Reportajes

Converse

Cerca de las estrellas

Converse Advertorial

A lo largo y ancho de casi un siglo ha existido una estrecha relación entre Converse y el mundo del baloncesto que parece destinada a reforzarse y renovarse en los próximos meses. Desde los tiempos en que el modelo "Chuck Taylor" All Star se convirtió en la zapatilla más utilizada por los jugadores de todas las universidades y equipos de la NBA, sobre todo entre 1940 y 1970, Converse tuvo una presencia relevante y referencial en las canchas de Estados Unidos –en realidad, era la marca predominante y dominadora en el parquet–, pero fue en la dorada década de los 70 cuando el logo de la marca alcanzó máximo esplendor de la mano de algunas de las principales figuras de la mejor liga de baloncesto del planeta.La sonada aparición de Julius Erving en el mapa deportivo de la época repercutió también en la popularidad y difusión de las zapatillas Star Player, un modelo creado por la marca como una alternativa a la silueta clásica e inmortal de las All Star y que se convirtió en un masivo éxito de ventas gracias a la publicidad del, por entonces, mejor baloncestista del mundo. Con emblemas publicitarios como “El remedio del Dr. J para los pies lentos”, las Star Player rápidamente causaron furor y protagonizaron un fenómeno comercial histórico, como también sucedió con las Converse Pro Leather, el modelo oficial de la selección de Estados Unidos en los Juegos Olímpicos de Montreal de 1976, o las llamadas Converse Dr. J, la silueta con la que el Dr. J conquistó sus mayores triunfos deportivos.De hecho, ahí se forjó el inicio de la revolución tecnológica y estética que vivieron las zapatillas de baloncesto en los 80 y en la que Converse tuvo un papel muy activo con los lanzamientos de modelos icónicos, alguno de ellos todavía hoy vigentes, recordados e incluso reeditados, como las Weapon, las Cons o las Maverick, todas ellas hitos populares de la mano de grandes estrellas del firmamento como Magic Johnson, Larry Bird, Isiah Thomas, Mark Aguirre, Bernard King o Kevin McHale. Y así hasta hoy en día, donde reina la precisión y el perfeccionismo técnico en cada una de las nuevas creaciones de la firma, que cuenta en sus filas con jugadores como Elton Brand, Kirk Hinrich o Carlos Arroyo y que se mantiene muy activa dentro del competitivo mercado del siglo XXI. Pero desde Converse están orquestando un regreso a conciencia al corazón de los amantes del baloncesto que se hará público en los próximos días y que viene respaldado por todo un movimiento artístico, mediático y creativo detrás que estrecha lazos con el mundo de la canasta. También participan en ella God Shammgod y Adrian ‘A-Butta’ Walton –dos leyendas del street basketball que aportan ese grado de autenticidad, pureza y actitud que siempre demanda un público tan exigente y consciente como el de las zapatillas de baloncesto–, los skaters Kenny Anderson, Sammy Baca, Rune Glifberg y Eli Reed, enlace inmejorable con la línea Converse Pro Skate, o los rappers Jim Jones y Doug E. Fresh, dos figuras fundamentales en la crónica hip hop. Todos ellos, con la ayuda de The White Stripes, autores de la canción oficial de esta campaña, o del cineasta Antoine Fuqua, director del spot, transmiten la imagen de personalidades fuertes, hechas a sí mismas e inspiradoras que Converse quiere plasmar en su nueva colección, en la que se reeditarán algunas siluetas clásicas con nuevos colores y materiales. Un viaje directo y sin escalas al origen de todo, del baloncesto, de la música y de cualquier otra manifestación cultural: la calle.

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video

cerrar
cerrar