Reportajes

Descubre el álbum de debut de los inclasificables Híbrida, Nen i Cavall, la nueva apuesta del sello spa.RK

Estrenamos íntegro y en exclusiva “Permafrost”, un disco del misterioso trío barcelonés que se mueve entre el pop ensoñador, el ambient y la experimentación lúdica

Descubrimos el desconcertante y misterioso mundo de Híbrida, Nen i Cavall, uno de los grandes secretos del underground electrónico barcelonés, a punto de ser presentado en su primer disco oficial, “Permafrost”, a través del sello spa.RK. Lo avanzamos íntegro y hablamos con ellos.

Si tuviéramos que describir y explicar a Híbrida, Nen i Cavall en unas pocas palabras, fracasaríamos estrepitosamente. Así que vamos a dedicarles un par de párrafos, porque no va a ser tarea fácil. Estamos ante una de las propuestas más insólitas y misteriosas que ha dado la música underground en Barcelona en mucho tiempo, tan insólita que es complicado colgarle una sola etiqueta. En sus piezas parece haber un punto de partida electrónico y un destino pop (¿o es al revés?), pero entre medias todo se complica. Hay voces que provienen de la tradición shoegaze, texturas propias del ambient ensoñador y del drone más pesado, aunque si te despista pueden aparecer ritmos subidos de tempo y fases de ruido. A primera escucha sorprende, pero a medida que te adentras en los secretos de “Permafrost” aflora un grupo de artistas ciertamente singular y muy ingenioso. Estamos ante uno de los discos nacionales más sorprendentes de la temporada.

Híbrida, Nen i Cavall se traduciría por Híbrida, Niño y Caballo, y las únicas imágenes de promo que existen del trío son ilustraciones en las que Híbrida aparece como un alien, Nen como un chico joven y Cavall, pues eso, como un equino. Detrás están tres músicos que responden a los nombres de Martí, Marc y Aleix, vinculados a uno de los netlabels más prolíficos y recónditos de Barcelona, Hamsterloco, y en el que han volcado casi toda su producción hasta, finalmente, dar un salto adelante y grabar un disco completo que es su primera referencia en un sello ‘normal’, en este caso spa.RK, haciendo compañía a grandes de la electrónica de aquí como bRUNA, Eedl o Bradien. “Permafrost” estará a la venta a partir del próximo lunes, víspera de Sant Jordi, y es la evolución de “Pedralbes EP”, un release digital publicado el año pasado, y la puerta de entrada a un mundo único, sorprendente y agradable. Hemos hablado con ellos para conocer más sobre su historia y su idea de la música. Pero antes, dale al play y adéntrate en “Permafrost”.

Primero de todos, las presentaciones. ¿Qué sois Híbrida, Nen i Cavall?

Ni siquiera nosotros mismos sabemos determinar si somos una banda en el sentido tradicional del término. Ante la pregunta nos ponemos sofisticados, a la defensiva, y nos autodefinimos pomposamente como “célula creativa”. No somos muy dados a hablar de nosotros porque tampoco hay mucho que contar, nuestras vidas carecen de interés o glamour (aunque posiblemente alguien podría encontrar glamuroso levantarse a las 5:30 para ir a trabajar). Tampoco jugamos la carta del anonimato como Burial, The Residents o los más cercanos The Suicide of Western Culture, aunque sí intentamos jugar un poco al misterio. La poca información que damos suele buscar confundir más que clarificar, abrir nuevos interrogantes en lugar de cerrarlos. Por ejemplo ¿de qué ciudad somos? En nuestro Bandcamp pone Barcelona, Olost, Acapulco, Interzone, 端島 (la abandonada isla de Hashima en Japón), la Locus Solus de Roussell y 선전마을 (la Propaganda City de la Zona Desmilitarizada de Corea del Norte). Y después el nombre, el origen del cual tampoco aclaramos nunca del todo y que además tiene múltiples formas alternativas. Híbrida, Nen i Cavall. O también Nen i Cavall, a secas. O Cavall i Nen. O incluso Híbrida Ruiz de Pitarch.

Nuestra actividad empezó en 1995, pero siempre a la sombra de los proyectos en solitario de cada uno de nosotros (Katatsumuri, Koulomek, Ashbrg, etc), a pesar de que para nosotros Nen i Cavall siempre ha sido el proyecto prioritario. La realidad es que desde 1995 hasta hoy hemos publicado pocas cosas, posiblemente por una mezcla entre perfeccionismo, pereza, miedo a cagarla, falta de tiempo y ausencia de recursos. Todo ello publicado a través de nuestro netlabel Hamsterloco, que se dedica principalmente a la electrónica experimental lo-fi, con cero horas dedicadas a la promo (otra vez por pura pereza sumada a incompetencia y falta de tiempo y recursos), por lo que la mayoría de la gente que conocía nuestra música era por casualidad, boca-oreja, o por ser nuestras madres. En 2012 publicamos “Pedralbes”, un EP de cuatro canciones, que por algún motivo captó la atención de los responsables del sello spa.RK. Cuando se enteraron de que llevábamos años preparando un disco más largo y que nos quedaba poco para terminarlo, se interesaron por él y nos pidieron escucharlo. Y lo que escucharon les gustó mucho, por lo que nos ofrecieron publicar con ellos.

¿Y en cuanto a sonido?

Nos cuesta siempre, ni nosotros mismos tenemos claro lo que somos. Supongo que se puede decir que somos tres personas que hacen música juntos, pero no sabríamos concretar más allá de esto. No sabemos en qué estilo/contexto/etiqueta se nos puede encuadrar, ni tampoco nos preocupa mucho. A alguien que nunca hubiera oído hablar de nosotros, le invitaríamos a escuchar nuestra música y a sacar sus propias conclusiones.

¿Cuáles diríais que son los grandes pilares de vuestra formación estética?

Tocamos y componemos juntos desde el 95, así que hay muchas cosas que han evolucionado conjuntamente; nos gusta sacarle jugo a las convergencias o divergencias que surgen de nuestra relación, ir al encuentro de aquello que solo sucede si estamos los tres, hacer algo distinto de lo que haríamos solos o con otras personas, y conseguir llegar a lugares que nos gusten. Nos interesa la experimentación musical a nivel armónico, rítmico y tímbrico, todo ello con una pátina cruda y lo-fi, condicionada por nuestros escasos recursos. En este sentido, nos interesa la textura, el ruido, incluso una cierta estética del error o del ‘artifact’, que se noten las costuras, acentuar la huella que deja la tecnología asociada a la grabación en lugar de tratar de disimularla, por ejemplo el ruido de fondo del equipo. En general nos gusta empastar y desenfocar, que a un oyente le cueste determinar si el instrumento que está escuchando es un sintetizador, una guitarra o una voz procesada, por ejemplo. Es una manera de implicar al oyente en la escucha, que no sea una escucha pasiva; animarlo a ‘trabajar’, a intentar descifrar lo que tiene delante.

“Permafrost” es vuestro primer trabajo largo. ¿Ha cambiado mucho el enfoque del proceso de producción en relación a los EPs previos? ¿De qué manera?

No ha cambiado en exceso. De hecho, el material de este disco está producido al mismo tiempo que el EP anterior y que otros EPs que tenemos a medias. Lo único que te condiciona la duración es el hecho de que siempre es más complejo estructurar y equilibrar un trabajo con nueve o diez cortes que uno con cuatro.

El título del disco hace referencia a la capa de suelo que permanece congelada todo el año. ¿Se puede trazar algún paralelismo conceptual con la idea que buscar expresar el disco o simplemente es una palabra que os gusta?

El disco se llama “Permafrost” por motivos diversos, en gran parte porque publicar un disco es congelar música en el tiempo, en contraste con lo efímero de la música en directo. Es una nevera con música criogenizada, que ya no cambiará. Y, tal como dices, permafrost es un término de geología. La geología nos gusta porque es una manera de mirar al mundo exterior, al paisaje, que es algo en lo que solemos inspirarnos (algunas de nuestras canciones tienen nombres de lugares, topónimos; nuestro anterior EP se llamaba “Pedralbes”, sin ir más lejos). “Permafrost” contiene música que lleva tiempo encapsulada en discos duros, acumulando capas de sonido, gota a gota durante años, a ritmo geológico, mientras íbamos haciendo otras cosas. Así que es algo parecido a tomar una muestra del subsuelo en unas coordenadas específicas. En otros puntos del mismo espacio, entre capas de tiempos incluso anteriores tenemos otras músicas creciendo y cristalizando.

Con un sonido tan poliédrico como el vuestro es fácil imaginar que la improvisación juega un papel importante en vuestra manera de componer. ¿Es así? ¿Cómo soléis enfocar la creación de canciones?

Sí, la improvisación suele formar parte del proceso de composición (improvisando aparecen ideas que podemos retener y reelaborar largamente), aunque a menudo también escribimos de forma más tradicional, más cerebral: partir de retos más abstractos, en torno a estructuras armónicas, a sonoridades encontradas o intuidas. A menudo, una canción puede surgir por accidente o como resultado de un proceso de exploración a base de ensayo y error, o a partir de una jam improvisada. También intercambiamos muchas ideas por email y tenemos horas de esbozos grabados juntos o por separado que a menudo usamos como punto de partida. Durante años, la tónica era tocar y tocar; en los noventa incluso las letras de nuestras canciones surgían de las improvisaciones.

A pesar de gestionar vuestro propio sello, Hamsterloco, habéis preferido editar vuestro álbum de debut con spar.RK. ¿Cómo se fraguó esta relación? ¿Cuáles son los principales beneficios que os ha aportado hasta el momento trabajar con un sello como ellos?

Vicent y Sílvia de spa.RK son de las pocas personas que compraron en Bandcamp nuestro anterior EP (en total creo que a día de hoy hemos vendido cuatro o cinco). De hecho, Vicent también es de las pocas personas que compraba nuestros CDs, y eso que no eran precisamente fáciles de encontrar (la distribución y la promo nunca ha sido el fuerte de Hamsterloco, somos un desastre). Recuerdo sorprenderme una vez que vi un tema de Ashbrg en una playlist de Fibla; corría el 2005 y me pregunté “¿de dónde habrá sacado ese CD?”. Es imposible no sentirse a gusto trabajando con spa.RK, es como una pequeña familia, además de que sin duda nos ha dado más visibilidad que la que teníamos anteriormente.

¿Cómo soléis enfocar los directos? ¿Buscáis centraros en ser fieles a las canciones o son una herramienta más para la experimentación?

En los 90 nuestros directos eran más convencionales, pero seguramente también lo eran las canciones. Hace un tiempo que gran parte de la música que hacemos es música para ser escuchada sobre soporte, sin posibilidad ni intención de ser interpretada en directo. Sin embargo, como también nos interesa el directo, adaptamos esas canciones, a menudo dándoles la vuelta. Para preparar el directo, canción a canción nos planteamos hasta qué punto podemos aspirar a ser muy fieles, hacer reinterpretaciones o directamente aceptar que algunas cosas es mejor no manosearlas y dejar que existan exclusivamente en el disco. En este aspecto de lo ‘intocable’, en parte compartimos un cierto exilio vivido por las músicas electroacústicas, concretas, una problemática que Michel Chion trataba en “El Arte de los Sonidos Fijados”: al no haber una forma de escucha más que la individual, se vive en un nivel atomizado, no institucionalizado, sin escena concreta, ni atención de los medios. Pero bueno, nosotros damos conciertos, aunque no muchos, es cierto. Es un debate abierto en el seno de la banda, decidir si utilizamos el escaso tiempo libre que tenemos para preparar directos con nuestros medios limitados o lo invertimos en producir música en estudio. El cuerpo contra el cerebro. Muchos músicos que admiramos dejaron de dar conciertos en un momento dado de sus carreras: Talk Talk, Scott Walker, Kate Bush, Boards of Canada... Aunque al final siempre acabamos haciendo algo en directo, es adictivo.

Tras la publicación del disco, ¿cuáles son vuestros planes de futuro inmediatos?

Seguiremos haciendo música, trabajando para acabar de grabar un disco con músicas anteriores a “Permafrost”, que requiere una producción más convencional, y paralelamente seguiremos haciendo cosas nuevas. Además los tres tenemos otros proyectos y colaboraciones en marcha y en mente. Algunas de estas cosas pueden cruzarse, hibridarse, etc.

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar