PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

iPads a cambio de córneas y comisiones ocultas: las sospechas que amenazan a la mayor funeraria

H

 

Mémora es la mayor empresa de servicios funerarios en España. En la actualidad se enfrenta a una investigación por una serie de presuntas irregularidades

clara gil

19 Diciembre 2016 13:17

Convenios con hospitales públicos y privados para obtener la exclusividad del servicio. Engaños a clientes. Presupuestos dudosos que incluyen servicios no solicitados. Donaciones a administraciones públicas. Intimidaciones a los afectados y a quienes denuncian sus prácticas. Artimañas para hacer desaparecer a la competencia…

Estas son algunas de las acusaciones que denuncia Esfune —organismo que agrupa a pequeñas funerarias— y la asociación Abusos Funerarios No acerca de las prácticas de Mémora, empresa líder de servicios funerarios que capitanea el monopolio del mercado en España, con un 12% de la cuota nacional y que, tan solo en 2015 facturó 179 millones de euros.

Según explica Esfune, la Autoridad Catalana de Competencia (ACCO) ya ha abierto un expediente informativo para investigar todas estas acusaciones que se ciernen sobre Mémora.

Lo que sigue es un repaso por todas las sombras de la corporación líder en los servicios funerarios en España.

1

El negocio de la muerte: 1.100 desapariciones diarias para 5 grandes firmas

En España, la muerte tiene un precio, y no es precisamente bajo. Dependiendo de cómo y dónde, los costes de enterrar a nuestros muertos equivalen a seis veces el salario mínimo interprofesional. Un servicio básico cuesta, de media, 3.500 euros. Teniendo en cuenta que en nuestro país mueren alrededor de 1.100 personas al día, está claro que la muerte es un negocio. Solo en 2015, el sector funerario movió 1.500 millones de euros, según recoge la revista de Panasef, la Asociación Nacional de Servicios Funerarios.

De entre todas las localizaciones, Barcelona lidera el ranking de precios más altos. Hasta 7.000 euros.

¿Pero por qué?

La historia del mercado funerario actual se remonta a 1996, cuando, bajo el Gobierno del PP, un nuevo reglamento ordenaba los servicios del sector. No obstante, cada comunidad autónoma tiene potestad para adecuar la normativa sobre los servicios funerarios.

En el año 2006, Bruselas emitía una normativa que reformaría la ley española, caracterizada por limitar la competencia y haber incentivado la aparición de un oligopolio de la industria de la muerte que en la actualidad se reparte entre 5 grandes firmas: Mémora, Funespaña, Albia, ASV y Servisa.


Barcelona lidera el ranking de precios más altos de servicios funerarios en toda España


Entre los requisitos presentes en la actual ordenanza del Ayuntamiento de Barcelona figuran exigencias como una inversión de 8 millones de euros, experiencia mínima de 5 años en el sector, 12 salas de velatorio o un stock de 550 ataúdes o un párking para 100 coches, circunstancias solo asumibles para grandes grupos corporativos.

En 2010, el Parlamento Catalán aprobaba la normativa europea que limita todos estos requisitos. Sin embargo, solo Manresa cumple la ordenanza.   

La OCU ya informaba en 2013 sobre las irregularidades presentes en las macrofunerarias, que pueden llegar a triplicar los precios dependiendo de la comunidad. En el caso de Barcelona, según recoge el informe, hicieron falta hasta cuatro visitas de la OCU a los Serveis Funeraris de Barcelona, que gestiona Mémora, para conseguir un presupuesto.

Ahora Manuela Carmena y Ada Colau, entre otros Ayuntamientos, han anunciado su voluntad de adecuarse a la ordenanza europea, al tiempo que han propuesto la creación de una funeraria pública para rebajar los costes al 40%.




*Hoja de precios públicos del Ayuntamiento de Hospitalet. Como puede leerse en ella, los servicios integrales más económicos que incluyen transporte se encuentran entre los 1.500 y los 2.000 euros. Sin embargo, estos servicios pueden triplicarse o cuatriplicarse fácilmente en Barcelona. Fuente: l-h.


2.

Comisiones a hospitales públicos


En el sector de los servicios funerarios, Mémora es la empresa líder. Tras su marca se encuentra 3i, firma mundial de capital de riesgo con sede en Londres y que gestiona activos con valor de 9.300 millones de libras. En 1998, Mémora compraba el 49% de las acciones de la empresa municipal Serveis Funeraris de Barcelona S.A. Actualmente es propietaria del 85%.

Dejando a un lado el respaldo de 3i, Aurelio Sánchez, presidente de Esfune, apunta a un presunto negocio de comisiones a hospitales públicos por parte de Mémora como elemento clave de su dominio: “De momento hemos conseguido que Competencia abra un expediente informativo a Mémora por acuerdos ilegales que se basan en supuestas comisiones a hospitales públicos y privados para asegurar la exclusividad de su servicio”.

En ese informe está investigándose si el hospital público de Girona Josep Trueta aceptó el pago de las obras de reforma de su morgue por parte de Mémora. A cambio de esa reforma, Mémora habría conseguido la exclusiva en la recogida de los cadáveres que se produjesen en el referido hospital.

Actualmente Competencia investiga si el hospital público de Girona Josep Trueta aceptó el pago de las obras de reforma de su morgue por parte de Mémora. A cambio de esa reforma, Mémora habría conseguido la exclusiva en la recogida de los cadáveres

El concejal de la CUP en Girona Lluc Salellas confirma lo siguiente: “Es sabido que en el hospital, cuando alguien fallece, el cadáver es trasladado directamente a Mémora”.

Un detalle relevante: la empresa Mémora cuenta con un centro de apoyo a familiares a menos de 100 metros del hospital.


3.

¿Córneas a cambio de iPads?

Además del hospital Josep Trueta, el segundo caso que denuncia Esfune y que investiga Competencia tiene que ver con uno de los hospitales del Grupo Quirón, que presuntamente habría aceptado donaciones de hasta 150.000 euros anuales para otorgar también la exclusividad a Mémora.

Por su parte, el departamento de comunicación del hospital asegura que no tiene constancia de ningún expediente de Competencia.

“Tenemos mucha más información para sacar a la luz”, asegura Sánchez, “ahora queremos demostrar que la clínica Barraquer, líder en oftalmología, regala móviles de última generación, tablets y ordenadores portátiles a Mémora, que después se sortean entre sus comerciales por convencer a las familias de los fallecidos de donar sus córneas a la clínica”, sostiene el presidente de la asociación.

4.

Mémora y el ayuntamiento de Girona: una relación sospechosa

En Girona, Mémora es en la actualidad la única funeraria que gestiona los servicios funerarios de la ciudad. Acerca de este dominio, Esfune denuncia la historia de un empresario que intentó obtener la licencia para abrir una pequeña funeraria en la ciudad el pasado mes de febrero. La funeraría daría servicio a domicilio y supondría una reducción de los costes.  

La licencia estaba a punto de tramitarse en octubre, pero un mes después el Ayuntamiento se la denegaba.

Ese mismo mes, Mémora donaba 30.000 euros al Ayuntamiento de Girona en concepto de “prestaciones sociales”. La CUP confirma la partida del dinero, pero desconoce si detrás de la donación había intenciones de eliminar a la competencia.

Queremos demostrar que la clínica Barraquer, líder en oftalmología, regala móviles de última generación, tablets y ordenadores portátiles a Mémora, que después se sortean entre sus comerciales por convencer a las familias de los fallecidos de donar sus córneas a la clínica (Esfune)

5.

“No entiendo cómo alguien puede engañarte en un momento tan duro como la muerte de tu madre”

(El caso de Manuel Monterde)

Al margen de posibles acuerdos con hospitales como el Josep Trueta o la clínica Quirón, Esfune denuncia que también existen comisiones “pequeñas” que se acostumbran a dar a los celadores o trabajadores del centro que pasan el chivatazo, o reorientan a los familiares de los difuntos hacia una empresa funeraria concreta.

Tal fue el caso de Manuel Monterde hace solo un mes, a cuya historia y factura PlayGround ha tenido acceso:



*Coste del servicio de Mémora: 6.841 euros, cifra que triplica los precios públicos.


La madre de Manuel Monterde falleció el pasado 14 de noviembre a las 5.45 am en el Hospital Sociosanitari Mutuam Güell de Barcelona. La enfermera que le acompañó, y que según explica Monterde ni siquiera le dejó estar a solas para despedirse de su madre, le comunicó que debía ir a la planta baja del hospital, donde le comunicaron que debía acudir al al tantorio Sancho de Ávila, sede de Mémora, para iniciar los trámites del servicio.

Monterde le dijo que su madre ya tenía un nicho en Santa Coloma de Gramanet, pero la trabajadora le aseguró que al haber fallecido su madre en Barcelona, era a ese centro donde debía acudir. Aún consternado por la muerte de su madre, Manuel se desplazó hasta Mémora.

Allí fue atendido por un comercial que le preguntó sobre las medidas de su madre y después le realizó un presupuesto.

La madre de Manuel ya sabía qué mortaja quería vestir para ser enterrada. Su ropa estaba en Santa Coloma. Los comerciales de Mémora le hicieron ir allí, por su cuenta para recoger la ropa y traer su cartilla. “ No entendí por qué me pedían la cartilla si yo ya tenía el número de cuenta en mi teléfono móvil”, explica Monterde, “pero yo solo quería enterrar a mi madre”.

Cuando regresó, Manuel fue atendido por otras dos personas que le pidieron la cartilla para “fotocopiarla” y le hicieron firmar la hoja de los servicios ofrecidos. En total: 6.800 euros. “No entendía nada. Cuanto enterré a mi padre en Santa Coloma, hace seis años, me cobraron 2.800 euros”, añade.

Su sorpresa, en cambio, no acabó ahí.

Tras llegar a Santa Coloma y finalmente velar y enterrar a su madre, el tanatorio le hizo firmar otra factura más. Esta vez por un importe de 1.298 euros, cosa que Manuel no entendía. El tanatorio le explicó que no tenía por qué haber acudido a Mémora, que podía haber contactado directamente con ellos y haberse ahorrado los 7.000 euros.

Pero cuando Manuel intentó deshacer el pago, ya era tarde: en 48 horas, Mémora había cobrado todo el importe. “No entiendo cómo alguien puede engañar y lucrarse en un momento tan duro como es la muerte de tu madre. Ni siquiera tengo palabras para explicarlo y soy filólogo”, dice.


6.

Cláusulas de confidencialidad con denunciantes


La Asociación de Abusos Funerarios No asegura que constantemente reciben quejas como la de Manuel. Sin ánimo de lucro, y presidida por José Luis Manzano, la asociación se dedica a asesorar a los familiares y a presionar a que hospitales y tanatorios cuelguen los precios públicos de las funerarias.

¿Pero qué ocurre entonces cuando un afectado intenta denuncia a Mémora? La asociación asegura que ahí empiezan una serie de negociaciones a partir de un contrato de confidencialidad este:









De momento, Esfune ha recibido presiones de Mémora exigiéndole que cese de inmediato sus denuncias amenazándolo con una querella. Como ya han manifestado en un burofax, Mémora habría perdido un millón de euros por daños a la marca.

Asimismo, la página de la Asociación Abusos Funerarios no, en la que se cuelga toda la información de acceso público, ha sido hackeada en varias ocasiones, según explica su presidente.

El grupo Mémora asegura que no tiene constancia del expediente emitido por Competencia y que, por tanto, no puede contestar a las denuncias de Esfune.

share