PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

"Drogar a la víctima para violarla lo ven menos delictivo que forzarla en un portal"

H

 

La psicóloga Anna Torres afirma que el 50% de sus pacientes en el Hospital Clínic han sido víctimas de sumisión química

Alba Muñoz

05 Mayo 2016 23:50

Esta entrevista forma parte de #NoFueUnSueño, una investigación sobre el aumento de casos de sumisión química en Barcelona formada por 4 capítulos. Aquí puedes leer la primera entrega, sobre las características y cifras del fenómeno, y aquí una entrevista con la abogada Ester García, especializada en violencia y agresiones sexuales mediante drogas de abuso.

Anna Torres aparece cuando la soledad es la más cruel de las compañías. Desde hace 7 años esta joven psicóloga atiende a las víctimas de agresión sexual que llegan a las urgencias del Hospital Clínic de Barcelona. Su ayuda es vital para unas 50-70 mujeres al año en esta ciudad. 

Esta cifra engloba al número de mujeres que desean hablar con alguien después de ser violadas o agredidas sexualmente; que aceptan la ayuda que les proporciona el hospital. Un porcentaje pequeño si tenemos en cuenta que en 2015 hubo 248 víctimas.

Parece tímida y el volumen de su voz es bajo, pero Torres quiere contar lo que ve desde hace años: "La mitad de las mujeres a las que atiendo han sido víctimas de sumisión química. O como lo decimos aquí, agresión sexual facilitada por drogas".

50% es un porcentaje es abrumador.

Sí, aunque sean pocas comparadas con todas las que llegan. Atendemos a aquellas que han dejado su teléfono en urgencias y han dado su consentimiento para que las llamemos.

¿Por qué la mayoría rechaza el seguimiento y el tratamiento?

En urgencias hay muchas más turistas de las que llego a conocer yo, y es lógico. A veces dicen que ya tienen psicólogo, o que no lo necesitan.

¿Cómo sospecháis de un caso de sumisión química?

Hay un cuadro clínico. Gente que no se conoce de nada, incluso de distintos países, te describen lo mismo: lo recuerdan todo bastante bien hasta un instante concreto. En ese punto se produce un corte brusco de memoria, hay un espacio en blanco.

¿Tienen alguna sensación física?

Sí, notan que ha habido penetración. La sensación la tienen.

¿Cómo suelen despertar?

Se despiertan en un sitio desconocido, a veces con alguien al lado, a veces les falta algo de ropa. Además de la sensación de haber tenido sexo, algunas sufren confusión y náuseas. Los hechos siempre ocurren en situaciones de ocio nocturno.

La amnesia es total o parcial, pero ¿ellas sospechan?

La gran mayoría admite haber bebido alcohol, pero si les haces la pregunta: "¿Crees que te han metido algo?", responden que sí.

Lo intuyen.

Me dicen que no están seguras, pero que creen que sí. La desgracia es que en las analíticas que les hacen en urgencias no aparece ningún rastro de las sustancias utilizadas. Normalmente no hay lesiones graves, pocas veces hay restos de semen. 

En casos en los que hay lesiones, ¿cuáles son las más comunes?

He visto heridas totalmente impensables, pero las más comunes son los hematomas.

¿Qué perfil tienen las víctimas?

Es población general. Es verdad que son jóvenes la gran mayoría, entre 18 y 35. Trabajadoras, estudiantes, solteras, chicas que salen por ahí.

¿En qué estado llegan a urgencias?

Llegan bastante tarde, horas después de la agresión. No es habitual que la traiga una ambulancia porque haya encontrado en la calle. Lo normal es que se despierten en un sitio extraño y se vayan a dormir a su casa. Y a la mañana siguiene...¡zas!, "¿Qué me ha pasado?", es entonces cuando vienen a urgencias.

Llegan con una sensación extraña, a menudo llaman a sus amigos para saber qué hicieron: "¿Qué pasó conmigo?","Desapareciste". Es lo más común.

¿Por qué crees que los agresores utilizan el etanol, benzodiacepinas (entre otros) para agredir sexualmente?

Son fáciles de conseguir y eso tiene mucho que ver. Te sonará muy fuerte esto que te digo, pero les puede dar la sensación de que no es tan delictivo como la típica agresión sexual en la calle o en un portal.

¿Por qué?

Porque no hay una situación de agresión física. Además hay sensación de impunidad, esto está clarísimo.

¿Una ayudita química al final de la noche? Estremece.

Sí, es fácil, asequible, y tan difícil demostrarlo… Las víctimas llegan a urgencias diciendo: "He sufrido una agresión sexual, o eso creo". Un 80% refieren querer denunciar en los primeros momentos, pero luego la cosa se complica.

¿Tienen sentimiento de culpa?

"¿Y si bebí mucho?", "¿Qué hice para que este tío me hiciera esto?", "¿Y si le provoqué, o lo deseé en ese momento?".

Dudan. Luego maldicen porque se acuerdan de nada. Hay algún caso la chica llama a la persona de quien sospecha. Y a veces contestan: "Pasó tal cosa y tal otra, y tú querías". Aun así, ellas me cuentan que con ese tipo no hubieran estado en una situación normal. Si siguen adelante es porque algo les hace pensar que no querían.

Aunque duden de sí mismas, algo no les encaja.

Exacto. Pero insisto en que es una situación difícil y muy, muy confusa. Todos bebemos cuando salimos, yo también, y podríamos llegar a dudar. El alcohol puede causar amnesia, pero siempre quedan más recuerdos que con estas sustancias.

¿Qué necesidades emocionales y psicológicas tiene alguien que ha sufrido una violación que no recuerda? Es como no acordarse de una pesadilla que notas que has sufrido. Y encima es real.

Hay dos cosas que les angustian especialmente: "¿Qué me ha pasado exactamente?" y "¿Cuántos han sido?". Si hay indicios de que pueden haber sido varios los agresores, tienen mucha ansiedad.

¿Cuáles son las reacciones psicológicas más comunes en un caso de sumisión química?

Delante de una situación traumática hay dos tipos de reacciones psicológicas: el clásico trastorno por estrés post traumático, en el que tienes un recuerdo bastante claro de lo que te ha pasado y te vuelve en forma de flashbacks, pesadillas… y lo que tienen estas víctimas.

¿Cómo es?

Estas mujeres no tienen recuerdos, o muy pocos. Su respuesta acaba siendo más de culpabilidad y de depresión por intentar entender qué les ha pasado. Tratan de llenar un vacío a pesar de que, teóricamente, es mucho mejor que no recuerdes algo tan traumático a que lo recuerdes, desde un punto de vista de impacto psicológico.

Cuando les hacen las pruebas protocolarias en urgencias, ¿ellas reciben información sobre lo que les puede haber pasado? ¿Les comunican los indicios, si es que los hay?

En general reciben muy poca información.

¿Por precaución o porque no se puede extraer información con la atención de urgencias?

Porque es difícil obtenerla y porque tenemos un sistema policial y judicial que no facilita la obtención de esa información. Si tienes un representante legal es mucho más fácil. Muchas de ellas no continúan a nivel judicial. Ven que es dificilísimo, que cuesta mucho encontrar pruebas y que es revictimizador. No sale a cuenta.

Y si un caso se acaba archivando, tampoco puedes saber el resultado de las pruebas. No te lo dicen.

¿Denunciar no ayuda?

No digo que no haya que denunciar. Las hay que no quieren iniciar el proceso judicial, o lo cierran, como consecuencia de la explicación final que ellas mismas se han edificado. “No tengo suficientes pruebas, será peor para mí continuar"… cuando pueden controlar la angustia, cierran ese capítulo.

¿Se quedan tranquilas con la atención en urgencias?

En urgencias reciben tratamiento profiláctico. No sabemos lo que les ha pasado, hay indicios, así que les damos medicación preventiva: pastilla del día después, 50.000 antobióticos, y proflaxis anti VIH en los casos en los que esté justificado. Tener su salud bajo control las calma.

¿Se puede superar una agresión sexual sin saber qué pasó?

Sí. Pero hay que hacer una reconstrucción, hay que crearse un relato de los hechos más o menos detallado que sea suficiente para que te quedes tranquila… para continuar con tu vida.

Imagino que hay víctimas que intentan saberlo todo, recordar como sea.

Depende de la personalidad de la víctima. Las personas que no se recuperan tienen más sintomatología, se deprimen más, le dan vueltas, sienten rabia y culpabilidad de una forma más intensa. Todos somos diferentes, es normal.

¿Qué diferencia a una víctima que lo supera de una que no?

En general sus relatos se parecen mucho. Los casos que recuerdo que consigueron seguir adelante fueron mujeres que pensaron y valoraron denunciar, pero que finalmente no lo hicieron. De nuevo, mi mensaje no es que no haya que denunciar, sino que cuando se denuncia hay mucha impunidad.

Es verdad que el sistema es desfavorable.

Es machista.

¿Existe alguna técnica para recuperar recuerdos?

La técnica EMDR se utiliza con el trastorno de estrés post traumático. Consiste en la exposición al recuerdo traumático.



¿Cómo funciona?

Cuando no hay apenas recuerdos, esta técnica permite focalizarte y asociar recuerdos más rápidamente que en un estado de conciencia total. Accedes al recuerdo de una forma más directa.

Se aplica el recuerdo mientras se hace estimulación bilateral, por ejemplo, con tapping: les doy unos golpecitos alternativos a las manos mientras ellas se concentran. El EMDR va bien con los recuerdos disociados.

¿Qué son los recuerdos disociados?

Recuerdos que están en tu mente a los que no puedes acceder. Tu mente lo ha dejado fuera de las redes del recuerdo, y a veces solo puedes llegar mediante asociaciones más estimulares.

Pero si un fármaco ha evitado que consolides ese recuerdo, por mucho que lo intentemos no llegaremos a él. Se tiene que trabajar con algo. A veces ven una foto y dicen, "No se por qué pero me suena". Algo tienes.

¿El EMDR ha ayudado a muchas víctimas a recuperar recuerdos importantes?

En algunos casos sí que ha servido. Tirando de un hilo recuerdan cosas que estaban enterradas. En este sentido sería similar en a la hipnosis.

Pero ellas están conscientes, ¿no?

En la hipnosis estás perfectamente consciente, lo que pasa es que estás en una situación de altísima concentración en algo. En este caso, en un aspecto del pasado.

¿Dirías que la sumisión química es un tipo de agresión con unas consecuencias más psicológicas que físicas?

En toda agresión sexual el órgano que se ataca es el cerebro. Es un trauma para la mente. Lo otro curará.

¿Qué emociones son las más habituales de las victimas?

Culpa y rabia son las principales. Tristeza, pérdida de confianza en sí misma, en el mundo. El mundo era seguro y ya no lo es. Y culpa, en el sentido de que algo han hecho mal.

Si no hubeira salido esa noche…

"Si no hubiera bebido, si no me hubiera peleado con mi novio hace un mes, esto no habría pasado…".

También ayudas a las víctimas a prepararse para los juicios.

Sí, trabajo para que esperen cualquier pregunta y para que mantengan su relato. Pero son muy pocas las que deciden luchar en los juzgados. En los casos de agresiones sexuales con amenaza y fuerza física llegan más hasta el final. Tienen un relato, no dudan, todo se desencadena a una forma más automática. 

Los casos de sumisión química parecen ser especialmente crueles desde una perspectiva de género. Cuando nuestros cuerpos se desarrollan siendo aún niñas aprendemos a tener miedo del entorno y a sentirnos culpables por la atracción que generamos sin pretenderlo. El hecho de no recordar cómo un agresor se abalanza sobre ti y te agrede, ¿ahonda esa culpa injusta?.

Sí, claramente. Es Eva, el pecado original. Imagínate que has bebido mucho y vas medio desmayada. Incluso en ese caso, ¿a quién se le ocurre abusar de ti? Es imposible que des consentimiento, podría llevarte a casa o a un hospital.

A las mujeres que dicen que bebieron demasiado, yo siempre respondo que eso, en realidad, no importa.

Se machacan igualmente.

Mucho más. Si eres tú la que has bebido, te sientes mucho más culpable que si alguien, intencionadamente te droga para violarte. Te sientes culpable por exponerte.

A ellos nunca les pasa.

Ellos pueden beber hasta reventar y quedarse tumbados en un banco. Nadie los agredirá, se les dejará estar.

Sabemos que la sumisión química existe, y que los casos ascienden a 1/3 de todas las agresiones sexuales que llegan a urgencias del Hospital Clínic en Barcelona. Sabemos loque sabemos sólo por los registros de urgencias.

Estoy convencida de que hay muchas mujeres que no van ni al hospital ni a la policía, y que lo dejan estar. Estoy totalmente segura de que lo que vemos es la punta del iceberg. Cuando hablo con colectivos y asociaciones que hacen campañas de concienciación nocturnas, me dicen que las chicas les cuentan lo mismo que las víctimas me dicen a mí después de pasar por urgencias. Pero ellas no fueron a ningún lado.


share