Reportajes

El 'funk' de los 'narcos' de la matanza en Manaus: "Arrancamos varias cabezas"

La banda Familia do Norte grabó una canción reivindicando los asesinatos y el PCC, facción rival, avisa que habrá venganza

Estos son comentarios extraídos de una de las noticias del medio digital brasileño g1 sobre la matanza que dejó 56 muertos en la cárcel de Manaus Anisio Jobim:

Campos: " ¡Mejor noticia del año! Imaginen una sociedad más limpia, sin tener que quitar dinero de nuestros impuestos para mantener 50 deincuentes con vivienda, luz, agua, sanidad..."

Lara Santos: "Imágenes terribles (...) Mientras tanto el ciudadano de bien no puede ni tener un arma para defenderse. Si hacen eso de un presidio, ¿qué hacen en la calle? Brasil necesita pena de muerte URGENTEMENTE". 387 votos a favor y 14 en contra.

Diego Silva: "¡Me gustaría saber quien fue el que tuvo la idea de acabar con esa rebelión y batalla entre dos facciones! ¡Si se quieren matar allí dentro, deja que se maten! Después es tan sólo meterlos en un saco y tirarlos...". 311 votos a favor, 3 en contra.

Aunque no es conveniente creer que los comentarios de noticias son representativos de la sociedad brasileña, está bastante claro que gran parte del tejido social del país legitima el precario estado de sus cárceles que se expresa en frecuentes matanzas.

Por ejemplo, una encuesta del año 2016 realizada por Datafolha mostraba que el 57% de la población brasileña (un 7% más que el año anterior) estaba de acuerdo con la expresión "bandido bueno es bandido muerto".

El juez de Manaus Luis Carlos Valois, que negoció 'in situ' el fin del motín del pasado domingo, cree directamente que "esto es lo que causa este tipo de matanzas". "Cuando la sociedad repite una y otra vez que bandido bueno es bandido muerto, hasta los propios delincuentes piensan así y matan al que creen que es más criminal que ellos, el delator o el violador...", añade a PlayGround.

"El discurso que la población quiere oír es de más represión y más armas. La preocupación por mejorar el sistema penitenciario parte de una valoración racional que no casa con el discurso populista. La sociedad no valora estas cosas de forma racional, por eso las instituciones no han invertido en que mejore la situación. Muchos piensan que cuantos más mueran allí dentro, mejor", analiza.

La sobrepoblación en las cárceles (en la de Manaus había 1.244 presos aunque la capacidad real del presidio era de 454 plazas), la corrupción y la violencia de la policía y las instituciones, la guerra de bandas del narcotráfico dentro del sistema carcelario y su facilidad para hacerse con teléfonos y armas crean un caldo de cultivo para este tipo de motines y matanzas.

En 1992, los 111 asesinados por la policía en Carandiru, Sao Paulo, marcaron la historia del horror en las cárceles brasileñas. Porto Velho, con 27 muertes en 2002; Río, con 31 en 2004 o los 60 fallecidos en Maranhão en 2013 siguieron la estela y dan cuenta de un problema gravísimo y endémico que sin embargo está muy lejos de la agenda política brasileña.

Luiz Carlos fue llamado por las autoridades para intentar negociar el fin del motín con los presos. Cuando llegó, ya habían muerto las 56 víctimas de la violencia del grupo local Familia do Norte, que se cargó a varios violadores y a miembros de la facción rival Primeiro Comando Capital, surgido en Sao Paulo y que se está expandiendo por todo el país.

"Lo que vi allí fue dantesco, no encontraría palabras para describir tamaño horror. Brazos, piernas, cuerpos sin cabeza, cuerpos carbonizados...y eso que sólo vi una parte", rememora Luis Carlos, que consiguió convencer a los presos para que soltaran a los rehenes, trabajadores de la cárcel.

Por las redes sociales circulan vídeos de presos cortando las cabezas a las víctimas, ya muertas.

Tras la rebelión y la matanza, 118 presos se dieron a la fuga. 63 de ellos fueron recapturados en las últimas horas.

Autor de un libro sobre la historia de los presidios en Manaus, Luis Carlos lamenta que en las cárceles de la región (aunque vale para muchas otras del país) "por las noches no caben en las celdas, duermen amontonados unos encima de los otros, es una calamidad".

El funk de la cárcel

Los responsables de la matanza, criminales de la Familia do Norte, divulgaron en las redes sociales un 'funk' (no el norteamericano, sinó el estilo musical nacido en Río con base electrónica, ritmo sincopado y melodía cercana al rap) reivindicando lo sucedido en la cárcel como los trovadores narraban en verso los romances medievales.

Estos son algunos de los versos:

"Fue golpeado el martillo

Para frenar al PCC

(...) Hubo intercambio de tiros

La policía no nos frenó

(...) Estaba todo dominado

La cárcel en nuestra mano

Los presos decapitados en el campo de la prisión

Nuestra estructura aquí es fuerte

Nunca nos van a derribar

(...) Creemos que la guerra sólo comenzó 

La familia del norte sembrando el mayor terror

Salió en los medios del mundo entero

Arrancamos varias cabezas"

Nueva matanza en Roraima

Como respuesta ante la opinión pública, el Primeiro Comando Capital -que es el más potente del país- ya ha anunciado que tomará represalias. Las calles o las prisiones de Manaus y del norte de Brasil pueden ser testigos de una oleada de violencia.

"La matanza jamás será olvidada. Nuestra organización va más allá de la región y más allá de Brasil. Estamos en todos los lugares y en el momento cierto se dará la respuesta. (...) La facción de la Familia del Norte será diezmada", advirtieron los narcos.

Por ahora, 30 cadáveres más fueron encontrados muertos este viernes en Roraima, también al norte del país, la mayoría con los cuerpos descuartizados y el corazón arrancado, como muestran varias fotos y vídeos a las que Playground ha tenido acceso por Whatsapp. Todo apunta a que eran miembros del Comando Vermelho, socios de la Familia do Norte, y presuntas víctimas de la revancha del PCC.

El agente penitenciario y representante del Sindicato de Agentes Penitenciarios de Manaus Marcos Assunção, como varios funcionarios del país, apunta a la "subcontratación de servicios" como uno de los problemas que deriva en oleadas de violencia.

"Con la subcontrata se incorpora a gente sin preparación para gerenciar las prisiones. El secretario de seguridad estaba avisado de situaciones que veníamos denunciando, como entrada de camas o máquinas de gimnasio. También se dejó entrar a novias y familiares a la cárcel en la Nochevieja. Así sorprende menos que entren armas", denuncia Marcos Assunção.

Las denuncias de entrada de material y de chicas las acompaña de informaciones locales que ratifican esta circunstancia.

Peritos del Mecanismo de Prevención y Combate a la Tortura, órgano vinculado al Ministerio de Justicia, también creen que la gestión privada hace que "la seguridad ranza jurídica y, sobre todo, la vida de los presos quede perjudicada", según informe divulgado por medios locales como UOL.

El ministro de Justicia brasileño Alexandre Moraes ha responsabilizado de manera "visible e inmediata" a la empresa Umanizzare, informa Agencia Brasil. aunque el gobierno ha venido permitiendo la privatización de las cárceles. No obstante, también ha habido matanzas en cárceles gestionadas por la administración pública.

La empresa y la Administración Penitenciaria del Amazonas cruzaron reproches estos días responsabilizándose por no haber efectuado las reformas que la gestora pidió dos días antes de la matanza al considerarlas necesarias para impedir fugas.

El interrogante ahora no es si habrá más víctimas de esta guerra entre bandas de narcotraficantes, sino cuántas.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar