Reportajes

Día de la Música: la crónica del sábado

El festival cierra su octava edición con 15.000 asistentes, un éxito coronado por el cripticismo de These New Puritans y la euforia de Disclosure

En su segunda jornada de festival, el Día de la Música logra sumar 15.000 asistentes para dar por cerrada (y con buenos números) su octava edición, gracias también al alto nivel artístico mostrado por The Fall, Extraperlo, Disclosure y, sobre todo, los crípticos These New Puritans.

Fotos: José Morraja

Más que un festival, el Día de la Música demostró haberse convertido en el cierre de su octava edición este sábado en Madrid en un escaparate de bandas internacionales jóvenes y prometedoras, muchas de ellas debutantes en la capital. Cerca de 15.000 espectadores, según cifras de la organización, pasaron por el recinto del Matadero durante los dos días, empujados por la curiosidad de descubrir grupos nuevos, el alegre alboroto de acudir a un festival (casi) veraniego al aire libre o el interés por ver en directo a su banda favorita.

Partían These New Puritans como favoritos a cabezas de cartel este año. Sin embargo, cualquiera que hubiera podido escuchar estos últimos días su reciente tercer disco, “Field of Reeds”, debía haber anticipado el error que supone programar una propuesta tan solemne y hermética a última hora (de las 00.00 a 01.15 h.), justo antes del eufórico cierre con Disclosure. Acostumbrados a trabajar al margen de modas estilísticas, los británicos exploran en su última obra un territorio que no existe, tradicional y experimental al mismo tiempo, que mezcla música clásica con ruido violento y electrónica desasosegante.

Sólo Tokio, Los Ángeles, París y Londres habían sido testigos del nuevo directo de los hermanos gemelos Jack (compositor, productor, cantante y multiinstrumentista) y George Barnett (batería), que habían escogido personalmente España como lugar idóneo para probarse. En su nuevo show cuentan con Elisa Rodrigues, una cantante portuguesa de jazz y fado poseedora de una sugerente voz melancólica, un teclista, un percusionista (también a los sintetizadores) y un dúo que conforma una mini sección de vientos.

La suya es música diferente, realmente novedosa, haikus susurrados con voz de zombi, atmósferas oscuras de las que emergen ritmos arabescos, salmos malditos e imposibles que provocaron más de una espantada. Así es, hubo mucha gente que se había agolpado en las primeras filas con ganas de jarana, quizá con el objetivo de bailar temas fáciles y pegadizos de su ya lejano debut ( “Beat Pyramid”, 2008) y se encontraron con un laberinto indescifrable, del que sólo pudieron huir. Los que se quedaron disfrutaron, no obstante, de la actuación más relevante del festival este año, plagada de detalles únicos. A la cabeza estuvo una versión negrísima y ralentizada de “Attack Music”, rescatada de su segundo álbum, “Hidden”(2010), un tema violento y agresivo, que invita a un baile enfermo.

Entre tantas bandas jóvenes en el cartel, la presencia de The Fall se antojaba extraña. Pero Mark E. Smith, a sus 56 años, demostró que uno se puede hacer mayor, pero no por ello perder la actitud. Lo suyo fue más un espectáculo teatral que un concierto; ofreció un monólogo donde él se movía por el escenario con gesto de enfado y aspecto de profesor de universidad maduro (traje azul marino y negro, abrigo de invierno), saturado de rabia y dispuesto a despertar a aquel que quisiera escuchar sus proclamas de spoken word punk, sentado en una silla o de pie en postura desafiante.

Dos obeliscos iluminados (uno, con el nombre del grupo escrito, el otro, repleto de dibujos de ojos) acompañaban en el escenario a la banda (Elena Poulou, su mujer, a los teclados, voz, y sintes, además de un guitarra, un bajista y un batería), que iba desgranando ese rock matemático y repetitivo, con coletazos sintéticos que les convirtió en uno de los iconos musicales de la Gran Bretaña de finales de los 70. Seguramente no fuera el recital más salvaje y perdurable que hayan dado, pero consiguió atrapar a gran parte del público, que incluso les obligó a volver al escenario al final y ofrecer un bis.

Disclosure firmó el tercer momento cumbre de la noche. Los hermanos británicos Lawrence recordaron en algún pasaje de su actuación al magistral cierre de festival que ofreció Caribou en 2011. Es cierto que en la traslación al directo de parte de los éxitos de su energizante debut, “Settle” (2013), se echó en falta la presencia de los cantantes que participan en el disco. Hubiera sido una maravilla, por ejemplo, que por ahí se hubiera dejado caer Aluna Francis (AlunaGeorge) para interpretar “White Noise”. Pero el dúo, que se colocó en primera línea del escenario, armado con un montón de cachivaches electrónicos y percusión, ofreció todo lo que se pide a un buen final de fiesta. Hubo momentos de éxtasis facilones y piezas como “When A Fire Starts to Burn” o “You & Me” ampliamente celebrados por un público sediento de fiesta a esas horas (entre la 1.15 y las 2.30 h.) e impulsado por el hipnotizante juego de luces que brotaba del escenario, a modo de parque de atracciones bakala.

El resto de la jornada fue un continuo picoteo de un lado a otro, pues uno de los aciertos de este año fue que cuando concluía una actuación, al momento comenzaba otra en el escenario de al lado, situado apenas a 30 segundos andando. A primera hora, Darkstar (¿por qué demonios programan a las ocho de la tarde, con el solazo todavía en pie, a un grupo que se llama Estrella Oscura?) ofreció una hipnótica sesión de electrónica tenebrosa, que pudo recordar a Zomby y Oneohtrix Point Never, recorrida por latigazos y extraños ritmos subyugantes. Poco después, la exuberante y coqueta Lianne La Havas, destacado hype en Gran Bretaña en 2012, dio una más que correcta lección de pop comercial con ramalazos de soul y funk, mientras que los barceloneses Extraperlo se reivindicaron como una banda única en España, siempre con ambición de progresar y capaz de componer temas pegadizos como “Bañadores” y “Fina Vanidad”, que crecen con elegante suavidad en directo.

En esta galería puedes ver todas las fotos de la segunda jornada del Día de la Música.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar