Reportajes

Estrenamos en streaming y en exclusiva las canciones sintéticas del álbum de debut El Giro Orgánico

El dúo barcelonés de pop electrónico es la nueva apuesta ‘dark’ del sello Autoreverse

Antes se hacían llamar E.G.O. y ahora El Giro Orgánico, pero las canciones siguen la misma línea: letras crípticas, sonidos fríos que parten del pop sintético de aires noir y alcanzan una experimentación abstracta. Estrenamos el segundo disco de la banda, que edita el sello Autoreverse.

Buenas noticias para los fans del pop sintético y de tintes oscuros. Desde 2009, Óskar Fernández –militante de Tannhauser y kalte Sterne– y Marcos Gimeno, reconocido por formar filas en Comando Suzie y Event:, han venido apostado por el pop sintético de texturas frías y melodías mecánicas el nombre de E.G.O. No obstante, una vez se han puesto manos a la obra para editar su primer largo (homónimo) bajo la protección del sello madrileño Autoreverse, han decidido prescindir de las siglas y hacerse llamar, sin tapujos, El Giro Orgánico. Sus referencias son diáfanas y exquisitas: las letras angustiosas de La Dama Se Esconde y la mejor tradición del pop español de los 80, a lo que añaden giros intensos inspirados en el frenesí de la EBM belga y el techno psicodélico. De entrada, su actitud parece retro, pero en realidad están por encima de las modas. En su puesta de largo, el dúo –que, además, adoran las poesías del gran Fernando Pessoa– nos trae once temas cargados de surrealismo y romanticismo que piden que escuches con atención. Por si fuera poco, Por Óskar Fernández (vocalista), Marcos Gimeno (instrumentos) y Sergio Mesa (productor) los comentan uno a uno en el texto que sigue a continuación.

1. ∞

Aunque sea un tema instrumental, que a priori suele quedar olvidado por los fans de las canciones pop, es una de las partes importantes del disco, ya que representa el ‘giro’ que ha dado el grupo. Una vez mezclada, Óskar Fernández propuso acompañarla con algún elemento que recordara al anterior disco, así que Sergio Mesa sampleó un fragmento de sonido de la introducción de “dEstiErrO”, de su anterior disco, “Extraña Geografía Onírica” (WarsawWasRaw, 2009), un sonido crudo que aparece y se rompe segundos antes de que entre la batería. ¡El grupo ni lo reconoció!

2. Pleamar

Fue el primer tema que compusimos para el disco y también la primera de las letras, que parte de un poema que habla de los vaivenes de la tensión sexual. Tras muchas pruebas y dudas por el camino a seguir, fue con el que encontramos el sonido que buscábamos: estrofas y voces más melódicas que en el anterior disco y la utilización de guitarras sin perder el carácter electrónico. Marcos insistió en que para asumir su papel como productor Sergio tenía que sentirse libre, no podía involucrarse de manera únicamente técnica, necesitaba sentir las canciones como uno más. Él introdujo el tema con una melodía instintiva a lo Anne Clark, luego pequeños toques de sintes, añadidos en partes que creía vacías, breaks, cortes electrónicos y coros.

3. Vórtice

Un tema que empezó siendo muy The Cure y que pedía una letra descarnada. Presenta a un personaje con dos caras, vemos su cara turbia en la primera estrofa y el primer estribillo mientras en la segunda parte del tema, todo se ilumina, a pesar del vórtice que lo arrastra. La intención del productor con la voz de Óskar era no marearla con mil efectos, pero la distorsión general de la canción y su toque rock le llevó a romper sus propias reglas, así que la distorsionó sutilmente para que se fundiera con el sonido general. Mientras escuchaba a Óskar cantarla, divisó a alguien perdido, buscando su horizonte en un desierto, en un viaje con grandes turbulencias tanto del avión como del pasajero. Fue eso lo que le llevó a sentar a Óskar en una silla incómoda y así hacerle sentir el papel, y que pudiera revivir esa historia imaginaria. El sample final lo había grabado Sergio recientemente en un avión de cuya compañía no quiere acordarse. Empezó con la idea de ser un medio tiempo de aires pop pero al ir añadiendo guitarras nos fue llevando a un sonido más duro, y acabó siendo la más rockera del álbum.

4. Cuásar

Musicalmente es la más personal y compleja en la parte vocal, de las pocas que surgen conscientemente a partir de una experiencia. Se desarrolló a partir de una muestra de piano y en poco tiempo la tenia clara, al principio sonaba más acústica y gracias a Sergio acabó teniendo esos maravillosos coros finales y un aire más electrónico con la idea de que el conjunto general respirara un poco, sobre todo la primera parte. El tema pedía un cierre épico sin llegar a ser extremo, prácticamente en su final se unió lo orgánico sensible con la fría electrónica para acabar conformando una mezcla viral de realidad y ficción.

5. Venus

El arrebato que provoca la belleza, el lazo dulce del estómago al percibir una obra de arte que nos impresiona, y que nos cambia de alguna manera para siempre. La impresión que causó en Óskar la película “La Guerre Est Declarée” fue el punto de partida de una letra voluntariamente sencilla y corta, parida en una bella terraza lluviosa. El punto de partida de este tema fueron los pianos, que llevan el peso de las melodías. Probamos diferentes bajos hasta acabar utilizando el eléctrico, y nos gustó tanto el aire que daba que decidimos utilizarlo en muchas de las otras canciones. Sergio se puso a tocar un lead del Virus, improvisando durante toda la canción, hasta que apareció la melodía que quería justo en el sitio adecuado.

6. Alpha

Generalmente damos muchas vueltas a las ideas, y lo que era un tema rápido se acabó convirtiendo en un tema lento y obsesivo deudor del post-rock, lleno de pistas de guitarras con efectos. Con diferencia el más oscuro del disco. Probamos varios estribillos, ninguno funcionó y finalmente alcanzó esta forma: oscura, serena, con estribillo instrumental y cambios muy marcados. El estado Alpha se alcanza en ciertos momentos de somnolencia y relajación.

7. Simetría

Al tener el álbum casi cerrado tuvimos la sensación de que nos faltaba un tema, habíamos desechado algunas ideas que no habían cuajado pero al probar a fusionarlas, funcionaron y casi salió sola, grabada en una sola toma. Óskar creó la letra con un alto grado de escritura automática, con significados ocultos hasta para él. Un tema simple pero eficaz, directo al grano, algo casi disco, muy bailable, con ciertas reminiscencias a las producciones de Cicada, al que tanto admira Sergio, quien alargó por su propia cuenta la parte final, pensando en los DJs, a la manera de las clásicas extended versions.

8. Espiral

Si con “Pleamar” encontramos el sonido, con Espiral encontramos el aire melódico del disco, con estribillos más pop y menos EBM. Aunque es el tema que tal vez más se parece a nuestro anterior disco. La letra propone un ejercicio de observación desde fuera de nuestros propios actos en la estrofa, para alcanzar la catarsis en un estribillo que tarda mucho en entrar y que propone preguntas sin respuesta, esperanzadas pero utópicas. Después de darle muchas vueltas, al acabar de armar la canción echábamos en falta unas guitarras. Como nuestras pruebas no acababan de cuajar, dimos total libertad a Alex Robles para que pusiese unas de su manufactura y dio en el clavo.

9. Trópico De Cáncer

Una canción fácil de imaginar, Óskar la tenía en la cabeza clarísima desde el principio, pero muy difícil de llevar a cabo. Es la canción serpiente del disco, repta a ras de suelo, parece querer pasar desapercibida y acaba atacando de manera inesperada. El texto de Henry Miller usado como base para la letra fue uno de los fetiches de la post-adolescencia de Óskar. El sonido es el más maduro del grupo y avisa hacia dónde nos dirigimos: sonido espacial, voz obsesiva y mezcla de instrumentos acústicos y electrónica. Para la producción Sergio la divisó como algo viajero al estilo de un tema de Northern Lite, I Can Not Fall”, hasta el punto de dirigir a Óskar hasta ese terreno, frío y de tono desengañado.

10. Y si…

Contrariamente a lo que suele ser habitual, partió de una melodía vocal de Óskar, a la cual le añadimos el piano. Al acabarla vimos claro que queríamos que la cantase una voz femenina y Óskar se lo propuso a Iris Aneas, cuyo trabajo él admira. Le da un aire con reminiscencias góticas. La voz de Iris se unió al tema como la seda, se compactó a la perfección y sin grandes virguerías, pero sí con entrenados ratos de edición de audio, delays y reverbs por un tubo. El tema es al mismo tiempo conclusión y replanteamiento de los temas principales tratados en el disco, su carácter interrogativo y la dulce voz de Iris hacen que se camufle su aire derrotista y lo transforme en cierta sensación de paz.

11. Y Si Ad+ x Nev.Era

Marcos y Óskar le pidieron a Sergio un doble cierre de disco. Querían una vuelta de tuerca del tema anterior pero dejando a Sergio encargado por completa de toda la música y producción, por lo que la canción aparece firmada con su alias electrónico Nev.Era. Empezó insertando la voz que Óskar había grabado como muestra para Iris, que tenía la melodía distinta. Se puso a tocar sin pensar sobre ella, rápidamente la línea de bajo le llevó a una melodía, cogió fragmentos de las voces de Iris para unirlos a Óskar como contestación. La fusión de música y las dos voces hicieron que el tema se convirtiera en una outro bastante especial…

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar