Reportajes

Las mejores canciones del 2008

para PlayGround

100 mejores cancionesLas listas de lo mejor del año tienen mucho que ver con la rutina. Más de lo que parece. Son un inventario, retratos de lo que nos ha pasado en los últimos doce meses, de cómo nos hemos sentido. En PlayGroun d las mañanas de la última mitad de 2008 han estado llenas de canciones. Sonaban y escribíamos sobre ellas. Ahora miramos hacia atrás, igual que hicimos la semana pasada al hablar de los que han sido los discos que más nos han asombrado este año, para hacer memoria y repasar algunos de los mejores momentos que hemos vivido estos meses al escoger y hablar de muchas de las canciones que han aparecido en nuestra sección Media y muchas otras que no deberiais dejar de escuchar. Esta es la primera entrega de tres.

Hercules & Love Affair Blind

A los quince años, Andy Butler se volvió loco por la música house, sólo le bastó con ir a una buena fiesta y ver a un gran DJ para descubrir cual era el combustible que lo encendía. Brooklyn y Antony Hegarty hicieron el resto, y así surgió "Blind".

Byetone Plastic Star

¿A que suena el crujir de los átomos en un cúmulo de nubes nimbostratas? ¿Y el sonido de los electrodos colisionando unos con otros en un reproductor de beta cam del año 1973? Estas preguntas y demás dilemas de la metafísica del electrodoméstico, son las que hasta hace poco se oían una y otra vez por los pasillos de los cuarteles de Raster Noton en Berlín hasta que llegó este artefacto oscuro y gamberro bajo el nombre de “Plastic Star” que hizo suspirar desde la cúpula del poder del sello el grito de '¡Basta ya de pamplinas, hermanos, nos vamos de fiesta!'

Cut Copy Hearts on Fire

En la horma de la creación los dioses se quedaron a gusto con Dan Whitford. El mozalbete es guapo, diríase que irresistiblemente guapo, y talentoso, tal vez jodidamente talentoso. “In Ghost Colours”, -reconocedlo hermanos-, es un disco que a muchos de nosotros nos gustaría odiar, apedrearlo y mancillarlo en la plaza del pueblo sin piedad. Porque a parte de ser una rotunda obra maestra de pop sin paliativos, ilustra a la perfección esa vida destinada a ciertos elegidos de mirada epicúrea y preocupaciones tan livianas como qué zapas ponerse la noche del martes en la disco de moda de la ciudad, o por qué top model decantarse en la sala V.I.P de la misma. Escuchad.

Vampire Weekend I Stand Corrected

Os guste o no, Vampire Weeekend son grandes, muy grandes. Aunque esa etiqueta burda de afro-pop le viene grande a la banda de Nueva York, nosotros estamos totalmente de acuerdo con que, al contrario de los otros temas que utilizó la banda como sencillos, “I Stand Corrected” fue una de las mejores canciones no sólo de su álbum debut sino del 2008.

Foals Two Steps, Twice

Quien diga que nunca ha tenido un lugar donde escapar del mundo miente. Porque no necesariamente necesita ser un maravilloso jardín secreto con un lago que retrata nubes pastel al atardecer, ni una cabaña en el bosque, ni siquiera algo real. Basta con escuchar cosas como "Two Steps, Twice" y cerrar los ojos.

Britney Spears Womanizer

De bombón adolescente pasó a bombona de butano, y el personal hizo leña de este árbol caído, divorciado, desmejorado y hundido en los antidepresivos más chungos. "Womanizer" es ese puñetado en la mesa que necesitaba Britney para volver a ser reina –para muchos nunca dejó de serlo, ni siquiera celulítica, calva y con ojeras–.

Dizzee Rascal con Calvin Harris y Chrome Dance Wiv Me

¿ Calvin Harris y Dizzee Rascal juntos en un track que coquetea con el jazzy R&B, la pista de baile británica y el pop? No por nada han llegado al número uno de las listas. ¡Queremos dos para llevar!

Deerhunter Agoraphobia

Bradford Cox y los suyos han limpiado las líneas de Deerhunter, rebajando la fuerza de la distorsión para impulsar el potencial pop que ya se adivinaba en las canciones de "Cryptograms" (Kranky, 07). "Agoraphobia" son tres minutos deliciosos y narcóticos sobre desear no volver a ver la luz de la calle.

Air France Collapsing at Your Doorstep

Air France dicen encontrar la inspiración cuando el sol brilla sobre Suecia y las noches son una mezcla de amarillo, rosa y azul. Definir el sonido de "Collapsing at Your Doorstep" pasando de etiquetas es fácil: es como un sueño. No, mejor.

Wiley Wearing My RolexEl grime nunca habría rebasado sus propias expectativas a no ser por la ayuda del buen Wiley que figuró sin pudor alguno como el primer artista grime a salir en la portada de la aclamada revista The Wire, y como el segundo lugar en la radio, donde al lado de los “4 Minutes” de Madonna, Wiley utilizó este sencillo para coquetear por la primera posición de los charts británicos durante días.
Eine Kleine Nachtmusik La Serenissima

Eine Kleine Nachtmusik quiere decir algo así como “un poco de música nocturna”, y quizá sea la manera más apropiada para introducir al nuevo personaje creado por Henry Smithson, un británico antes mejor conocido como Riton, que descubrió aquellas tempranas y legendarias excursiones por el cosmos de la música electrónica realizadas principalmente por los alemanes a finales de los 70 y principios de los 80.

Empire of the Sun Walking on a Dream

No hay mayor definición de lo que debería ser la cotidianeidad, aquella que destinamos a dios sabe qué, que la que propugnan estos dos iluminados disfrazados de monje Shaolin y de fumeta con levita napoleónica, al culto de la canción pop perfecta. Una como “Walking on a Dream”, sin ir más lejos.

Hot Chip Ready for the Floor

Es difícil no mover los pies cuando suena "Ready for the Floor". Una corriente de ritmos fluorescentes y verbos repetidos que nos hacen caer al suelo, arrastrarnos y mover los brazos como intentando alcanzar algo que siempre quisimos. Son imágenes así las que nos vienen a la mente, pero también una mañana en el coche, atrapados en cualquier salida de la ciudad, tarareando, de buen humor.

Dan Le Sac vs. Scroobius Pip The Beat That My Heart Skipped

¿Oportunismo? ¿Entrepreneurismo musical avanzado? Da igual. Dan Le Sac vs. Scroobius Pip se comió la lengua de la prensa especializada este 2008 sin piedad alguna, algo que provocó que surgieran fanáticos y haters al instante, pero que afervientes melómanos –como nosotros– nos dejó muy claro que en este medio, para triunfar, más que talento lo que hace falta tener primero, son cojones. De eso se trata el hip hop, ¿no? Aunque figure un blanquito al frente del grupo, no hay duda.

Petar Dundov Oasis

El productor croata Petar Dundov, auspiciado bajo el sello Music Man, nos embarca en un viaje por los desiertos rojizos de algún planeta interestelar donde entre arpegios líquidos y temblores celestes nos narra su particular iniciación mística en los oasis mismos de la conciencia divina.

Arsenal Estupendo

En “Estupendo” hay luces estereoscópicas, destellos de neones y metrópolis que se extienden más allá del horizonte en un lugar donde convergen electrónica, pop y ramalazos de house. Sí, son otra de esas bandas. La fiesta del futuro.

Esau Mwamwaya Kamphopo

De una ciudad como Helsinki y su arquitectura deconstruida al sonido de los tambores frenéticos de las calles en construcción de Mzuzu, en Malawi, tan sólo hay un grado de separación: Esau Mwamwaya. Este músico africano, tras la muerte de su compañero percusionista bajo la custodia de la policía local, emigró a Londres y ahora regenta una tienda de muebles de segunda mano.

High Places From Stardust to Sentience

Tres minutos y medio de ambientes que son más melodías que atmósferas, de ritmos que son más ambientes que golpes y de golpes que se confunden, pero que guían la voz de Mary Pearson como ningún otro sonido podría hacerlo. ¿Con cuántas bandas se habrá usado aquello de “pop del siglo XXI”? Con High Places el futuro nos parece mejor.

Lidia Damunt Aloes de cincuenta metros

Es curioso que Lidia Damunt, haciendo algo tan inmediato, infeccioso y divertido, no trascienda más allá del pequeño circuito de agitadores culturales y músicos que le profesa admiración. Su actitud y expresividad con la guitarra ya la conocíamos, pero ahora nos encontramos con unas letras llenas de imaginación –muchas salen de sus sueños- como en este “Aloes de cincuenta metros”.

Grouper Heavy Water/I'd Rather Be Sleeping

Liz Harris ha aprendido a separar el rumor de los pedales y los efectos al actuar sobre mantos de guitarra, a capturarlo y saber contenerlo, dejando que esa energía levante canciones como “Heavy Water / I’d Rather Be Sleeping”, junto al eco de las cosas que nunca pasan.

Akon con Lil Wayne I'm So Paid

Akon siempre anda de producción en producción multi millonaria, vendiendo sus servicios a precio de Hummer al mejor postor, de una Gwen Stefani en horas bajas a un Snoop Dogg con ganas de cañita suave, siempre con su vocecita dulce y vocodorizada que vela por nosotros en los tortuosos caminos del hip hop actual, y que ahora nos entrega este temazo donde un monstruo como Lil Wayne se transforma en una suerte de Gusiluz de rimas guarronas.

Fleet Foxes White Winter Hymnal

Las canciones de Fleet Foxes revolotean en el aire, colándose por cualquier rendija de la habitación, como si quisieran inundarla de algún sentimiento, que probablemente tenga mucho que ver con la paz y la relajación mental, como ocurre con "White Winter Hymnal".

Calexico Two Silver Trees

Siempre hay algo detrás de los paisajes sonoros desérticos de Calexico que le envuelve a uno en historias imaginarias que tratan sobre nada y epifanías de la existencia a la vez. Es casi como mirar una fogata, tú decides para qué te sirve mejor la introspección generada al observarla.

Gang Gang Dance con Trinchy Stryder Princes

Con “Princes” es difícil decir qué fue primero: ¿la agresividad con la que el MC londinense Tinchy Stryder acosa a sus propias rimas o los devaneos psicotrópicos que la banda de Brooklyn ha elegido para cubrir el deje mal educado de Stryder? Pues no tenemos ni idea, pero la verdad es que da un poco lo mismo, porque el caso es que en aquí la magia tribal se transforma en puro grime, el ritmo se pone frenético y las teclas que resuenan lo hacen como al otro lado de una espiral.

N. E. R. D. You Know What

Al ver a Mr. Pharrell Williams y los suyos, ataviados con esas telas y zapas Nike tan cool como para entrar en la nueva edición de Fama, pocos pensarían que los chicos eran cebo de burlas y matones varios en el patio del colegio. Ahora, contando la historia desde el otro lado, el del éxito, el dinero y el reinado de Virgina Beach asegurado, hasta se permiten paseíllos junto al magnate P. Diddy.

Beyoncé Single Ladies

Beyoncé: ataviada por un mísero mallot, y luciendo cacha moldeada en el gym, desvergonzada, raptas otra vez nuestros corazoncitos indies para darnos un espumoso baño en los vapores del mainstream, arrugando y apaciguando así nuestras ínfulas de sábelo todo y haciéndonos creer durante los tres minutos y veinte segundos de jit sin peros que es esta monstruosidad llamada “Single Ladies” que, a pesar de tener de maromo al rey Midas del hip hop Jay Z, siempre tendremos un huequecito en la ficción donde creer que estás disponible, que eres una single lady con ganas de petardeo y marcha plebeya de la buena.

David Byrne & Brian Eno Strange Overtones

"Everything that Happens Will Happen Today" se fraguó durante una visita al estudio de Brian Eno tras la reedición de “My Life in the Bush of Ghosts” hace dos años. Brian Eno le comentó a David Byrne que desde entonces había acumulado montones de temas instrumentales y que odiaba escribir letras para ellos, así que Byrne le sugirió probar a ver que pasaba, y afortunadamente, aquello dio como resultado cosas como "Strange Overtones".

Amadou y Mariam Sabali

La producción con la que Damon Albarn ha vestido esta canción para la pareja de visionarios africanos Amadou y Mariam retorna a las estepas y los baobabs Africanos - Albarn ya lo hizo notablemente con Mali Music-, y seduciéndonos con el estribillo de este pequeño milagro llamado “Sabali”.

Blaqstarr Bang Hard

Igual que los jevis y sus baladitas eternas, esas que nos reconcilian con la ternura después del aquelarre y las misas negras del culto al metal, los bootyshakers de Baltimore y su pope Blaqstarr nos brindan con "Bang Hard" la merecida dosis de bajón celestial después de una ardua jornada de epilepsia pélvica y bombo a palo seco de sus producciones anteriores para el sonido club de la ciudad.

Black Affair It's Real

Steve Mason se ha olvidado de The Beta Band por un tiempo, y ha sido gracias a esto que consiguió reunir entre risillas perversas y pensamientos lascivos este punto de encuentro donde convergen la nostalgia del sonido industrial, el electro veraniego y el Detroit techno para satisfacer sus más excitantes deseos sin vergüenza alguna.

The Cool Kids Delivery Man

Y la historia so far va de beats, algún que otro hihat, y un suculento contrato con una bebida energética. Reed, el gordito y bajito del dúo, de hipertexto en hipertetexto por la red se topó con un beat en MySpace que le dejó pasmado. La cosa iba así: pum pumpum chac, click en enviar mensaje, y en cuestión de horitas los dos grabaron un tema bajo el nombre de Cool Kids.

Barbara Morgenstern Come to Berlin

En los juegos olímpicos de la crítica a lo mejor y lo peor del año, esa fatídica fecha en el que el talento musical se ve taxidermizado sin escrúpulo alguno por los medios musicales, Barbara Morgenstern, luchando por Alemania, competirá ferozmente en tres categorías. Como peor artwork posible, -no se había visto por estos lares semejante buen hacer desde las magníficos libretos de Bertín Osborne a lomos de un potro y morena-, como mejor disco del año por “BM” , y como canción del año por “Come to Berlin”, una de las más hermosas odas a esa capital de grandes genios y afterhours abiertos a jornada completa que hemos escuchado.

Kid Cudi Day ‘n ‘nite (Cookers remix)

Kid Cudi, sería algo así como el mesías del hip hop del nuevo milenio que todos andábamos necesitando. Una colosal Mixtape a la altura de cualquier lista de lo mejor del año lo avala, y este vídeo, -qué decir de semejante barbaridad-, encumbra al chaval en lo alto de una industria que se estaba quedando sin estrellas de verdad, de las que da gusto ponerse en plan fan y esas cosas del mainstream. Kid es nuestro hombre. Esta vez, remezclado por los macarras Crookers, la invasión mundial tendrá consecuencias irreversibles, ya lo veréis.

Kelley Polar Entropy Reigns

Lo que de verdad le gusta a Kelley Polar es animar el cotarro, poner un poco de ese house aroma a Italia y que el respetable asienta con la cabeza, no a modo de baile repetitivo, sino a fin de demostrar que temas como este “Entropy Reigns” son de buen gusto para el paladar del oído, sin importar lo entrenado que esté.

Crystal Castles vs Health Crimewave

Si algún día se alinean las estrellas y os invitan a una fiesta, y además tienen la gentileza de dejaros llevar música (así podréis desahogar vuestras frustraciones de DJ’s incomprendidos), este es uno de esos temas que no deberían faltar en vuestra playlist. Y si falta, grave error hermanos, porque esta criatura embrionada en el vientre de Crystal Castles y retocada por los doctores Health es una pieza estupenda y atemporal, que cuando escuchéis dentro de veinte años (pronostico) os hará regresar al feliz y próspero año 2008.

James Yuill This Sweet Love (Prins Thomas Sneaky Edit)

Seguimos sin entender porque James Yuill no es más famoso. Sus canciones tienen lo que a muchos les hace falta para hacerse residente permanente en vuestro iPod, vuestra casa y vuestro corazón. Prins Thomas hizo por cuenta propia y en secreto de uno de los mejores cortes de "Turning Down Water from Air" (Moshi Moshi, 08) para pinchar en sus sesiones y alegrarnos el día.

Coconot Tao

Cuando suenan los timbales y los metales la selva se abre por la mitad. "Tao" es una bengalaincombustible en la que Pablo Díaz-Reixa enseña toda la vida que hay después de El Guincho y “Alegranza”. Junto a Jens Neumaier y Cristian Subirà, la música se convierte en un terreno impracticable, con sus pendientes y sus explosiones, sus empujones y sus cataratas.

Busy Signal Tic Tic Toc

El dancehall, especialmente en el mainstream, es un género musical que vive la eterna maldición de los “hits del verano”, ya que la gente que usualmente la consume o vende, no considera necesario escuchar algo así hasta que se encuentran en algún tipo de vacaciones. Así que al menos una vez al año es cuando los exponentes de este género encuentran la oportunidad de ser escuchados con la cantidad de euforia necesaria -a veces sólo- para entender y sentir a plenitud la sangre y espíritu que corre por las cadencias de los ritmos caribeños como los de Busy Signal.

Fuck Buttons Sweet Love from Planet Earth

Hemos visto a la gente bailar en los conciertos de Fuck Buttons. Así que hemos visto lo inimaginable, porque vaya que es complicado hacerse una coreografía para su sonido, algo que vaya más allá del head banging, los espasmos con ojos cerrados y los giros repentinos de la cabeza. Aunque, bien visto, todo puede ser en "Sweet Love from Planet Earth".

Jay Z Jockin' Jay Z

Hay ciertos momentos en la vida de un blanco europeo que le hacen desear ser negro, o mejor dicho, ser Jay Z. Sobre todo después de haber tenido que aguantar en nuestras infancias a tipejos de poca monta como los hermanos Gallagher, y sus ademanes de Pub para descerebrados. Pues se ha demostrado, y con creces, que solo hace falta un poquito del bueno de Z para subirse al escenario principal de Glastonbury, y guitarra en mano y mucha ironía del ghetto, callar para siempre las críticas y niñaterías que los dos gemelos le hicieron en su momento.

TV On The Radio Golden Age

Aunque el video no favoreció mucho a esta canción, hemos decidido incluirla como una de las mejores del año, principalmente porque el trabajo reunido por los de Brooklyn en “Dear Science” (4AD, 08), empezando por este sencillo, es sin duda uno de los mejores momentos de la historia de la música neoyorquina como no había sucedido desde hace años.
Rufus Wainwright Tiergarten (Supermayer Remix)

Este es uno de esos temas que todo el mundo envidiará, que los djs pueden pinchar como "gran finale" y cubrirse de gloria en un after improvisado a la orilla del mar con un iPod y unos altavoces portátiles. O en un fiestón. Eso es lo de menos, lo importante es que este es un tema enorme.

Mystery Jets Young Love

Los vaivenes emocionales de estos jóvenes llamados Mystery Jets poco tienen de especial, y quizás sea ahí, donde hacen de lo cotidiano algo bonito, donde reside toda su gracia. La compañía de la insultantemente cría Laura Marling hizo el resto.

Of Montreal Gallery Piece

El regreso de los de Olimpia en formato súper estrella. Difícil decidir qué canción de todo el disco es la mejor, ya que con cada escucha aparecen más detalles. De momento y hasta nuevo aviso, nos quedamos con "Gallery Piece".

Sigur Rós Gobbledigok

Este 2008 ha supuesto el regreso de bandas importantes, y una de esas vueltas al ruedo ha sido la de los islandeses Sigur Ros, que con “Með Suð Í Eyrum Við Spilum Endalaust” (EMI/XL Recordings) han vuelto a la palestra (desnudo y actuación en el MOMA incluidos) y emocionándonos con preciosidades del tipo de este “Gobbledigok”.

Friendly Fires Paris (Aeroplane Remix)

Llega el fin de semana y con él los sueños de un mundo mejor, más suave, de masajes a cuatro bandas y de emparedados entre enanos fineses e indígenas mahorís (véase Zoolander), donde todos nos movemos así, lentamente, al son de Aeroplane. De Aaaaeeeeeroplane toda la noche…

Portishead Magic Doors

Portishead, aquella banda de los noventa que sin querer acabó convirtiéndose en hilo musical para veladas acogedoras y autocomplacientes en boutiques y cafeterías de moda, a principios de año, volvieron a sorprender a cínicos y descreídos con un disco que rehuía de todos aquellos tópicos musicales que apadrinaron en el pasado. "Magic Doors", este milagro hecho de luz y dolor, de esperanza y de miedo, es un fiel testimonio de aquel exorcismo llamado "Third" (Island, 08).

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video

cerrar
cerrar