Reportajes

Escucha íntegro “Christopher”, el álbum de regreso de The Ruby Suns

Ryan McPhun nos comenta uno a uno los temas de su nuevo disco, que este mismo martes se pone a la venta vía Memphis Industries

Mañana se publica, tres años después del colorista “Fight Softly”, el nuevo álbum de The Ruby Suns. Una vez más, Ryan McPhun diseña un dibujo pop psicodélico en el que rinde tributo a los colores de Noruega los héroes de su infancia.

Ryan McPhun nació en Nueva Zelanda, y de vez en cuando regresa a su hogar en Auckland para visitar a la familia y reencontrarse con los colores de su país. Pero en realidad es de ese tipo de personas que no saben estar en un solo sitio: su naturaleza nómada le llevó a visitar mundo y en su maravilloso disco anterior, “Fight Softly” (2010) –la sorprendente continuación de “Sea Lion”– recogió influencias de lugares dispares como Nueva York, Londres, diversos rincones en África e incluso nuestras Islas Canarias. De este modo, su manera de entender el pop, multicultural y psicodélica, cautivó a quienes adoran por igual los estallidos lisérgicos de Animal Collective circa “Merrywheater Post Pavillion” y el tropicalismo de El Guincho. The Ruby Suns es una pieza fundamental de esa escena pop internacional que apuesta por producciones meticulosas y burbujeantes, que fusionan melodías encantadoras y la accesibilidad del rock adulto.

Tres años ha tardado McPhun en darle continuidad a “Fight Softly”, y la razón es, una vez más, su incapacidad para estar mucho tiempo en un solo lugar. El grueso de su nuevo LP, “Christopher” –que, una vez más, edita el sello Memphis Industries–, se grabó en Noruega, pero eso no significa que sea un disco frío. Al contrario, es otra muestra de pop eufórico y cálido en el que se nota menos, acaso, la huella de la psicodelia east coast de Grizzly Bear y Animal Collective, y mucho más la del art-rock de finales de los 70 y principios de los 80: como leeréis en los comentarios canción por canción que nos ha pasado el propio McPhun, en “Christopher” se ha producido un descubrimiento de su afición por Steely Dan y Phil Collins. Mañana estará a la venta. Hoy lo puedes escuchar aquí, íntegro, y con explicaciones jugosas. Disfrútalo.

Christopher by The Ruby Suns

1. Desert Of Pop

La intención de esta pieza era la de homenajear a todos los cantantes que me han obsesionado durante mis largos años como aficionado a la música. También es una especie de análisis provocador sobre el estado del pop en la actualidad. Lo escribí y lo grabé a finales de 2010 en Oslo, influenciado por Robyn.

2. In Real Life

Esta canción está dedicada a Steeler’s Wheel, America, Steely Dan y todas aquellas bandas de rock suave que me han gustando durante todos estos años. A nivel lírico, trata sobre mi situación de desempleado crónico. La columna vertebral surgió en el estudio en Aarhus de mi amigo Bo. Volví a grabar la percusión en mi estudio de Auckland. Mi yo de 17 años seguramente estaría de acuerdo en que este tipo de percusión tenía que ser la adecuada (¡redobles!). Me encanta tocar la batería.

3. Dramatikk

Una canción sobre rupturas sentimentales, hecha a la vieja usanza. Nunca había escrito una canción así antes. Ésta la hice en mi estilo de producción melodramático de siempre, y como “Desert of Pop”, con la excepción de una pista de percusión, la hice en una sala de estar en Oslo con mi ordenador, un Nord G2 y un micrófono de mierda. El sonido es un homenaje a Phil Collins. Crecí escuchando su música y parece ser que año tras año vuelvo a ella. Además, nacimos el mismo día.

4. Kingfisher Call Me

Esta es una pequeña historia sobre autoconfianza y autoestima. Si fuera más inteligente y quisiera ganar más dinero, escribiría un libro de autoayuda.

5. Rush

Una de mis canciones favoritas de The Sneaks es “Hot Amyl Nitrate”. Me ha llevado unos cuantos años comprender por fin de qué diablos hablaban en la letra.

6. Jump In

Incluso en verano, los arroyos de montaña en Noruega están muy fríos. Esta canción nació a partir de un viaje alrededor de Noruega, en el que intentamos nadar en cualquier fuente de agua que nos encontráramos, y daba igual si estaba muy fría o no. Esa euforia que sientes al salir del agua helada es casi adictiva.

7. Boy

No sé por qué estaba pensando en niños acosados en el colegio. El caso es que esta canción sale de esa idea. Aquí participa Bevan Smith, que me ayudó con la programación de la batería. El golpe de la percusión me da ganas de vomitar, pero en el buen sentido de la palabra.

8. Starlight

Es la primera parte de dos canciones enlazadas y dedicadas a ese insomnio leve que se padece cuando estás deprimido. En lo musical, es un homenaje a mis temas disco favoritos. Alistair se marca un solo de conga bastante chungo.

9. Futon Fortress

Si tengo que elegir una superficie donde dormir, me quedo con el futón. Esta segunda parte trata sobre la difícil tarea de levantarse cada día.

10. Heart Attack

En cuanto al estilo, es otro homenaje a mis temas preferidos de los 70; este en particular trata sobre la salud delicada de un miembro de una familia. Alasdair y yo nos propusimos gritar al máximo, en el registro más agudo posible, en la parte del puente que lleva al estribillo.

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar