Reportajes

Manual de instrucciones para convertirte en un ecoterrorista

Radiografiamos el mayor proceso judicial que se ha llevado a cabo contra los movimientos por los derechos de los animales en España

1. La operación

Fue un miércoles de hace ahora cuatro años. Acababa de amanecer y la despertaron unos golpes tremendos en la puerta de su casa. Su compañera de piso se encaramó a la mirilla de la puerta.

Al otro lado, varios hombres encapuchados mantenían la mirada fija en algún punto del suelo del rellano: ¡Abran, Guardia Civil!

Ese día, Jenni Alvarado era detenida por el cuerpo antiterrorista de élite de la Guardia Civil en su piso de Bilbao. Otras 11 personas fueron arrestadas simultáneamente en la capital vizcaína, Madrid y Galicia. Todas ellas estaban vinculadas a Igualdad Animal y Equanimal, organizaciones de defensa de los derechos de los animales.

La principal acusación era la suelta masiva de visones en varias granjas gallegas

Ese día, el 22 de junio de 2011, prácticamente todos los medios de comunicación informaron de que se había dado un duro golpe al "ecoterrorismo" en España. El término, difundido en la nota de prensa de la Guardia Civil, caló en los medios por novedoso y alarmante.

Se les acusaba, entre muchas otras cosas, de la suelta masiva de visones en varias granjas gallegas en 2007 y 2009.

2. El registro

Dentro del piso donde vivía Jenni se amontonaban los agentes, algunos con subfusiles de asalto, la cara tapada. Se montó un operativo de gran envergadura, muy similar al que se realiza cuando se desarticula un comando de ETA.

"Fue surrealista. Si veo ahora con una cámara todo lo que pasó... Guardias civiles vaciando tu casa, metiéndolo todo en cajas... Estaba tan en shock que en ese momento no lo concebía como una realidad".

La situación transitaba por momentos del terror a la comedia: a modo de cuadro, de una de las paredes colgaba un viejo cartel forestal, oxidado y con impactos de bala, probablemente de algún cazador aburrido.

"Así que a esto es a lo que os dedicáis, ¿no?", dedujo uno de los agentes, pensando en algún tipo de entrenamiento militar clandestino.

Jenni recuerda que todo parecía tan irreal que, en ese momento, a ella y a sus compañeros de piso se les llegó a escapar la risa.

Habrían llorado, en lugar de reír, si alguien les hubiera dicho que estaban a punto de llevársela, esposada, a 600 kilómetros de allí bajo acusaciones que podrían suponer unos cuantos años de cárcel.

3. El juez

Todos los detenidos fueron conducidos en furgones a Galicia. Una vez allí, prestaron declaración ante el juez que había instruido el caso: José Antonio Vázquez Taín, personaje popular y magistrado estrella en casos tan mediáticos como el de Asunta Basterra o el Códice Calixtino. 

Nueve de ellos fueron puestos en libertad provisional con cargos, para los otros tres se dictó prisión preventiva. 

La principal acusación era la suelta de visones pero también se añadían otros cargos como daños o asociación ilícita.

Era el primer gran golpe a las organizaciones animalistas en España y su impacto mediático fue brutal

4. La cárcel

Eneko Pérez fue uno de los tres que pisó cárcel: "Cuando nos dijeron que íbamos a prisión preventiva, se me vino todo abajo. En el traslado iba con Eladio [otro de los detenidos] y vimos por una rendija de la furgoneta la cárcel. Le dije: mira esto porque ahí es donde vamos a pasar los próximos dos años".

No fue así. A los 19 días, la Audiencia Provincial decidió ponerlos en libertad. Fue el primer síntoma de que había un desfase entre la parafernalia desplegada el día de la operación y las pruebas incriminatorias con las que contaba la policía.

En enero de 2013, el juez decidió ampliar las imputaciones y acusó a 13 personas más de estar relacionadas de alguna manera u otra con el "ecoterrorismo".

Entre los nuevos acusados estaba la madre de una de las activistas —una mujer de más de 60 años completamente ajena a la causa— o a dos extrabajadores de granjas de visones que habían aireado públicamente la crueldad con la que se trata a los animales en ese tipo de explotaciones.

5. Las investigaciones

Desde Igualdad Animal se ha denunciado insistentemente que ha sido un proceso plagado de irregularidades.

Javier Moreno, portavoz de la organización, critica las estrechas relaciones del juez instructor con el lobby de cazadores, quienes recientemente lo condecoraron por su defensa del medio ambiente, "impartiendo justicia contra aquellos que atentan contra la naturaleza". O su empatía con la industria ganadera, confirmada por el propio magistrado, ya que su padre fue propietario de una granja.

Se llegó a imputar a la madre de una de las activistas, una mujer de más de sesenta años ajena al movimiento

¿Fue esto lo que motivó la causa?

Antes de las detenciones, tanto Igualdad Animal como Equanimal (fusionadas desde 2012) habían difundido algunos reportajes de investigación sobre la industria peletera que tuvieron gran impacto mediático:

"Era la primera vez en el Estado español que la gente veía lo que realmente ocurre en una granja de visones. Creo que lo que ha habido es un intento de la industria peletera de frenarnos", explica Moreno.

Lo cierto es que Igualdad Animal está logrando cada vez más presencia en medios de comunicación de masas gracias a sus impactantes reportajes con cámara oculta en explotaciones ganaderas, peleteras o mataderos. Se están convirtiendo en fuente de noticias virales y su influencia está agrietando los muros de una industria que tiene mucho que ocultar a sus consumidores.

La información, en esta guerra, es una munición implacable y las organizaciones animalistas saben bien cómo emplearla.

6. La jueza

Hace una semana, la pesadilla se acabó.

Justo cuando se cumplía el cuarto aniversario de las detenciones, la Audiencia Provincial daba carpetazo al caso en un auto que ha sorprendido por su contundente contenido.

Unos meses atrás, el juez Taín había sido trasladado a otro juzgado y su sustituta, la jueza Margarita Guillén, lo heredó.

Por aquel entonces, la fiscalía ya había pedido el archivo de la causa por falta de pruebas. Siete años de instrucción, teléfonos pinchados, registros de domicilios, un despliegue policial hollywoodiense y 25 imputados... quedaban en nada.

El auto que archiva la causa ha sorprendido por ser crítico con el juez instructor

En el auto, la jueza critica abiertamente la "endeblez e inconsistencia" de los indicios y concluye que "no se ha acreditado la participación de ninguno de los imputados en la comisión de algún acto delictivo concreto".

De hecho, confirma que actividades que se señalaban como sospechosas (listados de granjas, planos de Google o manuales de investigación) son simplemente muestras de "actividades lícitas dentro del ámbito de una organización dedicada a la defensa de los animales".

Así que, de rebote, el animalismo ha recibido un importante espaldarazo judicial que legitima su actividad.

La justicia no solo no encuentra delito alguno sino que legitima las actividades del movimiento

7. Los tuyos

Antes de ingresar en prisión, a Eneko Pérez le dieron 30 segundos para hacer una llamada.

"Llamé a una persona muy importante para mí y me dijo: 'Estamos contigo, te amo, puedes con esto y más, te vamos a sacar de ahí'. Llevaba todo el día hundido pero eso me cambió totalmente la perspectiva. Tu gente es tu fuerte".

Ha estado cuatro años pensando que acabaría en la cárcel. Y dice que ha sido angustioso, pero que también ha tenido su parte positiva:

"Ni mis amigos, ni mis compañeros, ni mi familia me ha dado la espalda; al revés. Ha sido una declaración de amor y amistad como nunca había tenido".

El asunto tuvo otras consecuencias inesperadas. Hasta la fecha, Igualdad Animal y Equanimal habían tenido tensiones internas.

"A Eladio y a mí, por ejemplo, nos habían separado distancias políticas y teníamos una situación delicada. Diez minutos de calabozo borraron las tensiones de años de activismo".

"Qué paradoja, si la intención era debilitar al movimiento...", comento al terminar la entrevista.

"Al final, la cárcel te pone en una situación tan extrema que recuerdas quiénes son realmente los tuyos, con quién estás y contra quién luchas".

Cuando la justicia critica a la propia justicia... es que algo no ha funcionado bien

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar