Reportajes

Estrenamos “Estela Discoidea”, el álbum de debut del heterodoxo Diego García

Escucha en exclusiva las sorprendentes canciones de su disco para Sonido Muchacho, entre el pop cósmico y la hauntología ye-yé

El insólito mundo de Diego García –una mezcla de mitos ibéricos pre-romanos, música electrónica analógica, canciones de cocktail y espíritu entre pagano y yeyé, como The Focus Group mezclado con antropología– está a punto de cobrar forma física en disco. Aquí lo puedes escuchar, en exclusiva.

¿Quién es Diego García? Editó una demo fugaz en 2008 y justo ahora reaparece con su primer disco oficial, que será editado dentro de una semana en 10” por el pequeño sello Sonido Muchacho, recién estrenado, así que las posibilidades de que no hayas oído hablar antes de él son muy altas. Pero nos gustaría que leyeras atentamente, y por supuesto escucharas, lo que viene a continuación, porque estamos ante uno de los músicos más singulares que ha dado la escena independiente española en mucho tiempo, uno de esos casos difíciles de encasillar –al estilo de Emilio José– y aún más de describir. Su sello utiliza expresiones como “un paseo psychotrónico campestre, se adivina como un guateque imaginario donde uno baila entre lo hauntológico y lo sabrosón, entre lo ye-yé y lo pagano, o entre la electrónica caducada y el folclore de pueblo”.

¿Qué quiere decir esto? Diego García es gallego y actualmente vive en Barcelona. Empezó a hacer música cuando su padre le regaló un órgano Farfisa “tras un viaje a Lugo”, y desde entonces se ha construido un pequeño estudio repleto de viejos sintetizadores modulares y teclados antiguos para hacer un tipo de música que viene a ser la réplica española a las corrientes de exploración de un pasado mágico, entre el folk y la tecnología, como si fuera una versión celtibérica de los artistas que editan música en sellos como Ghost Box, aunque con una visión más lúdica y pop de sus temas, más cerca de Stereolab –en versión instrumental– que de Belbury Poly. Diego García toma como referencias el rock progresivo estilo Canterbury, el pop sixties y el easy listening para cocktails siderales, el folk telúrico y la música cósmica de sintetizador, y adereza sus composiciones con una descripción literaria en la que aparecen los viejos mitos de Hispania, los pueblos pre-Romanos y los cultos solares, como un cruce inesperado entre The Focus Group y la magna obra de Fernando Sánchez Drago, “Gárgoris y Habidis” –o el mito de Numancia aplicado a películas como “The Wicker Man”–. Y si todo esto te sigue sonando complicado, ahora tienes la opción de hacer clic y escuchar las diez piezas que irán incluidas en “Estela Discoidea”, un mini-álbum que podrás adquirir a partir del 25 junio. ¡Hauntology goes Iberia!

1 . Estela D iscoidea

La Estela Discoidea es un catalizador, un saludo al sol en piedra y un proyecto que llevo en mente desde hace tiempo. En una época de hermosa actividad solar, esta canción da nombre al disco e intenta aunar electrónica de archivo, yeyeísmo, folclore y otras cosas quizás pasadas de moda para bailar al son del solsticio de verano.

2 . Castro C ariaca

Este es un tema de calentura con el Mediterráneo muy en mente. La idea era reproducir un reggaeton precristiano. En las notas surgen romanos, fenicios y cartagineses perreando en el Castro de Cariaca y enseñando el baile agarrao a la gente del norte, que es más sosa por lo general.

3 . Himnos

“Himnos” es una canción escrita y cantada por mi buen amigo Domingo. Sus ingredientes son una bella tarotista merchante del mundo de lo esotérico marujo, un sufrido pretendiente, y muchos rituales con túnicas, espadas y pentagramas de fuego en la playa de Castelldefels. Es una canción pop, una balada de amor y una historia real a medias.

4 . Ocûlus Solis

El alzado de muchas Esteleas Discoideas, como la diseñada por Julian Montague para la portada, tiene forma de un ojo de cerradura. Algunas estelas también tienen el sol en el centro de su círculo. Ocûlus Solis es un ojo astral que mira desde el otro lado de la piedra, pero puede usted interpretarlo de muchas formas, pues no hay mucho escrito sobre Estelas Discoideas.

5 . Hanimex T apes

Hace unos años en el mercado de Encants se podían comprar cintas de 1/4" a precios realmente buenos. Suenan muy bien, son las cintas Hanimex.

6 . Caberu M ensaxe R ecibido

El último mensaje recibido es una canción hecha en 2008, la tenía en una demo y ahora está aquí regrabada y remezclada. Es música cósmica de pueblo y tiene letra, pero no he encontrado aún cómo y con quién cantarla.

7 . Sensacional

Ritmos que salían de mi sintetizador Befaco. Una máquina ‘hazlo tú mismo’ construida durante un año y algo, lo podéis ver en la contraportada del disco y escucharlo en todos los temas, pero especialmente presente en éste. Cuando salen melodías como estas de una caja con roscas, uno solo puede llamarla “Sensacional”.

8 . Marcha Albiónica

Los albiones eran gente rara, especialmente a la llegada de la primavera, como se reproduce en la película “The Wicker Man”, de Robin Hardy. Los romanos también llamaban albiones a los pobladores de la Asturias occidental, pero este tema va de los otros, de sus festivales estacionarios y de costumbres añejas que confunden a Roma.

9 . Corrada

Una línea de un MS20 de principio a fin para presentar un lugar donde se juega y se aprende. En la casa de mis abuelos teníamos una corrada y esta canción es para aprender a montar en bicicleta, o lo que usted necesite.

10 . Hasta P ronto A migos

Una canción para una despedida y cierre. No puedo poner créditos que salgan de lado a lado del monitor. Pero gracias, y ¡hasta pronto amigos!

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video

cerrar
cerrar