Reportajes

Tercera temporada de 'Alaska y Mario': la fórmula no se agota

La nueva dosis del reality de MTV ha vuelto este fin de semana dando muestras de que la vida de la pareja (y sus amigos más cercanos) aún puede exprimirse mucho más.

Si te habías enganchados a las dos primeras temporadas del reality show más kitsch que jamás se haya hecho en España, la tercera, estrenada el pasado domingo en MTV, te seguirá dando momentos de verdadero goce mamarracho. Alaska y Mario siguen poniendo alto el nivel del absurdo, la caspa y lo 'camp'.

No hace falta decir que se ha convertido por méritos propios en uno de los mejores programas de los últimos años. El voyeurismo hacia la figura de Alaska y Mario Vaquerizo volvió el pasado domingo a MTV con la tercera temporada de “Alaska y Mario”, probablemente, uno de los realitys más desternillantes (y moralmente limpios) que han habitado en la pequeña pantalla. Recién llegados de México, la extraña pareja vuelva a su querida Madrid para empezar a preparar los preparativos del 50 aniversario de Alaska inmersos en un no parar de cameos, momentazos surrealistas, frases ‘vaquerizas’ dignas de enmarcar y cigarros pixelados. Los futuros episodios prometen tras este pistoletazo de salida, pero he aquí algunos de los highlights que no pasaron inadvertidos en la primera entrega del domingo.

Alaska luchando contra la vejez

Las buenas divas se deben tanto a su público como a sí mismas para intentar maquillar los años de más. A punto de celebrar el medio siglo (y decimos celebrar porque ella es de las que hasta ahora sólo conmemoraba los cumpleaños de diez en diez), Alaska pasa por su dermatólogo para inyectarse ácido hialurónico en los pómulos y distraer en la medida de lo posible de lo que pone en su DNI. La imagen no deja de ser algo grotesca, pero si a ella, confesa adicta al bisturí, le da igual mostrarse de este modo ante la cámara, ¿quiénes somos nosotros para cuestionarlo?

La subasta que más dará de qué hablar

Aunque nuestros protagonistas se acercaron a La Fresh Gallery de su íntima amiga Topacio para hacerse con algunos cuadros de Fabio McNamara y Juan Gatti, al final salieron de la galería con la idea de hacer una subasta que les haga ganar espacio en casa. Es lo que tiene tener un hogar recargadamente kitsch: hay que desprenderse de objetos queridos para poder traerse otros nuevos. Mario, con toda la caradura del mundo, no tiene reparos en decir que todo el dinero que se pudiese recaudar se lo quedarían ellos. Que nadie espere encontrarse sus chaquetas de Balmain cuando se materialice la subasta.

Natalia Verbeke y las bicicletas endemoniadas

El domingo supimos que Natalia Verbeke y Vaquerizo compartían instituto de jóvenes. La actriz le propone ir a la tienda de bicicletas de su hermano para coger una y darse una vuelta por el centro. Torpes como ellos solos, ambos acabaron por los suelos. No obstante, lo más destacado fue la perla que Mario soltó: “me gustaría ser maricón, pero lo he intentado y no puedo”. Por esas frases fuera de tono que suelta (no queremos ni imaginarnos cuando la cámara está apagada) se ha ganado las simpatías de media España.

América: la guest star que no puede faltar

La madre de Alaska, América, por sí solo se merece un reality propio. Cada vez que aparece se come con patatas todos los planos. Sobre todo, si revela batallitas como que de bien pequeña le daba leche condensada a Alaska después de que ésta naciera pesando apenas un kilo y medio. Parece que se va a quedar una buena temporada en Madrid, así que la veremos en los próximos episodios luciendo abrigos de visón siempre y cuando Vaquerizo no se los tome prestados.

Los León: genios y figura

Eduardo Casanova (el célebre Fidel de la serie “Aída”) recoge a nuestros protagonistas por casa para irse todos juntos hasta el karaoke Brindis para hacer un poco el cabra. Allí les espera Paco León, quien empieza a gestionar una cena a cuatro bandas entre él, su madre Carmina, Alaska y Mario. Quien tuviera alguna duda acerca de la autenticidad de la matriarca de los León en “Carmina o Revienta”, se habrá sorprendido al ver lo deslenguada que en realidad es la buena mujer. Como si tuviera el espíritu de Omaíta en sus carnes, ha sido de los mejores cameos que jamás ha participado en el programa. ¿Para cuándo un reality para ella sola en Sevilla?

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar