. Conocí a una chica de 20 años que está aquí para poder terminar su carrera.. ¡estoy hecho un lío!

– Reconozco que mucha gente siente que quiere algo más auténtico y menos calculado o 'profesional'. Creo que aquí hay muchos hombres que simplemente no entienden las emociones y quieren cercanía pero al mismo tiempo no saben cómo conseguirla o no saben lidiar con ella si no es según sus condiciones. No he conocido a nadie interesante. Para ser honesta, esta es la conversación más interesante que he tenido aquí. Es bastante refrescante, la verdad. No estoy segura con todo esto, necesito dinero desesperadamente pero no me siento relajada haciendo esto.

[Días después]

– He hablado con un tipo que parecía querer pagarme por una relación larga, pero no creo que pueda. Tendría que ser muy fría y calculadora, amar a alguien por dinero... Dinero a cambio de sexo, puede. Amor, no.

– Rebecca, sé que no debería meterme y que tu situación económica es difícil, pero no lo hagas si no te sientes bien con ello.

– Rebecca, ¿estás ahí? Veo que has borrado tu foto de perfil. ¿Te vas?

>>> Rebecca necesita el dinero pero no quiere hacerlo. ¿Es ético lo que estoy haciendo? De acuerdo, no revelo la indentidad de ninguna, pero esto es una cámara oculta. Quería comprender a las jóvenes que se apuntan a redes como la de Seeking Arrangement, y creo que lo he conseguido.

Ninguna es igual, todas tienen sus motivos, sus fortalezas y debilidades. Como mujer he vuelto a aprender que hay mujeres libres en la prostitución. Hay millenials que ofrecen su compañía dejando claro que no están a servicio de los hombres. Sencillamente, hay jóvenes que quieren vivir la vida como les da la gana, saben lo que se hacen. 

También hay chicas asfixiadas por la precarización de sus vidas, por la subida de las tasas universitarias. Están en una situación límite, y en el 'sugar dating' brilla en la red como una opción fácil, cool, diáfana, carente de culpa.

Empiezan a vender su compañía y su cuerpo repitiéndose que son sugar babes, no prostitutas. Muchas se registran en Seeking Arrangement porque les ofrece entrar en el trabajo sexual sin ser conscientes de ello. Incluso vendiéndoles la idea de que lo que están haciendo es "poner en valor" (poner precio) a lo que son.

En Seeking Arrangement no hay trabajadoras sexuales que expliquen a las novatas qué es eso de la prostitución, los riesgos y los conocimientos que requiere. Nadie les habla de derechos laborales, ni de facturas. Aquí sólo hay dulces citas 'sugar'.

Como dijo Rebecca, no hay nada de malo en la prostitución, pero el pujante negocio de Seeking Arrangement se basa, precisamente, en negarla. Mientras tanto, el negocio de un nerd al que le costaba ligar crece de forma imparable en la red. 

Puedes leer el primer capítulo aquí.

 

Los hombres pagan por sentir que no están con profesionales, las chicas se prostituyen negando que sean escorts. Sugar Dating es ficción, por eso funciona

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar