Reportajes

Estrenamos en streaming “H”, el nuevo disco de Havalina

Manuel Cabezalí nos confiesa, tras la celebración de su décimo aniversario como banda, que la clave del nuevo disco es que suena “menos atormentado”

Estrenamos el cuarto álbum de la banda madrileña Havalina, que saldrá a la venta el próximo lunes (1 de octubre) y que prosigue la línea de “Las Hojas Secas”: canciones rocosas, de guitarras hirientes y letras desoladas. Ellos nos cuentan más.

El pasado año celebraron su décimo aniversario dentro del siempre dificultoso circuito independiente de nuestro país. Pero lejos de seguir la fiesta, Havalina se han puesto manos a la obra para editar un nuevo trabajo de estudio, “H”, el cuarto en su carrera íntegramente en español. Antes de que este primero de octubre Origami Records ponga a la venta esta nueva apisonadora sonora recargada de electrizantes momentos instrumentales (que puedes escuchar en exclusiva y en streaming just al acabar este párrafo), hemos compartido unos minutos con su líder, Manuel Cabezalí, para compartir impresiones acerca de estas nueve canciones, conocer cómo le sienta trabajar junto a Ignacio Celma (bajo) y Javier Couceiro (batería), y divagar acerca del futuro de la banda. Sean bienvenidos al universo sonoro de uno de los mejores grupos de la Península.

“H” se publica justo un año después de que conmemorarais vuestro décimo aniversario como banda. ¿Por qué motivo no habéis estirado más la efeméride y os habéis tirado tan rápido a la piscina con material inédito?

Yo tendría más en cuenta cuando editamos nuestro último disco de estudio, “Las Hojas Secas”, hace cosa de dos años. Aparte de los conciertos de celebración y la caja especial hemos ignorado en parte lo del décimo aniversario porque teníamos la urgencia normal de sacar un disco nuevo. Y más después de tener los temas ya acabados.

Teniendo en cuenta todo este tiempo que lleváis en activo, ¿cuándo formaste Havalina pensabas que iba a tener una vida activa tan extensa?

En realidad, ya lo creía. Una cosa buena de Havalina es que nunca hemos llegado a tener un éxito rotundo, aunque, asimismo, la trayectoria ha sido ascendente. Una vez terminábamos un ciclo, por ejemplo un disco, echábamos la vista atrás y veíamos que habíamos mejorado respecto al álbum anterior. Eso siempre te anima a seguir. Nunca hemos sido ambiciosos ni hemos querido conseguir resultados a corto plazo, de modo que siempre nos ha valido la pena seguir adelante.

Supongo que el gran cambio cuantitativo lo empezasteis a notar cuando decidisteis probar suerte con el español.

Sí, en concreto con el segundo disco en español. Realmente no fue hace mucho de eso, ya que “Imperfección” se publicó en el 2009. Ahí fue cuando empezamos a darnos más a conocer. Hasta entonces éramos un grupo más para colegas.

¿Cómo se pasa de ser una banda para amigos a uno de los grupos más reverenciados del panorama nacional?

Los discos en inglés y el primero en español nos sirvieron para encontrarnos a nosotros mismos de forma natural. El éxito que tenemos ahora, no excesivamente grande, ha llegado en el momento necesario y merecido. No pienso que haya sido tardío. El tiempo pasado era necesario para encontrar nuestro sonido.

En la gira de aniversario ya tocabais temas inéditos, como por ejemplo “El Estruendo”, que ahora han aparecido en vuestro último disco. En el caso concreto de esa canción, si no me equivoco, quien canta es Ignacio Celma y no tú, ¿verdad?

Una de las cosas bonitas de todo este tiempo es que ahora el grupo es más grupo que nunca y todos tienen mayor voz. Ignacio lleva con nosotros unos cuatro años y cada vez se ha involucrado más en el proceso de las canciones. En “Las Hojas Rotas” ya escribía algunos temas conmigo, pero no ha sido hasta “H” que me ha pasado cosas que había compuesto en casa como “El Estruendo”. Él tiene una voz muy bonita y quisimos aprovechar que hay un timbre más en la banda.

Escuchando vuestra música siempre he tenido la impresión de que os dejáis llevar, sobre todo, por la improvisación.

Es improvisación total, no hay horas de machaque en el estudio. En general todas las partes instrumentales largas que parecen improvisaciones, son precisamente eso. La manera que tenemos de maquetar las canciones antes de entrar al estudio es tocando los tres en el local. Tampoco te creas que somos muy de darle vueltas a las cosas. Nos dejamos llevar por un momento de inspiración, lo grabamos para que no se nos olvide y después, ya en casa, cada uno opina acerca de esas cosas que variaría.

En estos momentos te acompañan tanto Ignacio como Javier Couceiro en tu causa musical. No obstante, durante todos estos años ha habido muchísimos cambios de formación. ¿Por qué crees que ha sucedido? ¿Los antiguos miembros querían probar suerte en proyectos personales, o más bien es difícil aguantarte como líder?

[Risas] Todos tenemos otros trabajos, familia, estudios… Ese es el motivo por el que muchos, dependiendo del momento de su vida en el que se encontraban, se han bajado del barco. Yo he sido muy cabezón en ese sentido, siempre he querido mantener esto. Nuestro antiguo bajista, Nahúm García, se marchó de la banda porque tenía mucho trabajo y una novia y le resultaba complicado compaginarlo todo. Por cosas como esas nunca me he venido abajo. También ha contribuido mucho en eso Javier, que lleva casi desde el principio en la banda y siempre que alguien se iba nos reafirmábamos en seguir con esto pese a las circunstancias.

Si no estoy equivocado, pasasteis por el estudio en junio para grabar el disco. Sorprende que en tan poco tiempo ya se ponga a la venta.

Teníamos claro que el disco tenía que publicarse en octubre. En cuanto a grabarlo en junio, coordinamos nuestras agendas y vimos que era el mejor momento para hacerlo. Todo vino rodado. En junio se grabó, en julio lo estaba mezclando y ya en agosto estaba listo para enviarse a nuestro sello. Sí, ha sido muy rápido, pero también influye que ya llevamos bastantes discos y uno tiene las cosas más claras.

¿Por qué “H”? El título del disco anima a pensar que es como un collage de todo lo que habéis hecho hasta la fecha.

Tanto el título como la portada es algo que teníamos pensado de antes de que surgieran las canciones. En la gira de “Imperfección” a Ignacio se le ocurrió hacer camisetas con una hache blanca sobre fondo negro. Después vino “Las Hojas Secas”, pero ya teníamos decidido que para el siguiente álbum aquella debía ser la imagen. El hecho de que se llame “H” es lo más parecido a un disco homónimo. No obstante, también está relacionado con un tema de tranquilidad, felicidad y autoafirmación de la banda aparte de, como dices, un collage de varias cosas.

En la nota de prensa se afirma que “H” es menos incendiario que “Las Hojas Secas”, pero la verdad es que tras escucharlo no me lo parece en absoluto.

Sonoramente no, de hecho es hasta incluso más rock que “Las Hojas Secas” porque los tempos son más rápidos y desprende mucha energía. Lo que sí es verdad es que a nivel emocional nuestro último disco es menos atormentado. El estado de ánimo detrás de las canciones es diferente. Poniéndome con el tiempo “Las Hojas Secas” pensé ‘joder, qué disco más triste’. Con éste creo que no me va a suceder lo mismo dentro de un año, en absoluto.

¿Qué ha ocurrido en vuestras vidas durante los últimos meses para que las canciones no sean tan sufridas?

Es un cúmulo de cosas. La edad tiene mucho que ver. Ahora tengo 30 años y estoy en un momento más estable, sin tantos maremotos. Te estoy hablando de algo que realmente es difícil de contar [Risas].

Incluso, como novedad, hay algo de autocontención. “Viaje Al Sol” es el tema más corto de toda vuestra discografía.

Cuando llevas muchos discos siempre te planteas hacer algo diferente. Ciertamente, hasta ahora Havalina no tenía una canción corta. Ha sido un poco la novedad de intentar hacer algo con inicio y final y que no rizara el rizo.

Siendo vuestro cuarto álbum en español, ¿ya no hay marcha atrás para recuperar el inglés como idioma vehicular?

Desde el primero que hicimos en español ya no ha habido marcha atrás. El día que tomé la decisión, que me costó un montón, ya decidí que aquello no era reversible. Estoy muy contento con el cambio, aparte de tranquilo. Parte de encontrar nuestro sonido propio ha venido de ahí.

Espero que con este disco cambie vuestra suerte pero, ¿qué crees que le falta a Havalina para ser aún más grande?

Si lo supiera sería más fácil seguir ese camino. No sabría decirte, pero a veces he pensado que no somos lo suficientemente mediáticos. La masa, es decir, el público, es muy difícil de entender. Nunca se sabe por qué unas bandas funcionan y otras no. Algo curioso de Havalina es que estamos en un lugar en el que muchos nos consideran una banda de culto cuando, en realidad, como antes te he dicho, tengo treinta años y no me considero tan mayor. Estar en ese punto me parece muy gracioso. Mi trabajo habitual es ser productor de discos, y gracias a Havalina nunca me ha faltado trabajo. Me parece muy bonito porque a su manera es como seguir la rueda del aprendizaje.

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar