Reportajes

R&B indie

Hacia una nueva sensibilidad en el pop urbano

R&B

Los discos de R&B más vendidos de 2011 han sido: “4”, de Beyoncé; “Loud”, de Rihanna; “F.A.M.E.”, de Chris Brown; y “Doo-Woops & Hooligans”, de Bruno Mars. Pocas sorpresas. Tres estrellas muy consolidadas y un debutante que ya en su puesta de largo ha dejado claro que su futuro apunta directamente al pop para todos los públicos. La crisis del género, que no es nueva y se viene arrastrando desde hace unos años y a la que se suma el paulatino descenso de las ventas de discos, se ha hecho más patente si cabe este año con el dibujo de un panorama estancado y autocomplaciente en el que las grandes estrellas no han aportado ni presentado señales de cambio en la evolución y la orientación futura de sus cimientos. Y quizás como consecuencia de este acomodamiento y de la poca chispa que desprenden la mayoría de lanzamientos ‘grandes’ en la actualidad, lejos del fulgor creativo de sus años de bonanza e incluso también del impacto mediático y popular de entonces, las miradas han vuelto a dirigirse al underground en busca de factores revulsivos que puedan agitar y convulsionar la escena desde abajo. Evidentemente este proceso de búsqueda y observación no se ha dado por casualidad o capricho, sino porque ha sido en 2011 cuando se han percibido con claridad movimientos destacables y meritorios en las placas teutónicas de la música independiente que han activado el runrún y han instaurado la sensación de que algo estaba pasando. Y ese algo ha afectado, directa y frontalmente, al R&B. Justo cuando más lo necesitaba.

BEYONCE - "RUN THE WORLD" (GIRLS) OFFICIAL MUSIC VIDEO from Theshay West on Vimeo.

Al margen de proponer una serie de valores musicales apasionantes que ya hemos desgranado con profundidad en esta casa a lo largo del año, “House Of Balloons”, mixtape de debut de The Weeknd, proyecto del cantante canadiense Abel Tesfaye, ha puesto sobre la mesa una pregunta con trasfondo: ¿cuánto tiempo hacía que no escuchábamos una canción de R&B? Y por escuchar me refiero a prestar atención y sentir interés por lo que nos estaban cantando, a tener la sensación de que había una historia debajo del maquillaje. Desde la aparición y explosión artística y popular de Puff Daddy, Trackmasters, The Neptunes, Timbaland, J.R. Rotem o, ya más recientemente, Ne-Yo, Danja o Stargate como grandes reformuladores sonoros del género, en muchos casos artífices también de propuestas innovadoras en el marco de la música popular, éste se había convertido básicamente en un estilo tan focalizado y centrado en la producción, en el envoltorio, que a nadie parecían importarle ya las historias que se explicaban en las canciones. Cuanto más suntuoso, lustroso y reluciente era el andamiaje musical más licencia parecía tener el contenido para perderse en frivolidades y apuestas casi paródicas: sonaba “Umbrella” y a nadie le importaba que tuviera uno de los estribillos más absurdos de la historia; te topabas con “Closer”, de Ne-Yo, y pasabas por alto la vulgaridad de su letra porque tenías suficiente con su beat y sus melodías. Hitazos ambos, pero huecos, sin alma. Sobre el papel, el R&B siempre se ha caracterizado por ser un catalizador de emociones y sentimientos intensos, pero en los últimos años se ha dado casi por hecho, sin protestas ni quejas, que esto sólo era un acompañamiento de trámite, la mayoría de veces poco elaborado, de un meticuloso y sobrecargado ejercicio de producción que lo absorbía todo. La publicación gratuita de “House Of Balloons” le ha devuelto al género algunos elementos que se echaban en falta desde hacía tiempo –excitación, frescura, nuevos sonidos–, pero sobre todo le ha devuelto una personalidad creíble, tangible, de arrolladora viveza, en la que la voz y lo que de ella se desprende vuelve a adquirir máximo protagonismo. La particular construcción de su discurso, con una producción austera, sombría, que tiende al minimalismo y al oscurantismo, liberada por completo de artificios o excesos de estudio, permite que brillen y tengan especial importancia sus letras. Abel Tesfaye no es Marvin Gaye, ni tan siquiera me parece un tipo con un descomunal talento poético, pero sus composiciones, que giran alrededor de la noche, el sexo, el desenfreno y los clubs, suenan reales y auténticas, transmiten sensaciones y emociones que no parecen prefabricadas ni supeditadas obsesivamente al mandato de una producción bañada en oro. En el reino de la perfección sintética y el botox sonoro, The Weeknd aporta sensación de verdad, con sus imperfecciones, errores y defectos humanizados, qué duda cabe, pero ese puede ser el punto de partida de un cambio de tendencia que se espera que pueda tener incidencia en los hábitos endémicos del mainstream.
The Weeknd - The Knowing (Official Video) from xoxxxoooxo on Vimeo.

No hay nada significativamente nuevo en la idea de tergiversar y alterar el orden de las altas esferas populares desde plataformas underground. De hecho, es el viejo cuento que se repite cíclicamente. Quizás la novedad del tsunami The Weeknd estriba en la idea, todavía por definir y acotar, de que “House Of Balloons” es la punta de lanza de una corriente musical, pero también conceptual, sin fronteras claras, que reconduce la sintaxis del R&B hacia posiciones expresivas y estéticas limítrofes con la sensibilidad indie y viceversa, algo que arranca en “808s & Heartbreak”, probablemente el disco más decisivo para el presente inmediato y el futuro del hip hop y el R&B, y, de momento, llega hasta “Take Care”, donde Drake consigue llevar al mainstream todo lo apuntado estos últimos meses desde diversos vértices expresivos, muchos de ellos sin conexión aparente: esa delgada línea roja con regusto chillwave y ademanes pop que une a The Weeknd, How To Dress Well, Frank Ocean, JMNT, Holy Other, Blood Orange, Azealia Banks o TALWST, no tanto por el corpus de sus canciones, muy dispar y variado, como por la mentalidad y las influencias que las caracterizan. No es un género nuevo, no existe como tal, pero sí es perceptible y evidente una confluencia de propuestas en las que se materializa un hecho que nadie hubiera imaginado hace años: el levantamiento de otro R&B. Distinto. Nuevo. De autor.
Azealia Banks – 212 from Cult of Greg on Vimeo.

Esta colisión apasionante entre R&B e indie –no como estilo concreto, sino como ente conceptual– ya no sólo responde a hechos tan llamativos como que el propio Tesfaye samplee a Beach House en “Loft Music”, que Frank Ocean haga lo propio con MGMT, que la nueva estrella del firmamento, la joven pero ya prometedora Azealia Banks, versione a Interpol en una de sus primeras cartas de presentación, que jj le pidan una colaboración a Ne-Yo o que Holy Other integre voces femeninas afines al género en sus sueños de melancolía evanescente, sino también a la idea global de que todos ellos adoptan su influencia y algunos incluso le cambian la cara por completo para generar una nueva vía al margen de los convencionalismos instaurados. Más allá de etiquetas apresuradas –por ejemplo, PBR&B, algo forzada mezcla de las siglas de la cerveza favorita de los hipsters, Pabst Blue Ribbon, con las siglas del género; o, peor aún, R’IN’D– y de la sobreexcitación propia de cada temporada, la sensación es que aquí tenemos algo. Se desconoce cuál será su impacto real a medio plazo, adónde nos conducirá y cuál será su viabilidad más allá de este viagrazo coyuntural que ahora nos persigue, pero es sintomático y alentador que el que estaba predestinado a ser uno de los álbumes más importantes de 2011 en términos de impacto, expansión y difusión, ese “Take Care” que sigue creciendo con el paso de los días, se haya convertido en el mejor embajador de esta nueva sensibilidad. Algunos harían bien en tomar nota.
Drake ~ Marvins Room (Official Video) from OctobersVeryOwn on Vimeo.

Crítica: Drake " Take Care"

Crítica: The Weeknd " House Of Balloons"

Crítica: Holy Other " With U"

Crítica: Blood Orange " Coastal Grooves"

Crítica: How To Dress Well " Love Remains"

Entrevista: How To Dress Well " El lado oscuro de la fuerza"

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video

cerrar
cerrar