Reportajes

Estrenamos en exclusiva “Driftwood”, el disco de remezclas de I Am Dive

El sello Foehn pone a la venta la semana próxima la reconstrucción de “Ghostwoods”, en la que participan, entre otros, Balago, The Suicide Of Western Culture y Maps and Diagrams

“Ghostwoods” fue uno de los discos nacionales más destacados del año pasado, un bello experimento dream-pop con escapadas hacia el folk firmado por el dúo sevillano I Am Dive. Meses después, llega la relectura en clave de remezclas, que editará la semana que viene Foehn y que ya puedes escuchar aquí, íntegro y sólo para ti.

El año pasado, dos viejos conocidos de la escena independiente sevillana como son Esteban Ruiz (miembro también de The Baltic Sea) y José A. Pérez (guitarrista en Blacanova) editaron un disco mágico, envolvente y agradable a todas horas que llevaba por título “Ghostwood”. El título hacía honor a su encanto: era forestal y fantasmal, estaba envuelto en misterio y naturaleza, a partir de elementos propios del dream-pop y el shoegazing (con esas guitarras deslizantes) y también de rasgueos y melodías bucólicas propias del folk. Aquel título, publicado por el siempre exquisito sello Foehn, se coló en muchas listas de lo mejor de 2012, y dio alas a I Am Dive para seguir creciendo como un proyecto fuerte. De hecho, este año han estado de gira por Estados Unidos. La aventura no ha hecho más que empezar.

Y el siguiente capítulo, después de “Ghostwood”, es “Driftwood”, un álbum de remezclas a partir del material original en el que han participado el productor islandés Asonat, Superalgebra, Dag Rosenqvist, Maps And Diagrams, Miaoux Miaoux, Balago, The Suicide of Western Culture y David Cordero. Juntos añaden nuevos matices e incorporan texturas más electrónicas a unas canciones a las que el dúo quería “dar más vida”, y lo cierto es que “Driftwood” suena como un perfecto complemento del álbum, es la manera perfecta de volverlo a escuchar sin perder el factor sorpresa.

Si quieres saber cómo suena, ahora puedes hacerlo: aquí lo tienes íntegro y sólo para PlayGround (o sea, sólo para ti, que estás leyendo esto). Y no sólo eso: justo aquí arriba también podrás ver el vídeo de “Dixie” con una mezcla exclusiva para el formato visual y leer los entresijos de cada canción y cada remix comentados por Esteban Ruiz en el texto que viene a continuación.

¿Por qué un disco de remixes? Lo cierto es que pensábamos que el disco merecía tener más vida que la que nosotros hubiéramos podido darle, creíamos que el disco realmente merecía ver mundo y por eso empezamos a darle vueltas a la idea de mostrar las canciones a otros músicos a los que admirábamos y plantearles la posibilidad de que reinterpretasen lo que nosotros habíamos hecho con ese puñado de canciones. Así empezamos a trabajar en la idea de “Driftwood” que, por fin, ve la luz en estos días de la mano de nuestros amigos de Foehn Records.

“Mount Eerv” supuso un antes y un después en la forma de escribir letras para mí, y también un verdadero descubrimiento en la manera de trabajar en los sonidos, en general. Empezamos a trabajar con samples de mi propia voz como teclados y con sonidos reales secuenciados para las bases, y probablemente haya sido la primera canción con la que sentimos de verdad que estábamos en el camino que queríamos.

Además, “Mount Eerv”, es algo más que una canción de I Am Dive desde el momento en el que Elo Vázquez (fotógrafa habitual del grupo) se embarcó en el proyecto de grabar un vídeo para la canción en uno de sus viajes a Islandia. Cuando empezamos a pensar en qué remixers podrían trabajar en qué canción, la opción de Asonat para reinterpretarla era evidente, era cerrar el círculo, era perfecto, ya que son uno de los grupos más interesantes de la escena islandesa del momento. Fannar y Jonas deconstruyen nuestra canción hasta el punto de que, en alguno momentos, querríamos que lo que ellos han hecho con la canción se nos hubiera ocurrido a nosotros.

“This Is Where The Rising Sun Dies” habla de tener, inexplicablemente, la sensación de estar presenciando el final de una relación, sin tener argumentos sólidos para zanjar el asunto y pasar a otra fase, sin poder explicar por qué. Habla de ese extraño estado de cosas en el que a veces nos vemos envueltos durante un tiempo antes de que todo termine, de la precognición emocional, de preguntarse si volverás a estar curado alguna vez. En la remezcla ejecutada por Jason Cooper (Superalgebra) las letras están tan estiradas que apenas se pueden percibir, pero nos parece fantástico que esa sensación se siga manteniendo. Conocimos a Jason a raíz de una remezcla que hizo para Nils Frahm, y nos encanta todo lo que hace.

Hace años pasé un tiempo en una cabaña en las montañas, en Carolina del Norte. Allí escribí “Dixie” después de ver cada día a un señor anciano paseando con su caballo también anciano por el sendero que bajaba al bosque. Un día hablé con el señor, y me dijo ya no podía montar a Dixie porque éste no soportaría su peso, y que aún así seguiría paseando con él hasta que el animal muriese. Esos pocos momentos de conversación me permitieron entender mucho mejor qué es la amistad, qué significa la lealtad y que el corazón es un lugar lleno de misterios. Al grabar esta canción para el disco tuvimos la enorme suerte de contar con Elo Vázquez para los coros, que a la postre se han convertido en el argumento principal del remix que el sueco Dag Rosenqvist (anteriormente conocido como JasperTX) ha hecho sobre el original.

“Winter & Spring” es una de maldición tranquila. Una predicción sobre el futuro oscuro que les espera a los que huyen dejando cadáveres a sus espaldas, a los que no hacen caso de su corazón y terminan por creerse que si no lo ves, no existe. Una advertencia de que si escapas a otra ciudad y a otros brazos sin afrontar el final sólo por cobardía, los fantasmas te persiguen y se te encaraman a la nuca para siempre. Maps and Diagrams se puso manos a la obra con ella y nos sorprendió comprobar cómo ha sido capaz de llevarlo todo a terrenos bastante más sofisticados y probablemente más acogedores. Hace poco encontré un mp3 en un disco duro antiguo mientras miraba fotos de otra época y me inundaba una sensación a medio camino entre la nostalgia y el enfado, entre la tristeza y el alivio. Ese mp3 era la primera versión de “The Cliff”, una que grabé terriblemente mal en mi casa sólo con samples de cuerdas y la guitarra acústica. Sé que no es nada inusual, pero fue como retroceder casi cuatro años en el tiempo y revivir el sueño que me hizo grabar aquella primera demo, de la que lo único que queda (afortunadamente, me atrevo a decir) es la letra. Es una de las primeras canciones de I Am Dive pero decidimos reservarla para el disco por algún extraño motivo que no sé si alguna vez hemos tenido claro. Lo cierto es que, después del proceso de cambio que vivió la canción, se ha convertido en uno de los pilares de carga de nuestro repertorio y fue sencillo escoger a Miaoux Miauox para que la revisara. Su disco “Light Of The North” ha sido escucha habitual en nuestros últimos desplazamientos entre concierto y concierto.

El concepto de Bosque como lugar telúrico, tenebroso y acogedor no es original, pero sí lo compartimos José y yo. Además está “Twin Peaks”, que nos ha influido de una manera bastante determinante, y que andábamos revisionando cuando trabajábamos en el disco. “Ghostwoods” es la canción más mística y figurativa del disco y la revisión de Balago no podría haber sido más adecuada al halo de misterio que envuelve la canción. Nos hemos imaginado metidos de repente en “Blade Runner”, y eso solo puede ser bueno. “Icy” es una canción que hizo José desde el principio, además es uno de esos casos rarísimos en los que terminas usando en la grabación definitiva las pistas de guitarra que se grabaron en las primeras tomas de la demo, porque simplemente eran perfectas. No había letra y la canción estaba prácticamente hecha, así que decidí probar un texto que había escrito hacía tiempo y resultaron encajar a la perfección. Cuando estábamos pensando en los remixers para “Drifwood”, nuestro amigo Miquel de The Suicide Of Western Culture nos mandó en privado el vídeo de “Remembering Better Times”, de su segundo disco, “Hope Only Brings Pain”, y nos pidió que remezclásemos esa canción para un EP que acaban de publicar. Entonces vimos claro que “Icy” tenía que pasar por sus manos.

“Summer Camp” es una canción con la que solemos terminar los conciertos, no porque cierre el disco, sino porque cierra el círculo, como lo hace el remix que nos regaló David Cordero. Paradójicamente esta fue la primera remezcla que tuvimos de todas las que conforman “Driftwood”, y la que al fin y al cabo nos incitó a reunir más y acabar dando forma a este disco. Escribí la letra sobre una frase que le dije alguien una noche de hace tres veranos en un lago cerca de nuestra ciudad y sigue costándome trabajo repetir esa frase una y otra vez al final de cada de concierto, es como un castigo autoimpuesto por no haber sabido verlo venir.

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar