Reportajes

San Miguel Primavera Sound, miércoles

Buenas sensaciones en el Poble Espanyol (y un presagio)

San Miguel Primavera Sound

Por Mónica Franco

Precalentamiento, antesala o prolegómeno de uno de los eventos más sonados del panorama festivalero; el miércoles del San Miguel Primavera Sound había sido hasta ahora una cita más o menos eludible en el conjunto de actividades que propone el festival. Sin embargo, avispados los organizadores y conscientes del salto logístico y cualitativo que supuso la décima edición, desde ayer podemos empezar a mentalizarnos de que, a partir de ahora, la oficialidad y obligatoriedad de asistencia empieza en el ecuador de la semana. Tras salir de la oficina y, a poder ser, con algo de premura, pues las lindes de la Plaza Mayor del Poble Espanyol no han dado para acoger a todo aquel que ha querido disfrutar de la velada. A punto de llegar a las nueve de la noche, la organización colgaba el cartel de aforo completo. La causa la podemos encontrar simplemente comprobando el line-up. Unos Echo & The Bunnymen que únicamente iban a empuñar hoy sus instrumentos han logrado concentrar en el recuperado espacio a curtidos asistentes, pero también a las nuevas generaciones fieles al encuentro, las que no llegaron a conocer el festival cuando se celebraba precisamente en el Poble Espanyol. Lo transversal del público en cuanto a edades (algunos niños luciendo sus graciosos protectores auditivos se entremezclaban con viejos lobos de mar de cabello blanco) y afinidades, sumado al encanto arquitectónico del lugar, ha creado un ambiente encantador, afable, rozando la cercanía que dan las verbenas de pueblo.

Así que imaginad el momento: una soleada tarde de mayo, calima mediterránea tempranera, bullicio, saludos a amigos y conocidos, sonrisas aquí y allá, viajes a por cervezas y, al fondo, subidas al escenario, Las Robertas haciendo gala de su atractivo y de sus formas. Combinando la dulzura femenina en las melodías con el desenfado del garage en los sonidos, la banda costarricense ha amenizado la media tarde sin llegar a robarle protagonismo a la magia de la atmósfera. Venían precedidas por otra formación de chicas, Nisennenmondai, a las que no hemos tenido el placer de ver –debido a las formalidades de las colas– pero que han convencido al público más madrugador, por lo que comentaba la gente. Para cuando le llegó el turno a Comet Gain, la sombra ya aplacaba los sudores de más de la mitad del espacio y la cerveza ya comenzaba a burbujear en las cabezas de los asistentes. Los ingleses han captado a la perfección la magia del momento –son ya lustros los que llevan subiéndose a tablados– y se han apuntado al verbeneo indie encabezados por su líder David Feck, que alentaba al público entre canción y canción a consumir merchandising, patatas y condones. Pero la reina en el escenario ha sido Rachel Evans. La mujer al micrófono, la única persona sin instrumento en el escenario pero que le bastan sus palmas y la cercanía de un micro, así como su voz de karaoke punk, para animar el cotarro. Sólo de verla uno se divertía.

Ocho de la tarde. Lo festivo del ambiente iba disminuyendo según se acercaba la hora en que Echo & The Bunnymen habían de subirse al escenario y una suerte de tensión eufórica contenida se iba apoderando de la plaza. Los ojos iban abandonando las conversaciones para centrarse en el stage, hasta que finalmente Ian McCulloch y su séquito tomaban el espacio uniformados de caqui militar. El programa del día prometía “Heaven Up Here” y “Crocodiles”, sus dos primeros álbumes. Y ellos se lo han tomado al pie de la letra. La banda ha sido tan quisquillosa con el tracklist como con los detalles técnicos. No había pasado un minuto desde que sonara la música y McCulloch ya estaba dando órdenes al staff de sonido para que su voz coronara el sonido. Voz imperturbable por el paso del tiempo, dominada y reinante durante las casi dos horas que ha durado la actuación. Sonido limpísimo, guitarras en la letanía y punteo de bajo que hacía moverse la pelusa del flequillo. Los vestigios del post-punk han devuelto a una juventud de 90 minutos a muchos de los allí presentes (sobre todo a ese gran sector de pasaporte británico y más de 40 años). Y los más jóvenes, alentados por los movimientos de cabeza de los mayores, hemos sentido en cierto sentido la esencia del Manchester de los ochenta. El montaje de luz ha acompañado el ambiente; tanto que el primer tramo del concierto se podía afirmar que la luz diurna casi desmerecía el momento.

Deposiciones y reposiciones líquidas eran necesarias para afrontar la última hora de la noche. Dan Snaith, con el disfraz de Caribou, pisaba otra vez la Ciudad Condal. Aunque fuera tu compañero de piso, tu primo o tu vecino de local de ensayo y tuvieras la oportunidad de verlo a diario, da igual. Ver a Caribou en directo es siempre un espectáculo esperanzador, vibrante y vigorizante. A Snatih le da lo mismo que el escenario mida cinco o cien metros de ancho. Él y sus músicos se miran unos a otros en escasos diez metros cuadrados, como conectados por sus propios espacios vitales, para coordinar voces, guitarra, máquinas y percusión con una precisión digna de androides. Esta noche también ha existido un increíble acompañamiento luminoso y un caleidoscopio proyectado al fondo vistiendo de exquisitez la actuación. La masa se prestó al baile con los momentos de más groove –como en “Sun” o “Hannibal” – y se dejó atusar por la sensualidad de algunos tramos, en especial con los acordes de “Jamelia”, que hicieron elevar el espíritu colectivo. Como no podía ser de otra manera, “Odessa” y el fervor del público pusieron punto y final a la noche. Pero abrieron el apetito, como ese aperitivo que invita a pasar al primer entrante, para tres días que prometen ser tan maratonianos en lo físico como reconfortantes en lo espiritual. Buenas sensaciones y un presagio: lo mejor está todavía por llegar. San Miguel Primavera Sound

Antes del festín de actuaciones en el Fòrum de Barcelona, el San Miguel Primavera Sound ya ofreció ayer un aperitivo en el Poble Espanyol con actuaciones de Echo & The Bunnymen, Comet Gain, Caribou y Las Robertas. Fuimos allí y ahora te lo contamos.

Previa San Miguel Primavera Sound (I): Los artistas que tienes que descubrir

Previa San Miguel Primavera Sound (II): Los ‘headliners’ que necesitas no perderte

Echo and the Bunnymen Echo & The Bunnymen Comet GainComet Gain

Echo & The Bunnymen Echo & The Bunnymen

CaribouCaribou

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video

cerrar
cerrar