Reportajes

Manu Vulcano, encanto manchego en la isla de la fiesta

La gente de BURN nos acompaña en un fin de semana en Ibiza con Manu Vulcano, ganador del concurso de DJs que la marca de bebidas energéticas ha organizado este año en Europa.

La marca de bebidas energéticas ha iniciado un plan de mecenazgo de nuevos DJs. Uno de los ganadores de su iniciativa es Manu Vulcano, un artista albaceteños que está disfrutando de un verano soñado en Ibiza, pinchando en Sankeys y Privilege. Fuimos hasta la isla a conocerle mejor.

Por muy desfasado que vaya Sven Väth, por mucho que los guiris se postulen como portadores de melanoma, por muchos famosetes que pisen La Pitiusa, Ibiza siempre será un lugar cargado de ilusiones y felicidad. Las de los jóvenes que viven su primera experiencia vacacional veraniega, las de los fans de la electrónica que verán a sus ídolos en las cabinas y las de algunas jóvenes promesas que intentan hacerse un hueco en los line-ups. Es el caso de Manu Vulcano, ganador del BURN Studios Residency y, por ende, residente del club Sankeys.

Hay personas que prefieren hacer regalos antes que recibirlos. Disfrutan más con el placer de hacer feliz a alguien que con el de satisfacer un capricho. El equipo de BURN Studios se está rigiendo por esa filosofía. Primero les han regalado la oportunidad de ser DJs residentes en Ibiza a tres jóvenes europeos, entre los que se encuentra el español Manu Vulcano. Después nos han regalado a varios compañeros de los medios que compartamos con Manu un fin de semana para que comprobemos, in situ, cómo de feliz es Manu con su premio. El detalle “in situ” hubiera tenido significado anecdótico en cualquier otro contexto. Pero hablamos de Ibiza; tres días en pleno agosto. Playas de ensueño hasta la bandera. Cartelería con line-ups de cinco cifras por doquier. Sol, calor, gresite azul y un minibús a disposición del personal. Así, aunque San Antonio te recuerde a Marbella, Cullera o Lloret, es imposible no estar predispuesto a ser feliz. Cuanto menos, a reírse de la horda white trash extranjera y a bailar lo que se preste.

Si nosotros en tres días nos lo hemos pasado bien, imaginad el albaceteño Manu Vulcano, que ya lleva alguna semana inmerso en la rutina ibicenca y la disfrutará hasta el próximo 15 de septiembre. Le podéis ver en el Sankeys –hermano pequeño del club de Manchester– abriendo una de las salas. Horas antes de que esto ocurriera el pasado sábado, la expedición que había montado Burn se encontraba por primera vez con el ganador. Compartiendo unas bebidas, nos hablaba de su pasado en la escena electrónica manchega, de cómo el alcalde de su natal Villarrobledo lo había erigido en mejor DJ de Europa y se hacía el remolón cuando le preguntábamos por sus géneros predilectos o sus productores favoritos. “Microhouse, tech- house, algo de deep house… Pero no me guío por géneros. Simplemente navego por internet y encuentro cosas que me llegan”. No se casa con nada ni con nadie con elegante prudencia. Es otra de las cosas que nos transmite, la cantidad de información útil que le está llegando de otros operadores en las cabinas ibicencas. Consejos para sobrevivir en el mercado de los selectores de la isla, gremio al que ya se puede dar por apuntado.

"Manu se hace entender a la perfección; el chico transmite y en eso se fijó el jurado del concurso para elegirlo"

Entramos en Sankeys (Platja d’En Bossa), donde es más fácil encontrar a alguien sereno que a alguien que hable castellano. Tal y como apuntaba Vulcano unos momentos antes, la fisionomía del club invita a prestar atención a la música que suena, no como muchas de las salas de la isla, en las que se le da más importancia a la decoración y el espectáculo de plumas y body-painting extremo que a lo que vaya a sonar por los altavoces. Techos bajos, decoración escueta y buen sonido. Para Manu, una ventaja comparándolo con los otros dos clubs que acogen ganadores del Burn Studios Residency, Privilege y Mambo Café. Dice no poder estar más contento con la residencia que le tocó y con el trato recibido por el club. Sus limitaciones con el inglés –a las que ha hecho referencia en algunas ocasiones durante el fin de semana– no parecen tales dentro de la sala. Manu se hace entender a la perfección; el chico transmite y en eso se fijó el jurado del concurso para elegirlo, dejando de lado cuestiones de idioma, géneros y/o productores fetiches.

"Quién sabe si algún día veremos a Manu en la parte alta del Berghain…"

No dominará el inglés, pero el DJ se hace entender con el staff de Sankeys. Y es la única persona que he conocido de este país que pronuncia Luciano correctamente y no lo españoliza. De Luciano y Uner, dos de los pocos nombres que le conseguimos arrancar, y de cómo el suizo se hizo con los favores del español para Cadenza, también nos hablaba Manu cuando le preguntábamos por las visitas que los ganadores europeos del concurso habían recibido durante su estancia en el BURN Bootcamp Residency. Vulcano ya ha llenado media sala, miro a mi alrededor y me acuerdo de Cadenza y sus noches en la sala berlinesa Panoramabar. Hay un vínculo claro entre ambas sensaciones. Quién sabe si algún día veremos a Manu en la parte alta del Berghain…

Acabamos la noche visitando el club más grande del mundo, Privilege, en la noche más barcelonesa, la de Elrow. Allí le sacamos partido a la pulserita fosforescente y comprobamos a qué se refería Manu cuando hablaba de las diferencias entre que te toque pinchar en Privilege o en Sankeys. A pesar de que la tradición manda y uno de los clásicos en las fiestas del after barcelonés es el presupuesto en colchonetas y complementos de bolsa de cotillón, la de Elrow no es la única noche que el club ibicenco se llena de parafernalia, dejando al DJ no en segundo plano pero quizás compartiendo protagonismo con un sinfín de estímulos visuales que poco tienen que ver con la música.

Al día siguiente teníamos la oportunidad de encontrarnos con Manu otra vez. En esta ocasión coincidiendo con la mítica puesta de sol en Sant Antoni. Tras sudar nuestros excesos con la barra de Privilege en las playas de la isla, nos volvemos a encontrar toda la expedición y el de Villarrobledo. Son las ocho de la tarde, el sol se aproxima a la línea de mar en el horizonte, los ritmos étnicos suenan en el Kumharas Bar de Cala de Bou y Manu vuelve a responder a nuestras preguntas con ese encanto campechano con el que nos ha tratado todo el fin de semana. Obviamente, le preguntamos por su futuro. “ Lo siguiente es hacer contactos, intentar conseguir algún contrato como DJ. Pero hay que ir poco a poco”. Le preguntamos si en un futuro se animará con la producción. “ Me encantaría; no concibo el oficio de disc-jockey sin tener una relación con la creación musical”. Al parecer, el mecenazgo de BURN no acaba este verano en Ibiza, sino que continuará con un curso de producción profesional en Barcelona.

Tras dejar escapar al protagonista de esta historia para dejar que disfrute de Luciano en la cabina del Café Mambo, nos disponemos a disfrutar de nuestras últimas horas en Ibiza. El encanto de Dalt Vila, los arroces de la cocina de la isla y el increíble paraje de Punta Galera forman parte ya de nuestro equipaje camino del aeropuerto, donde nos espera nuestro último encuentro con Manu Vulcano. La tarde del lunes nos lo encontramos tras los decks del Lounge Bar que el matrimonio Guetta (sí sí, David y Cathy juntos como empresarios) han montado en la zona de embarque del aeropuerto de la isla bajo la marca F**CK Me I’m Famous. Si en el Sankeys de madrugada Manu opta por el sonido más contundente, apuntando hacia el tech-house, para el variopinto público del aeropuerto Manu se decanta por el groove, los 120 bpms y las texturas sexys del house y el deep. Las tablas de haber pinchado aquí y allá ya las traía de casa y eso es algo que hemos podido percibir en los momentos en los que le hemos visto haciéndose cargo de la música. Antes de dirigirnos a la cola para embarcar nos despedimos de él: ¿Hasta cuándo estás en Ibiza, Manu? “ Hasta el día 15 de septiembre, así que ya sabéis, si volvéis por la isla avisadme y nos vemos”. Eso haremos Manu, y ojalá lo podamos hacer también los veranos que nos quedan por delante.

Fotografías de Christian Soares.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar